AMP.-EEUU/China.-EEUU anuncia restricciones a la entrega de visados a funcionarios chinos por la "represión" en Xinjiang

Publicado 09/10/2019 1:53:58CET

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Estados Unidos ha anunciado este martes su decisión de imponer restricciones a la entrega de visados a funcionarios del Gobierno chino y del Partido Comunista de China (PCCh) por la "campaña altamente represiva" contra la minoría musulmana en Xinjiang.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, ha indicado en un comunicado que en el marco de esta campaña las autoridades han llevado a cabo "detenciones masivas en campos de internamiento, una vigilancia generalizada usando alta tecnología, un control draconiano de las expresiones de identidad cultural y religiosa y una coacción a personas para que regresaran desde el extranjero a un destino a menudo peligroso".

Por ello, ha resaltado que las restricciones afectarán a "funcionarios chinos y miembros del PCCh considerados responsables o cómplice de la detención y abuso contra uigures, kazajos y otros miembros de los grupos minoritarios musulmanes en Xinjiang".

"Los familiares de estas personas podrían verse sujetas igualmente a estas restricciones", ha dicho Pompeo, si bien en su comunicado no ha detallado quiénes serán los afectados por la medida.

Asimismo, ha añadido que "estas restricciones a los visados complementan el anuncio del día de ayer (por el lunes) del Departamento de Comercio sobre la imposición de restricciones de exportaciones de productos estadounidenses a 28 entidades, incluidos elementos de la Oficina de Seguridad Pública y compañías comerciales en Xinjiang, involucradas en la campaña de vigilancia, detención y represión de China".

"Estados Unidos pide a China que ponga fin inmediatamente a su campaña de represión en Xinjiang, que libere a todos los detenidos de forma arbitraria y acabe con sus esfuerzos para coaccionar a miembros de los grupos minoritarios musulmanes que residen en el extranjero para que vuelvan a China a hacer frente a un destino incierto", ha manifestado.

En este sentido, Pompeo ha recalcado que "la protección de los Derechos Humanos es de una importancia fundamental, y todos los países deben respetar sus obligaciones y compromisos con los Derechos Humanos". "Estados Unidos seguirá revisando su autoridad para responder a estos abusos", ha remachado.

Por su parte, la Embajada china en Washington ha calificado este martes la medida de Estados Unidos como una interferencia en los asuntos internos de Pekín.

La decisión de Estados Unidos "viola gravemente las normas básicas que rigen las relaciones internacionales, interfiere en los asuntos internos de China y socava los intereses de China. China deplora y se opone firmemente a eso", ha afirmado un portavoz de la Embajada en un comunicado.

"Xinjiang no tiene lo que Estados Unidos afirma que es un problema de Derechos Humanos. Las acusaciones por parte de Estados Unidos son simplemente pretextos inventados para su interferencia", ha recalcado el portavoz.

El Gobierno de China rechazó a finales de septiembre las acusaciones de Washington y sostuvo que las "mentiras" de Estados Unidos sobre la situación en la región de Xinjiang "se derrumbarán ante los hechos y la verdad".

Expertos de Naciones Unidas y activistas denunciaron hace un año que al menos un millón de uigures y otros musulmanes están recluidos en centros de detención en Xinjiang.

Human Rights Watch (HRW) afirma que son detenidos sin proceso legal y sometidos a un adoctrinamiento político que incluye torturas. Pekín dice que son instalaciones educativas de ingreso voluntario donde se combate el extremismo.

Para leer más