Publicado 29/03/2021 18:12CET

AMP.- Brasil.- El ministro de Exteriores de Brasil presenta su dimisión ante las presiones del Congreso

Archivo - El ministro de Exteriores de Brasil, Ernesto Araujo
Archivo - El ministro de Exteriores de Brasil, Ernesto Araujo - Fabian Sommer/dpa - Archivo

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores de Brasil, Ernesto Araújo, ha presentado este lunes su dimisión, tras varias semanas con el Congreso presionando al Palacio de Planalto al considerar que se trata de uno de los responsables de la mala gestión del Gobierno en la lucha contra la pandemia, en especial con lo relacionado con las gestiones diplomáticas para traer la vacuna al país.

Según ha revelado el diario 'O Globo', la salida formal de Araújo del Palacio de Itamaraty tendrá lugar a lo largo del día, después de mantener una última reunión con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a quien le transmitirá su intención de dejar el cargo al frente de la cartera.

Los mejores posicionados para ocupar el puesto que deja Araújo son los embajadores de Estados Unidos, Nestor Foster, y de Francia, Luis Fernando Serra. En los últimos días también se han barajado los nombres del secretario de Comunicación, el almirante Flávio Rocha, e incluso el del expresidente de Brasil Fernando Collor (1990-1992).

Cuestionado desde hace semanas en el Congreso, no sólo ha sido fuertemente criticado por la oposición, sino también por algunos aliados de Bolsonaro, incluidos el jefe de la Cámara de Diputados, Artur Lira, y el presidente del Senado, Rodrigo Pacheco.

En las últimas horas un grupo de senadores anunció su intención de presentar ante el Tribunal Supremo una petición de juicio político contra el Araújo por cómo "viene conduciendo de manera desastrosa" la gestión del coronavirus.

De acuerdo con el documento, al que ha tenido acceso la revista 'Época', la labor de Araújo al frente de Exteriores durante la crisis sanitaria "ha causado un enorme prejuicio para la población brasileña, afectando gravemente la imagen del país en el escenario internacional".

Entre los crímenes de responsabilidad que se le achacan a Araújo están sus declaraciones "de hostilidad" contra China al calificar la COVID-19 como el "virus chino", actuar "de manera indecorosa", como difundir información falsa sobre la pandemia, y no emprender los esfuerzos necesarios en el plano internacional para conseguir las vacunas.

Antes de dejar el cargo, Araújo ha tenido tiempo este domingo para su enésima polémica al frente de Itamaraty, cuando deslizó en redes sociales que las intenciones de la presidenta de la comisión de Asuntos Exteriores del Senado, Kátia Abreu, en echarle estaban relacionadas con la presencia china en la introducción de la tecnología 5G en Brasil y no con las vacunas.

La salida de Araújo servirá a Bolsonaro para mantener la calma tensa que sostiene ahora con el Congreso y evitar así las comisiones parlamentarias, un posible juicio político contra él e, incluso, la posibilidad de sacar adelante algunas de sus nuevas leyes

Contador