Publicado 24/11/2020 20:33CET

AMP.- Coronavirus.- Reino Unido notifica 600 muertes por COVID-19 en un día, la cifra más alta desde principios de mayo

24 November 2020, England, London: A woman walks past Christmassy decorated letters made of fir branches, which are installed in a shopping centre and form the words "Merry Christmas". Photo: Yui Mok/PA Wire/dpa
24 November 2020, England, London: A woman walks past Christmassy decorated letters made of fir branches, which are installed in a shopping centre and form the words "Merry Christmas". Photo: Yui Mok/PA Wire/dpa - Yui Mok/PA Wire/dpa

El Gobierno permitirá reuniones de hasta tres núcleos familiares distintos en Navidad

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades sanitarias británicas han constatado este martes 608 nuevos fallecimientos debido a la COVID-19, la cifra más alta registrada desde principios de mayo, según los datos proporcionados por el Ministerio de Salud de Reino Unido.

Por lo tanto, estas 608 nuevas víctimas mortales constituyen el número más alto de decesos en una jornada de la segunda ola, y también la primera vez que los fallecimientos rebasan los 600. Los fallecimientos debido a la COVID-19 en suelo británico han ascendido hasta los 55.838.

Por el contrario, los nuevos contagios diarios han disminuido significativamente. Este martes, las autoridades sanitarias británicas han constatado 11.299, el número más bajo en más de siete semanas.

Se confirmaron más de 15.000 casos durante la jornada del lunes, mientras que el martes de la semana pasada esta cifra se ubicó en más de 20.000. Hasta ahora, el Ministerio de Salud británico ha notificado 1.538.794 personas contagiadas.

Mientras, el Ejecutivo británico ha esbozado su plan para la Navidad en el marco de la pandemia y ha anunciado que se permitirán las reuniones de hasta tres núcleos familiares distintos durante cinco días en diciembre.

El plan de las "burbujas navideñas", acordado entre los ministros y los ministros principales de los territorios que integran Reino Unido, estará en vigor entre el 23 y el 27 de diciembre en todo el país, y la ciudadanía podrá desplazarse por todo el territorio libremente, sin tener en cuenta el nivel de alerta y las restricciones adoptadas en sus lugares de residencia.

La única excepción la constituyen las personas que quieran desplazarse desde o hacia Irlanda del Norte, que tendrán que hacerlo desde el 22 hasta el 28 de diciembre, para posibilitar que el viaje sea más completo, según ha informado el diario 'The Guardian'. Las autoridades británicas ya han advertido de que no habrá ninguna relajación de las normas impuestas para frenar la pandemia después de Año Nuevo.

Los tres núcleos familiares que se reúnan podrán hacerlo en domicilios, espacios públicos al aire libre y lugares de culto. Además, la distancia social no rige para estos grupos por lo que las personas podrán, por ejemplo, abrazarse.

No obstante, no estarán permitidos encuentros en pubs o bares y las limitaciones vigentes para los locales de este tipo permanecerán en pie durante este período.

Antes de anunciar el acuerdo, los ministros principales de Gales y Escocia, Mark Drakeford y Nicola Sturgeon, respectivamente, habían manifestado su esperanza de que pudiera acordarse un marco "común", según ha informado la BBC.

Drakeford ha trasladado estar "muy esperanzado" de que se logren avances en este sentido, pero ha advertido de que cualquier libertad que se otorgue a los ciudadanos no significará que puedan hacerse "cosas arriesgadas".

Sturgeon, por su parte, ha enfatizado que cualquier cambio en las restricciones actuales será "temporal" y "limitado" y que el Gobierno de Escocia "continuará pidiendo a la gente que pecara por el lado de la precaución".

VIAJES "CON CUIDADO"

Previamente, el ministro de Transportes de Reino Unido, Grant Shapps, ha instado a la ciudadanía a planificar sus viajes navideños "con cuidado" y a prepararse para restricciones en el número de pasajeros.

Asimismo, ha agregado que las personas que viven bajo el nivel más alto de alerta por riesgo de contagio deberán evitar abandonar sus lugares de residencia.

El primer ministro británico, Boris Johnson, ya avisó el lunes de que la Navidad de este año sería diferente. "No puedo decir que la Navidad será normal este año", recordó, haciendo hincapié en que la COVID-19 "no va a otorgar una tregua navideña".