Publicado 21/05/2020 22:18:39 +02:00CET

AMP.-Etiopía/Egipto.-Etiopía, Egipto y Sudán acuerdan retomar discusiones a nivel técnico sobre la presa en el Nilo Azul

AMP.-Etiopía/Egipto.-Etiopía, Egipto y Sudán acuerdan retomar discusiones a nive
AMP.-Etiopía/Egipto.-Etiopía, Egipto y Sudán acuerdan retomar discusiones a nive - Gioia Forster/dpa - Archivo

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

Los gobiernos de Etiopía, Egipto y Sudán han acordado este jueves continuar con sus discusiones a nivel técnico sobre la presa que construye Adís Abeba en el Nilo Azul, tras la mediación por parte de Jartum para reactivar los contactos trilaterales para solucionar la disputa diplomática en torno al proyecto.

Los primeros ministros de Etiopía y Sudán, Abiy Ahmed y Abdalá Hamdok, respectivamente, han mantenido durante la jornada una videoconferencia para "explorar soluciones amistosas" en el contencioso y resolver los temas pendientes, según ha informado la cadena de televisión etíope Fana.

Según estas informaciones, Abiy ha trasladado a su homólogo sudanés "claridad" sobre asuntos relativos al impacto ambiental, la seguridad de la presa y el intercambio de datos relativos al proyecto, al tiempo que ha defendido que la presa "fortalecerá" la economía de los tres países.

Por su parte, la agencia estatal sudanesa de noticias, SUNA, ha indicado que Abiy y Hamdok han acordado trasladar una orden a los ministros de Irrigación de los tres países para iniciar los preparativos de cara a la vuelta a la mesa de negociaciones.

El ministro de Exteriores sudanés, Omar Gamaredín, ha afirmado durante la jornada que su prioridad es restaurar el papel del país en la comunidad internacional y ha sostenido que Jartum "no es neutral" en el asunto de la presa, sino "una parte cuya postura se fundamenta en los intereses del país".

Jartum planteó recientemente una iniciativa para reiniciar los contactos trilaterales, abandonados por parte de Adís Abeba después de varios meses de contactos en Estados Unidos. En el marco de la misma, Hamdok mantuvo contactos el martes con su homólogo egipcio, Mostafá Madbuly, tras lo aseguró que hablaría con Abiy.

Por el momento, el Gobierno egipcio no se ha pronunciado sobre estas informaciones, si bien los medios del país africano se han hecho eco del acuerdo anunciado desde Jartum y Adís Abeba.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, pidió el martes "progresos para un acuerdo amistoso" en las disputas, antes de reclamar a los tres países que "perseveren en sus esfuerzos" para lograr una solución "pacífica" a sus diferencias.

El Gobierno de Etiopía reiteró la semana pasada su intención de iniciar a partir de julio el llenado de la presa, a pesar de las advertencias formuladas por Egipto contra esta posibilidad, en medio de una disputa diplomática que ha elevado las tensiones en la región.

Etiopía se ha negado a firmar el borrador de acuerdo alcanzado tras las negociaciones en Washington y, según fuentes citadas por el diario egipcio 'Al Ahram', ha optado por presentar una nueva propuesta a El Cairo y Jartum para "un acuerdo parcial" que abarcaría únicamente la primera etapa del proceso de llenado de la presa, algo rechazado por ambos países.

El Cairo ha acusado a Adís Abeba de intentar imponer hechos sobre el terreno, al margen del proceso de negociaciones, y ha advertido en varias ocasiones que no aceptará que la construcción de la presa afecte al caudal de agua de los países río abajo.

PROCESO DE LLENADO

El primer ministro de Etiopía aseguró el 1 de abril que las autoridades iniciarán el proceso de llenado de la presa durante la próxima temporada de lluvias, tras lo que El Cairo subrayó que Adís Abeba no podía hacer eso "bajo ninguna circunstancia".

El Ejecutivo etíope no acudió a las reuniones previstas entre el 27 y el 28 de febrero argumentando que no ha concluido el proceso de consultas sobre el borrador de acuerdo alcanzado durante los contactos, tras lo que Estados Unidos lamentó la ausencia y recordó que el principio de acuerdo aún no había sido firmado.

Los gobiernos de Egipto, Etiopía y Sudán alcanzaron el 31 de enero un principio de acuerdo sobre los principales puntos de disputa en torno a la construcción de la presa y se comprometieron a firmar el documento final a finales de febrero.

Egipto y Etiopía están enfrentados por la construcción de la presa, un proyecto hidroeléctrico que El Cairo teme que reduzca el agua que llega a sus campos y presas desde Etiopía a través de Sudán.

Etiopía, que está financiando en solitario el proyecto y espera convertirse en el mayor generador y exportador de electricidad del continente, rechaza estas acusaciones. Sudán, por su parte, apoya la presa, ya que regulará los flujos y suministrará electricidad y regadío.

Las obras están siendo llevadas a cabo en la región de Benishangul-Gumaz y, una vez finalizadas, la presa será la más grande del continente con 1.800 metros de largo, 155 metros de alto y un volumen total de 10,4 millones de metros cúbicos, según recoge la empresa Salini Impreglio en su página web.

Contador