Publicado 09/10/2020 15:48CET

AMP.- Coronavirus.- Merkel acuerda nuevas restricciones con las principales ciudades alemanas por el repunte de casos

AMP.- Coronavirus.- Merkel acuerda nuevas restricciones con las principales ciud
AMP.- Coronavirus.- Merkel acuerda nuevas restricciones con las principales ciud - Kay Nietfeld/dpa

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

La canciller de Alemania, Angela Merkel, y los alcaldes de las once ciudades más grandes del país, Berlín entre ellas, han acordado la adopción de nuevas restricciones contra el coronavirus en aquellas localidades donde los contagios excedan los cincuenta casos por cada 100.000 habitantes a la semana, en un día en que el país ha alcanzado cifras de casos diarios que no se veían desde abril.

Entre las medidas que se negocian estaría la posibilidad de imponer restricciones a las reuniones en domicilios, así como a la compra de alcohol. Una vez declararan estas medidas, Merkel ha explicado que se reuniría dos semanas después para evaluar su resultado.

"Hemos demostrado que podemos luchar juntos contra el virus y que deberíamos hacerlo de nuevo", ha declarado Merkel antes de lanzar una advertencia si las autoridades locales son incapaces de potenciar sus iniciativas para rastrear los contagios: "En el momento en que la situación se nos escape de las manos, el virus se extenderá de manera descontrolada, y será incontrolable".

Estas declaraciones tienen lugar en un momento en que la pandemia ha dejado 4.516 casos nuevos y once muertos, frente a los 4.058 contagios y los 16 muertos de la jornada anterior, con lo que eleva el total a más 314.000 personas contagiadas y 9.589 víctimas mortales, según el balance publicado este viernes por el Instituto Robert Koch (RKI), la agencia gubernamental encargada del control de las enfermedades infecciosas.

La cifra de contagios en el balance diario de coronavirus es la mayor registrada en Alemania desde el 11 de abril, el día en el que se contabilizaron 4.133 positivos, cuando la pandemia se encontraba en su fase más alta en territorio germano, tras haber fijado su récord en 6.294 casos nuevos el 28 de marzo.

BERLÍN EN ALERTA

Horas antes de la comparecencia de Merkel, el alcalde de Berlín, Michael Mueller, había avisado de que todas las opciones están sobre la mesa dadas las altas tasas de infección en la capital alemana, parte de la cual cumple con los requisitos que Merkel ha confirmado este viernes.

Así las cosas, el Gobierno de la capital ha impuesto a partir de este sábado un toque de queda nocturno que prohíbe el alcohol y restablecido los límites a la socialización en grupo, en un intento por controlar la propagación.

Los procedimientos de prueba se considerarán "en la evaluación de si realmente se necesita o no una medida muy drástica", según Mueller, consciente de que la vida nocturna en la capital volverá a quedar paralizada a partir de las 23.00.

Además, el límite de reuniones privadas en cualquier momento se reducirá de 25 a 10 personas, en un paquete de medidas específico que, por la parte que corresponde a Berlín, se mantendrá en vigor hasta final de mes. La ciudad ha registrado 1.873 casos en los últimos siete días, hasta un total de 17.112 contagios y 233 fallecidos.

El alcalde ha aprovechado para criticar las restricciones de viaje impuestas en los últimos días por los estados alemanes al acusar a sus responsables de falta de coordinación y de poner en peligro la capacidad de respuesta de los servicios médicos y de rastreo .

Por último, Mueller ha sugerido medidas adicionales para las escuelas de Berlín que podrían frenar las infecciones, como descansos para hacer circular el aire en las aulas y un sistema de turnos para los alumnos, dividiéndolos en grupos de mañana y tarde. "Sospecho que algo como esto será necesario en los meses de invierno", ha agregado.

Dada la situación, el General Martin Schelleis, encargado de coordinar la misión militar de apoyo en la lucha contra el coronavirus, ha confirmado el despliegue de unos 1.400 soldados para apoyar a autoridades locales en la lucha contra la pandemia.

"Es un récord histórico", ha explicado Schelleis desde Berlín. "La población civil está cada vez más interesada en la asistencia que proporciona la Bundeswehr. Confían en la Bundeswehr", ha declarado. "Según dicen algunos, la segunda ola ya comenzó. Desde mi punto de vista, es así", ha añadido.

El general ha confirmado que además, unos 15.000 soldados se mantendrían en reserva para la asistencia por el coronavirus.

Contador