Publicado 19/02/2021 17:27CET

AMP.- Emiratos.- La familia de la princesa Latifa alega que está "atendida" en Emiratos tras las dudas surgidas

La ONU pide una prueba de vida y las autoridades de Emiratos alegan que retomará la actividad pública "en el momento adecuado"

MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

La familia de la princesa la princesa Latifa bin Mohammad al Maktum, hija del emir de Dubái, ha salido al paso de las especulaciones surgidas sobre su paradero y situación y ha asegurado que está "atendida en casa", horas después de que la ONU solicitase públicamente una prueba de vida.

"En respuesta a las informaciones de los medios", la Embajada de Emiratos Árabes Unidos en Reino Unido ha querido "agradecer a todos los que han expresado su preocupación por el estado" de la princesa Latifa pero ha matizado que algunos datos no se corresponden con la realidad.

"Su familia ha confirmado que Su Alteza está siendo atendida en casa, apoyada por su familia y por profesionales médicos", reza la nota, que no está acompañado de ningún vídeo o fotografía. La princesa, añade, "sigue mejorando y esperamos que pueda volver a la vida pública en el momento adecuado".

La difusión de nuevos vídeos en los que la princesa Latifa denuncia las condiciones de reclusión en la que vive han generado dudas en la ONU. "Hemos preguntado por su situación actual y pedido al Gobierno de Emiratos que responda de forma urgente", ha dicho la portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Liz Throssell, que este viernes ha confirmado un contacto mantenido la víspera con la delegación emiratí en Ginebra.

"Seguiremos vigilando la situación", ha añadido Throssell, según la cadena BBC, que difundió esta semana los últimos vídeos que existen de la princesa. La ONU ha pedido las grabaciones a la campaña Free Latifa, que aboga por la liberación de la hija del emir, de 35 años.

La princesa intentó por primera vez escapar de Dubái cuando aún era adolescente, pero su caso dio la vuelta al mundo en 2018, después de que abandonase el país en un barco junto a una antigua monitora, Tiina Jauhiainen. La embarcación fue interceptada tras ocho días de navegación frente a las costas de India.

Latifa contó entonces a sus amigos que quería escapar debido a las restricciones que le imponía su familia y fundamentalmente su padre, el emir Mohamed bin Rashid al Maktum, e hizo públicas denuncias de supuestos abusos que siempre han negado las autoridades emiratíes.

Aislada y sin contacto con el exterior, logró grabar nuevos vídeos en los que insistía en que seguía recluida y a merced de su familia. Según estos vídeos, difundidos ahora por la BBC, la princesa estaba sola en una casa con las puertas y las ventanas cerradas y vigilada por las fuerzas de seguridad, sin acceso a médicos o abogados.

Se sentía una "rehén", como ella misma asegura en las grabaciones, que en un momento dado se interrumpen por motivos que su entorno desconoce. Según Latifa, estos vídeos los grababa con un móvil secreto y dentro del baño, ya que era la única puerta que sus vigilantes le permitían cerrar.