Publicado 29/06/2021 15:06CET

AMP.- Burkina Faso.- La oposición mantiene su convocatoria de manifestaciones por el aumento de la inseguridad

Archivo - Roch Marc Christian Kaboré, presidente de Burkina Faso
Archivo - Roch Marc Christian Kaboré, presidente de Burkina Faso - PRESIDENCIA DE BURKINA FASO - Archivo

El presidente pidió su cancelación "para no ilustrar una desunión ante el enemigo común"

MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los partidos opositores de Burkina Faso han anunciado que mantienen su convocatoria de protestas durante el fin de semana a pesar del llamamiento del presidente, Roch Marc Christian Kaboré, para suspenderlas y mostrar "unidad" ante el aumento de los ataques por parte de grupos yihadistas.

La oposición ha indicado que el mandatario no fue suficientemente convincente el domingo durante su discurso a la nación y ha recalcado que "no anunció compromiso alguno a la hora de arreglar las preocupaciones de los burkineses", según ha informado el portal de noticias Infowakat.

Así, ha reseñado que el objetivo de estas manifestaciones es mostrar la inquietud de la población ante el aumento de la inseguridad y exigir respuestas al Gobierno ante esta situación, en medio de las acusaciones contra las autoridades tras la matanza a principios de mes de más de 150 civiles en la localidad de Solhan (norte).

Por su parte, el opositor Frente Patriótico para la Renovación (FPR) ha reclamado la dimisión de Kaboré y ha dicho que el presidente buscó con su discurso "calmar el malestar de la gente para proteger un régimen impopular ante el derecho legítimo de manifestación".

"Las circunstancias actuales nos demuestran la convicción de que el presidente no es el hombre que hace falta para encabezar el país. Su excelencia, el presidente, debe dimitir cuanto antes", ha manifestado el partido, encabezado por Aristide Ouedraogo, a través de un comunicado.

Kaboré prometió durante su discurso "medidas idóneas" para hacer frente al aumento de los ataques por parte de grupos yihadistas y destacó que "revisará" la política sobre el reclutamiento de 'voluntarios' para reforzar las capacidades de las fuerzas de seguridad.

El mandatario recalcó además que la población debe mantener "la unidad y la cohesión". "Ni las marchas, ni las publicaciones insidiosas en redes sociales ni los llamamientos poniendo en duda nuestra democracia, obtenida de forma costosa, podrán poner fin al terrorismo en el país", argumentó.

De esta forma, reclamó a los partidos y organizaciones civiles que anulen las manifestaciones convocadas "para no ilustrar una desunión ante el enemigo común", al tiempo que abogó por "continuar el diálogo político para seguir afinando el consenso político sobre todas las cuestiones de interés nacional, en particular las relativas a la seguridad".

DETENCIONES POR LA MATANZA DE SOLHAN

Por otra parte, el fiscal general de Burkina Faso, Emile Zerbo, ha confirmado la detención de dos personas por su presunto papel en la matanza en Solhan, que las autoridades han atribuido a un grupo vinculado con el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM), rama de Al Qaeda en Malí.

Zerbo ha detallado que los detenidos son Tidjani Mano, alias 'Alí', y Dikouré Woba, quienes serían integrantes del grupo Mouhadine. Ambos son sospechosos de asesinato, intento de asesinato, robo y posesión ilegal de armas, entre otros cargos.

Asimismo, ha recalcado que el grupo estaría detrás de otros ataques perpetrados en el país durante los últimos años, incluido uno en noviembre de 2019 que se saldó con cerca de 40 muertos, según ha informado la agencia estatal burkinesa de noticias, AIB.

El portavoz de Gobierno burkinés, Ousseni Tamboura, afirmó la semana pasada que las investigaciones en torno a la matanza en Solhan, la más grave sufrida por el país, han revelado que "los atacantes eran en su mayoría niños de entre 12 y 14 años".

Burkina Faso ha experimentado un aumento significativo de los ataques terroristas desde 2015, incluido el perpetrado en abril de 2021 que se saldó con la muerte de los periodistas españoles David Beriáin y Roberto Fraile, así como al ciudadano irlandés Rory Young.