Publicado 21/10/2021 03:44CET

AMP.- Colombia.- El exdirigente de las FARC Rodrigo Granda regresa a Colombia tras ser detenido en México

Granda explica que decidió regresar a Colombia para evitar "un incidente diplomático"

Paraguay pide "explicaciones" y el embajador mexicano en Asunción apunta a una falta de coordinación

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

El exguerrillero colombiano Rodrigo Granda, uno de los firmantes de los acuerdos de paz entre el Gobierno y las FARC, ha regresado este miércoles a Colombia tras ser deportado desde México, a raíz de una breve detención que deriva supuestamente de una petición de Paraguay a través de Interpol.

Su partido, Comunes, denunció que Granda estaba "detenido" en México porque el presidente de Colombia, Iván Duque, había solicitado la reactivación de una circular roja emitida originalmente por autoridades paraguayas, que acusan al exguerrillero de secuestro, asociación criminal y homicidio doloso.

A su regreso, Granda ha corregido a su propia formación asegurando que no estuvo detenido y que solo se le impidió la entada a México, si bien sí ha incidido en que se trata de una nueva "provocación" que pone en peligro los acuerdos de paz suscritos hace ya más de cinco años, según Caracol Radio.

Más tarde, en un vídeo publicado por el propio Granda en sus redes sociales, el exguerrillero ha detallado que tras cumplimentar toda la documentación necesaria para su viaje a México, al llegar al país le informaron de que se había activado la orden de Interpol.

Es en ese momento cuando él y la delegación con la que viajaban decidieron que el exdirigente de las FARC regresara a Colombia con el fin de evitar "un incidente diplomático entre Colombia, Paraguay y México", así como para no permitir que el Gobierno de su nación "siga utilizando" a las extintas FARC "para distraer a la opinión pública de los problemas centrales".

Por su parte, el Gobierno colombiano ha negado tener participación alguna en este incidente, mientras que desde Paraguay se ha criticado que Granda haya sido deportado sin más. Las autoridades de este último país le reclaman por su presunta colaboración con el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

Las autoridades de México esgrimen que, tras varias horas detenido, decidieron no activar la circular roja contra Granda porque estimaban que gozaba de inmunidad gracias a los acuerdos de paz, según fuentes federales citadas por el diario mexicano 'El Universal'.

MALESTAR EN PARAGUAY

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Paraguay ha convocado al embajador mexicano en Asunción, Juan Manuel Nungaray, "a fin de solicitar explicaciones y transmitir su malestar por el tratamiento dado a una orden de captura internacional".

Este comunicado clarifica que la orden fue "debidamente transmitida" en primera instancia "por intermedio de la Interpol", y más tarde "por vía diplomática" al Ministerio de Relaciones Exteriores de México y sus autoridades migratorias.

Según el Ministerio paraguayo, la petición de detención fue lanzada cuando Granda se encontraba en México, por lo que ha condenado que en vez de haberse hecho efectiva la captura, "las autoridades mexicanas permitieron al colombiano regresar a su país".

Más tarde, el embajador mexicano ha explicado que la solicitud paraguaya llegó tarde, por lo que no fue posible "coordinar" la comunicación oficial con el despegue del avión en el que Granda regresó a Colombia.

"Esta persona (Granda) siempre estuvo en el área internacional, nunca fue detenido por las autoridades mexicanas porque nunca ingresó a territorio mexicano", ha puntualizado.

Para el fiscal paraguayo Rogelio Ortúzar, fue una liberación "ilegal y sin fundamento alguno", ya que México habría violado el acuerdo bilateral de extradición. En este sentido, ha negado en declaraciones a 'ABC Color' la versión de México: "El hecho de que la Interpol mexicana haya dado cuenta del conocimiento a Interpol Paraguay de que estaba detenido era suficiente como para que se inicien los trámites por los canales diplomáticos".

El fiscal cree que hay motivaciones políticas detrás de esta deportación acelerada, algo en lo que también coincide el ministro de Exteriores paraguayo, Euclides Acevedo. A juicio del canciller, habría surtido efecto la presión ejercida por los Comunes.