Publicado 02/05/2020 17:33:10 +02:00CET

AMP.- Coronavirus.- La Policía de Malasia lanza una redada antiinmigración con la excusa de contener el coronavirus

AMP.- Coronavirus.- La Policía de Malasia lanza una redada antiinmigración con l
AMP.- Coronavirus.- La Policía de Malasia lanza una redada antiinmigración con l - Ihsan Pejabat Perdana Menteri/Pm / DPA

MADRID, 2 May. (EUROPA PRESS) -

La Policía de Malasia ha lanzado una operación nacional contra la inmigración ilegal que se ha saldado con la detención de cientos de al menos 586 personas con el objetivo, según las autoridades, de contener la propagación de la pandemia en el país. El país asiático ha confirmado hasta el momento un total de 6.071 casos y 103 fallecidos por la nueva enfermedad.

El inspector general de Policía, Tan Sri Abdul Hamid Bador ha confirmado que las operaciones involucran a todos los estamentos de seguridad del país, desde la Policía Real de Malasia (PDRM) hasta el Ejército, pasando por el Departamento de Inmigración, con objeto de que que ningún inmigrante indocumentado se escape de las áreas identificadas y propague el virus.

"No podemos permitir que (los inmigrantes) se muevan libremente mientras se sigue aplicando el toque de queda, ya que nos resultaría muy difícil rastrearlos si salen de lugares identificados como puntos calientes", ha explicado el jefe de Policía en rueda de prensa recogida por la agencia oficial de noticias Bernama.

Abdul Hamid también ha destacado las dificultades que comportaría para las autoridades llevar a cabo el rastreo si un inmigrante ilegal infectado se mudara a un lugar diferente y comenzara desde allí un nuevo vector de contagio.

Solo en Kuala Lumpur se ha confirmado la detención de varios cientos de inmigrantes, según el jefe de Policía, sin dar más detalles. Los detenidos, ha garantizado, serán alojados en un centro bajo vigilancia médica hasta que se levante la restricción.

Activistas informan de filas de a uno de personas que eran conducidas por agentes hasta los centros de detención en Kuala Lumpur, la capital. Entre ellos había menores de edad y refugiados rohingyas.

Algunos políticos han señalado a los rohingyas por un incremento de la delincuencia e incluso les han acusado de controlar varios barrios de la capital.

Ante esta situación, la ONU ha emplazado a las autoridades a evitar la detención de migrantes y a liberar de inmediato a todos los menores de edad, al tiempo que ha alertado de que los centros de detención con hacinamiento suponen un peligro por la propagación del coronavirus.

"El miedo a la detención puede empujar a estas personas vulnerables a ocultarse aún más y evitar posibles tratamientos, con lo que supone de negativo para su propia salud y para el contagio del Covid-19 a otras personas", ha alertado la ONU.