Publicado 17/07/2020 14:42CET

AMP.-Cvirus.- La Policía iraní dispersa una marcha contra la crisis mientras el país vuelve a rondar 2.400 casos diarios

AMP.-Cvirus.- La Policía iraní dispersa una marcha contra la crisis mientras el
AMP.-Cvirus.- La Policía iraní dispersa una marcha contra la crisis mientras el - -/Iranian Presidency/dpa - Archivo

MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Policía de Irán ha dispersado este viernes una protesta ocurrida en la ciudad de Behbahan, en el suroeste del país, para exigir al Gobierno responsabilidades por la crisis económica generada por la pandemia de COVID-19, mientras las autoridades sanitarias han constatado unos 2.400 casos diarios, en línea con la tendencia habitual.

Según el jefe de las fuerzas de seguridad locales, Mohammad Azizi, "un pequeño número de ciudadanos de Behbahan, después de una llamada", se reunió el jueves por la tarde en una de las plazas de la ciudad para expresar su protesta contra la situación económica.

"La Policía intentó persuadir a la gente de que se marchara pero no lo consiguió, y después tuvo que intervenir cuando la población comenzó a gritar 'eslóganes traicioneros'", ha explicado a la agencia oficial de noticias IRNA.

El confinamiento ha acabado con los medios de vida de quienes dependen se su trabajo diario para sobrevivir y ha generado condiciones económicas a nivel nacional que amenazan a la población en general.

En el caso de Irán, las dificultades socioeconómicas provocadas por el virus se suman a las que ya arrastraba la República Islámica por la reactivación de las sanciones estadounidenses tras el colapso del acuerdo nuclear.

NUEVAS RESTRICCIONES

La portavoz del Ministerio de Sanidad, Sima Sadat Lari, ha informado este viernes de que en las últimas horas se han registrado 2.379 nuevos casos y otros 183 decesos, con lo que el balance se eleva a 269.440 personas contagiadas y 13.791 fallecidas.

Lari ha precisado que un total de 3.509 pacientes se encuentran en cuidados intensivos, mientras que 232.873 han recibido ya el alta, de acuerdo con el balance recogido por la agencia iraní.

En este contexto, el Ministerio de Sanidad ha anunciado una vuelta a las medidas restrictivas en Teherán desde este mismo fin de semana. Así, los eventos y las reuniones públicas quedan prohibidos y los restaurantes, cafeterías y teterías cerrarán. La única excepción serán los partidos de la liga de fútbol, que se mantienen.

Las nuevas restricciones afectan igualmente al Gobierno presidido por Hasán Rohani, ya que un tercio de sus miembros tendrán que trabajar desde casa, ha detallado la portavoz ministerial, citada por la agencia de noticias DPA.

Todo ello supone una vuelta a las medidas restrictivas que comenzaron a retirarse en mayo con la desescalada, si bien la relajación en la prevención ha propiciado un aumento de los contagios en Irán.