Publicado 04/11/2020 16:47CET

AMP.- Brasil.- La Fiscalía de Brasil presenta cargos contra un hijo de Bolsonaro por blanqueo y malversación de fondos

MADRID, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía brasileña ha presentado cargos este miércoles contra el senador Flavio Bolsonaro, hijo del presidente del país, Jair Bolsonaro, por la presunta comisión de delitos de corrupción durante su etapa como diputado en el estado de Río de Janeiro.

En concreto, el Ministerio Público le ha imputado cargos de blanqueo de capitales y malversación de fondos. Entre los acusados se encuentran, además, su exasesor Fabrício Queiroz (detenido en junio) y a 15 personas más por una serie, contra los que también pesan denuncias por pertenencia a una organización criminal, malversación de fondos públicos, blanqueo de capitales y apropiación indebida.

Los cargos --que ponen en tela de juicio la supuesta lucha contra la corrupción de la Administración Bolsonaro-- responden a la denuncia presentada el pasado 19 de octubre, que no había sido remitida al Tribunal de Justicia de Río hasta este martes, según G1.

Las autoridades sospechan que durante la etapa de Flavio Bolsonaro como diputado regional (2003-2019) pudo existir una trama en la que supuestamente se desviaba parte del sueldo de los asesores para beneficio del hijo del presidente, que siempre ha cuestionado este tipo de pesquisas contra sus familiares directos.

No obstante, el senador ha insistido en su inocencia. "Se esperaban estos cargos, pero son completamente infundados", ha dicho en un comunicado.

El caso de Flavio Bolsonaro es uno de los principales dolores de cabeza legales del presidente, que también tiene una investigación abierta en su contra por haber tratado de intervenir presuntamente en una serie de investigaciones policiales al nombrar al jefe de la Policía Federal de Río de Janeiro y reemplazar previamente al ahora exministro de Justicia Sergio Moro, que se mostraba contrario al cambio en la Policía.

La salida del juez, famoso por el caso Lava Jato, ha supuesto un duro golpe para el líder de ultraderecha, que llegó al cargo con la promesa de acabar con la corrupción en Brasil.

Contador