Publicado 19/10/2020 20:16CET

AMP.- C.Marfil.- Una misión de la CEDEAO viaja a Costa de Marfil para mediar en la crisis pre-electoral

Ouattara dice que la oposición no quiere presentarse porque sabe que será "derrotada y humillada"

MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

Una misión de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) se encuentra desde este domingo en Costa de Marfil para reunirse con los principales actores políticos con vistas a mediar en la crisis en que se encuentra inmerso el país ante la celebración de las presidenciales del 31 de octubre, en las que el presidente, Alassane Ouattara, optará a un tercer mandato.

La misión está encabezada por la ministra de Exteriores de Ghana, Shirley Botchway, cuyo país ostenta la presidencia de turno de la organización regional, y ya se ha reunido con los dos principales candidatos opositores en los comicios, el expresidente Henri Konan Bedié y el candidato del FPI, Pascal Affi N'Guessan.

Ambos opositores llamaron el pasado jueves a un "boicot activo" de los comicios, que consideran "ilegales" e invitaron a sus seguidores en todo el país a "hacer frente a este golpe de Estado electoral que Ouattara se prepara para cometer". El presidente optará a un tercer mandato, pese a que la Constitución solo autoriza dos, amparándose en que la Carta Magna ha sido enmendada mientras él estaba en el poder.

Al término de la reunión con los líderes opositores, Botchway subrayó que "no hay ninguna crisis que no pueda resolverse sin el diálogo y eso es lo que proponemos". "Imploramos el diálogo para encontrar un terreno de entendimiento al margen de crisis y no hay nada mejor que ello", dijo la ministra ghanesa, según informa el diario 'L'Intelligent d'Abidjan'.

La ministra de Exteriores de Ghana se ha reunido durante la jornada de este lunes con Ouattara, tras lo que ha reiterado que la misión de la delegación es garantizar que las elecciones "se celebran en un contexto tranquilo", antes de condenar los "distintos actos de violencia" registrados en las últimas fechas".

Así, ha desvelado que el mandatario marfileño ha trasladado a la CEDEAO que "las autoridades están trabajando para que los ciudadanos cuenten con seguridad y que las elecciones se celebren en un ambiente tranquilo y de forma creíble, equitativa y transparente".

Botchway ha hecho por ello "un llamamiento particular a la juventud y los ciudadanos" del país para que mantengan la calma, al tiempo que ha solicitado a los militantes de los partidos que "no permitan ser utilizados para perpetuar actos de violencia como el bloqueo de carreteras y ataques".

"Son actividades criminales, dado que los ciudadanos no debemos ser utilizados e instrumentalizados para perpetuar los actos de violencia", ha dicho, al tiempo que ha incidido en que "Costa de Marfil ha decidido tomar la ruta de la democracia".

De esta forma, ha argüido que "en caso de desacuerdo, la violencia no es la solución". "Costa de Marfil es una estrella, no sólo para África occidental, sino para todo África", ha sostenido, antes de reclamar a la población que "use los votos, y no la violencia, para marcar la diferencia".

Solo cuatro candidatos podrán concurrir a las presidenciales, tras quedar fuera entre otros dos pesos pesados de la oposición, el expresidente Laurent Gbagbo y el ex primer ministro y expresidente del Parlamento Guillaume Soro, lo que ha incrementado las tensiones en las últimas semanas, debido al historial de violencia electoral que tiene el país.

OUATTARA SIGUE CON SU CAMPAÑA

Así las cosas, Ouattara continúa inmerso en la campaña electoral que arrancó el jueves pasado. Este domingo, el mandatario se ha pronunciado sobre los planes de Bedié y Affi N'Guessan, quienes algunos medios han apuntado que en realidad habrían descartado hacer campaña y boicotear los comicios porque carecen de fondos.

"Me dicen que no tienen suficiente dinero para la campaña. No son grandes partidos como el RHDP", subrayó Ouattara, en referencia al partido gubernamental. En su opinión, su verdadero problema es el "balance" de su Presidencia.

"Solo tenían que decir que no se presentaban a las elecciones, era más fácil", en lugar de presentar sus candidaturas y "en el último momento decir que no van", subrayó el mandatario. "Si deciden volver, tanto mejor, si se niegan a regresar, peor para ellos, porque sus nombres están en la papeleta", añadió Ouattara, según informa el medio local KOACI.

"Saben que si concurren a las elecciones serán ampliamente derrotados, serán humillados y eso es lo que intentan evitar, pero no es fácil", insistió el presidente.

Muchos marfileños temen que otra polémica electoral pueda conducir a una nueva oleada de violencia como la registrada tras los comicios de 2010, cuando Gbagbo se negó a reconocer la victoria de Ouattara, que remachó una década turbulenta en la que Costa de Marfil tiró por tierra años de avance próspero y estable.