Publicado 08/07/2020 22:06CET

AMP.- C.Marfil.- Muere a los 61 años el primer ministro y candidato a la Presidencia, Amadou Gon Coulibaly

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro y candidato a la Presidencia de Costa de Marfil, Amadou Gon Coulibaly, ha fallecido este miércoles a los 61 años, según ha confirmado el presidente del país, Alassane Ouattara, quien no se ha pronunciado sobre las causas del deceso.

Ouattara ha expresado en un comunicado su "profundo dolor" por la muerte de Gon Coulibaly y ha agregado que el primer ministro ha fallecido "tras haber participado en el Consejo de Ministros celebrado este miércoles en el Palacio de la Presidencia".

"Me gustaría, en nombre del Gobierno y en el mío a nivel personal, presentar mis condolencias más profundas a la gran familia de Gon Coulibaly, a todas las familias y a todos los marfileños".

"Rindo homenaje a mi hermano pequeño, mi hijo, Amadou Gon Coulibaly, quien ha sido desde hace 30 años mi más cercano colaborador", ha manifestado el mandatario.

Así, ha destacado que el fallecido primer ministro era "un hombre de Estado, de gran lealtad, dedicación y amor por la patria". "Ha encarnado a esta joven generación de dirigentes marfileños de gran competencia y extrema lealtad a la nación", ha añadido.

Ouattara ha manifestado que "con la desaparición de Gon Coulibaly, Costa de Marfil pierde un modelo para la juventud, un ejemplo de competencia, ardor, trabajo y abnegación". "Que su alma repose en paz", ha remachado.

A las condolencias se ha sumado poco después el presidente del opositor Frente Popular Marfileño (FPI) --la formación del exmandatario Laurent Gbagbo--, Pascal Affi N'Guessan, según ha informado el diario 'Fraternité Matin'.

"En estas dolorosas circunstancias (...) expreso mis condolencias más sinceras a su familia, al jefe del Estado, a su partido, a la comunidad musulmana, a toda la clase política marfileña y a Costa de Marfil", ha manifestado.

Según las informaciones recogidas por el diario 'Jeune Afrique, el primer ministro se sintió indispuesto durante el Consejo de Ministros --el primero en el que participaba desde su regreso desde Francia-- y fue trasladado en ambulancia a la Policlínica Internacional Santa Ana María, en Abiyán, donde ha fallecido.

SU INGRESO EN FRANCIA

Gon Coulibaly regresó a Costa de Marfil el 2 de julio tras dos meses en Francia para realizarse unas pruebas médicas que generaron especulaciones en torno a su estado de salud.

"Estoy de vuelta y en forma para asumir mi lugar junto al presidente y continuar la obra de desarrollo en Costa de Marfil", dijo tras su llegada a Abiyán, al tiempo que dio las gracias a la población por los mensajes y vídeos que le han hecho llegar para trasladarle su apoyo.

La Presidencia informó el 5 de mayo de que Gon Coulibaly permanecería "unas semanas" en Francia para guardar el reposo que le han prescrito los médicos tras la revisión rutinaria a la que se ha sometido en relación a una operación de corazón que se realizó en 2012.

El primer ministro había sido elegido por su partido, la Agrupación de Houphouetistas por la Democracia y la Paz (RHDP), como su candidato de cara a las elecciones presidenciales de octubre, en las que Ouattara no se presentará a la reelección.

LAS ELECCIONES DE OCTUBRE

El fallecimiento de Gon Coulibaly tiene lugar en un momento delicado, a falta de pocos meses para las elecciones, previstas para octubre. Los partidos de los ex presidentes Laurent Gbagbo y Henri Konan Bédié, principales rivales de Ouattara, anunciaron en mayo que aunaban esfuerzos de cara a la cita con las urnas.

El propio Gbagbo podría ser candidato después de su absolución por el Tribunal Penal Internacional (TPI) de los cargos que se le imputaban en relación con la escalada de violencia tras las elecciones de 2010, si bien está a la espera de la apelación presentada por la Fiscalía.

Gbagbo fue absuelto en enero de 2019 de una serie de delitos que incluyen asesinato, violación, persecución y otros actos inhumanos, todos ellos relativos a la escalada de violencia que se desató tras las elecciones y que se saldó con unos 3.000 muertos.

Ouattara aseguró en marzo durante una comparecencia ante el Parlamento que no se presentará a la reelección, antes de expresar su deseo de "traspasar el poder a una nueva generación", tras meses de especulaciones sobre la posibilidad de que finalmente volviera a concurrir a las urnas.

Muchos marfileños temen que otra polémica electoral pueda conducir a una nueva oleada de violencia como la registrada tras los comicios de 2010, cuando Gbagbo se negó a reconocer la derrota de Ouattara, que remachó una década turbulenta en la que Costa de Marfil tiró por tierra años de avance próspero y estable.