Publicado 13/05/2020 16:56:51 +02:00CET

AMP.- Coronavirus.- México presenta un plan de reapertura en tres fases y de "aplicación voluntaria"

López Obrador dice que no impondrá su cumplimiento: "Nada por la fuerza, todo por la razón"

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de México ha presentado este miércoles su plan de reapertura social y económica hacia "la nueva normalidad" tras la pandemia de coronavirus, que se divide en tres fases a desarrollar entre el 18 de mayo y el 1 de junio, si bien ha aclarado que es de "aplicación voluntaria".

La secretaria de Economía, Graciela Márquez, ha sido la encargada de exponer el plan en la rueda de prensa diaria del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, indicando que el objetivo es dar "claridad, certidumbre y seguridad" a ciudadanos y empresas.

La primera etapa, que comenzará el 18 de mayo, consistirá en la reapertura de los 'municipios de la esperanza', un total de 269 municipios en 15 estados que no tienen contagios y, al mismo tiempo, no son vecinos de otros estados que tengan contagios.

En las localidades seleccionadas se reanudarán las actividades escolar, del espacio público y laboral de personas vulnerables, al mismo tiempo que se adoptarán las medidas necesarias para garantizar la salud pública, incluido en el entorno laboral.

La segunda etapa, que va del 18 de al 31 de mayo, es de preparación para los empresas, trabajadores y familias, por lo que se capacitará a los empleados de las diferentes compañías para garantizar un ambiente laboral seguro y se adecuarán los centros de trabajo para cumplir las medidas preventivas.

La tercera etapa, que arrancará el 1 de junio, se basa en un sistema de semáforos por territorios que desemboca en la reapertura total de las actividades económicas y sociales.

SISTEMA DE SEMÁFOROS

El semáforo tiene cuatro colores --rojo, naranja amarillo y verde-- y cinco categorías: medidas por la salud publica y el trabajo, medidas laborales, espacio público, personas vulnerables y actividades escolares. Las medidas de salud pública y recomendaciones sanitarias estarán presentes en cualquiera de los colores.

Si el semáforo está en rojo, solo se realizarán las actividades laborales esenciales, a las que se agregan tres nuevos sectores: la minería, la construcción y la fabricación de transporte.

En el color naranja aumentan las actividades que pueden desarrollarse, además de estar presentes las medidas de salud pública y trabajo, de modo que pueden operar tanto las esenciales como las no esenciales, pero las últimas a un nivel reducido.

Por su parte, las personas vulnerables, aquellas con patologías crónicas o de avanzada edad, se pueden incorporar a las actividades laborales pero con "máximo cuidado", adaptándose a protocolos, horarios reducidos u otros factores a considerar.

Cuando el semáforo esté en amarillo se ampliarán las actividades autorizadas. En el aspecto laboral podrán operar todos los sectores, tanto esenciales como no esenciales, mientras que en el espacio público abierto habrá restricciones en lugares cerrados como templos religiosos, museos, cines, teatros o restaurantes.

Finalmente, cuando el semáforo esté en verde no habrá restricciones, por lo que se reactivarán las actividades escolares.

"NADA POR LA FUERZA"

López Obrador ha aclarado que "este plan es de aplicación voluntaria", por lo que "si hay una autoridad municipal o estatal que, de acuerdo a las características propias de cada región, decide que no habrá de acatar este plan, no habrá controversia".

El presidente mexicano ha explicado que "el plan ha sido consensuado en lo general" con las autoridades de todos los niveles de gobierno, destacando la "muy estrecha" cooperación que se ha dado. Con el propósito de conservarla, ha avanzado que, si hay discrepancias, "no vamos a pelearnos".

El jefe de Estado ha recordado que a lo largo de la crisis del coronavirus su Gobierno no ha querido imponer, sino que se ha limitado a dar recomendaciones, entre ellas la de quedarse en casa, y los mexicanos han respondido favorablemente, de modo que apuesta por seguir en la misma línea.

"Ha quedado de manifiesto que el pueblo de México es mayor de edad, responsable, (...) y por eso no vamos en esta etapa a variar, no van a aplicarse medidas coercitivas, nada por la fuerza todo por la razón", ha defendido, según informa el diario mexicano 'El Universal'.

Contador