Publicado 26/11/2021 14:15CET

AMP.-Cvirus.-Bélgica endurece las restricciones y acelerará la dosis de refuerzo para contener el repunte de la COVID

Archivo - Un hombre es vacunado contra la COVID-19 en Bélgica.
Archivo - Un hombre es vacunado contra la COVID-19 en Bélgica. - Kurt Desplenter/BELGA/dpa - Archivo

No habrá restricciones en casa pero llaman a realizar autotest antes de reuniones familiares

BRUSELAS, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

Bélgica endurecerá de nuevo a partir de este sábado las restricciones contra el coronavirus, cerrando discotecas y limitando horarios y aforos de la hostelería, entre otras medidas, ante el drástico aumento de contagios de coronavirus e ingresos hospitalarios, al tiempo que acelerará la campaña para administrar una dosis de refuerzo a toda la población vacunada.

"El análisis de la situación es más pesimista que el escenario más difícil contemplado hasta ahora por los expertos", ha indicado el primer ministro, Alexander de Croo, en una rueda de prensa tras cuatro horas de reunión de las autoridades federales y regionales para endurecer las medidas apenas una semana después de haber revisado ya los protocolos.

De hecho, las autoridades han acordado en esta ocasión el cierre de las discotecas y el resto del sector del ocio nocturno, una medida que ya pidieron los expertos en la reunión anterior pero no salió adelante por falta de apoyo político. También quedan prohibidas las fiestas y eventos privados fuera del domicilio a excepción de bodas y funerales, que podrán siguiendo teniendo lugar con aforo limitado.

Además, el sector de la hostelería verá su horario reducido de modo que bares y restaurantes tendrán que cerrar a las 23:00 horas, los clientes solo podrán estar sentados y siempre en mesas con un máximo de seis personas (salvo núcleos familiares más amplios).

Los mercados de Navidad y otros tipos de ferias podrán abrir pero con restricciones horarias, obligación de mascarilla pese a ser al aire libre y control del certificado covid.

Los conciertos y otros eventos públicos celebrados en interior podrán seguir teniendo lugar a condición de que todo el aforo esté sentado y de que los asistentes tengan el certificado covid que acredite que están vacunados, han dado negativo en un test reciente o tienen anticuerpos.

"Reduzcan drásticamente sus contactos, usen la mascarilla y si pueden verse al aire libre, háganlo", ha pedido el ministro de Salud, Frank Vandenbroucke, en la misma rueda de prensa de De Croo, antes de avisar a la población de la necesidad vital de ser vacunados e indicar que los adultos por debajo de 60 años tienen ocho veces más de riesgo de "acabar en el hospital" si no están vacunados que si lo están.

Entre las restricciones revisadas, las autoridades no contemplan recuperar los límites impuestos en otras fases en los hogares ni establecer un número máximo de contactos por núcleo familiar, pero llaman a los ciudadanos a someterse a "autotest" antes de asistir a reuniones familiares.

Entretanto, los responsables en materia sanitaria se reunirán este mismo sábado para diseñar una nueva estrategia que permita "acelerar" la administración de la dosis de refuerzo a toda la población vacunada con el objetivo de inocular al máximo posible antes de las fiestas navideñas y el reto de completar el proceso a más tardar en el mes de abril.

HOSPITALES BAJO PRESIÓN

Los gobiernos federal y regionales han reforzado las medidas una semana después de reintroducir el teletrabajo obligatorio y otras condiciones, al constatar que las cifras no corregían las tendencias al alza en contagios, ingresos hospitalarias ni muertes.

"La situación en las Unidades de Cuidados Intensivos no es sostenible", ha explicado De Croo a la prensa, para después recalcar que la "presión" sobre el personal médico no deja de aumentar y que en atención primaria los médicos están "desbordados".

El número medio de ingresos hospitalarios ha alcanzado ya niveles superiores a los registrados durante la tercera ola en Bélgica, con un aumento ahora del 19,4 por ciento por semana y cerca de 300 hospitalizaciones diarias.

Tras superar el umbral de los 500 pacientes en cuidados intensivos la semana pasada, la cifra actual es de 654 camas ocupadas en UCI y podría llegar a 1.000 en dos semanas, según los datos ofrecidos por el Instituto de Salud Pública Sciensano el jueves.

Los contagios también han crecido drásticamente hasta 16.100 diarios, lo que supone un aumento del 53,3 por ciento con respecto a la semana anterior, y la tasa de positividad se sitúa en el 15,7 por ciento. En el caso de los fallecimientos, el incremento es del 33 por ciento, con una media de 37,3 muertes diarias en la última semana.

En Bélgica, el 87 por ciento de la población adulta y el 75 por ciento del total cuenta con una pauta completa de vacunación contra el coronavirus, pero la situación difiere enormemente entre regiones, con un 81 por ciento en Flandes y un 72 por ciento en Valonia, pero solo un 59 por ciento en la región capital de Bruselas.