Publicado 20/10/2020 20:44CET

AMP.- Coronavirus.- El secretario general de la OLP se encuentra estable tras su ingreso por COVID-19, según su familia

El secretario general de la OLP se encuentra "estable" tras su ingreso por coronavirus, según su familia

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El negociador jefe palestino y secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, se encuentra "estable" tras su ingreso por coronavirus en un hospital israelí, donde su estado fue descrito como "crítico" durante la jornada del lunes.

"Su estado de salud es estable. Sigue en una unidad de cuidados intensivos y con respiración artificial", ha dicho la familia de Erekat, en declaraciones concedidas a la agencia palestina de noticias WAFA.

Horas más tarde, Salam Erekat, hija del secretario general de la OLP, ha confirmado en declaraciones a la cadena de televisión Palestine TV que su padre "aún está ingresado en una unidad de cuidados intensivos".

"Hoy ha sido conectado a una máquina de oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO, por sus siglas en inglés) para apoyar al pulmón y evitar daños por causa del coronavirus", ha dicho, antes de recalcar que "su estado es estable".

Asimismo, ha apuntado que los médicos en Estados Unidos responsables del transplante pulmonar al que fue sometido en 2017, que han estado siguiendo el caso, han explicado que está respondiendo a la ECMO. "Si Dios quiere su estado mejorará", ha apuntado Salam Erekat.

El Centro Médico Hadassah, donde fue ingresado el domingo, indicó el lunes que Erekat fue conectado a un respirador y puesto "en coma inducido". La ministra de Sanidad palestina, Mai al Kailé, confirmó posteriormente que Erekat sufre neumonía.

Erekat es el jefe negociador de la OLP desde 1995 y es considerado uno de los arquitectos de los Acuerdos de Oslo. Desde entonces ha encabezado numerosas reuniones con el Gobierno israelí y es una figura clave en la política palestina.

El destacado político palestino sufrió un ataque cardiaco en 2012 y en 2017 le transplantaron un pulmón tras años de fibrosis pulmonar, lo que le convierte en paciente de riesgo ante infecciones respiratorias como la del coronavirus.