Publicado 17/11/2020 13:24CET

AMP.- Etiopía.- El primer ministro de Etiopía anuncia la fase "final" de la ofensiva contra el TPLF en Tigray

09 December 2019, Norway, Oslo: Ethiopian Prime Minister Abiy Ahmed Ali arrives at the Oslo International Airport, to attend the Nobel Peace Prize award ceremony, that will takes place at the Oslo City Hall, on the 10th of December. Photo: Terje Pedersen/
09 December 2019, Norway, Oslo: Ethiopian Prime Minister Abiy Ahmed Ali arrives at the Oslo International Airport, to attend the Nobel Peace Prize award ceremony, that will takes place at the Oslo City Hall, on the 10th of December. Photo: Terje Pedersen/ - Terje Pedersen//dpa - Archivo

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, ha anunciado este martes que el Ejército se dispone a lanzar la ofensiva "final y crucial" en el marco de la operación lanzada hace dos semanas en la región de Tigray contra las fuerzas del Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF).

En un mensaje publicado en su Facebook, Abiy ha subrayado que "el plazo de tres días dado a las fuerzas especiales de Tigray y a la codiciosa junta para entregarse ha expirado hoy".

Tras encomiar a quienes se han rendido en este periodo, el primer ministro ha adelantado que una vez expirado el plazo "la operación final" para restablecer el Estado de derecho en Tigray "se llevará a cabo en los próximos días".

Por otra parte, el Gobierno ha tachado este martes de falsas las informaciones que apuntaban a bombardeos aéreos este lunes contra Mekelle, la capital de Tigray, así como que se hubieran producido víctimas civiles en los mismos.

"Las Fuerzas de Defensa Nacional realizaron operaciones aéreas y de precisión fuera de la ciudad de Mekele, en base a la información recibida sobre objetivos específicos críticos del TPLF", ha señalado en un comunicado del órgano encargado de verificar informaciones relativas con la operación en curso sobre Tigray.

Asimismo, ha recalcado que las acciones militares emprendidas desde el 5 de noviembre, a raíz del ataque contra el Mando Norte del Ejército por parte del TPLF, "han evitado ciudades y localidades con el fin de evitar víctimas civiles".

Abiy ha destacado además a través de su cuenta en la red social Twitter que "el Gobierno etíope está preparado para recibir y reintegrar a los etíopes que han huido a los países vecinos" a causa de la ofensiva en Tigray y los combates en la región.

"Prometemos a nuestros civiles inocentes que han huido proteger sus propiedades, dar apoyo humanitario a través del Ejército y garantizar la paz a su regreso", ha manifestado el primer ministro etíope. El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha señalado que más de 27.000 personas han entrado en Sudán escapando de los combates.

Por su parte, el ministro de Democratización etíope, Zadig Abraha, ha hecho hincapié durante una entrevista concedida a la cadena de televisión británica BBC en que los enfrentamientos en Tigray "no son una guerra civil" y ha afirmado que el conflicto no se expandirá a la región.

"No es una guerra civil. La guerra civil es entre la gente. No es el caso. Lo que pasa es que el Gobierno federal está intentando hacer cumplir la ley ante una junta militar, que está violando la ley. No es para nada una guerra civil", ha argumentado. "La gente de las áreas que estamos liberando vienen en masa, cantando", ha añadido.

"La gente de Tigray no está luchando contra nosotros, están subyugados por la dictadura militar del TPLF. Por eso no lo llamo una guerra civil", ha dicho. "Es una pena que la gente se vea desplazada y forzada a ir a Sudán, pero es una táctica deliberada del TPLF para atraer la atención internacional al conflicto", ha agregado.

Asimismo, ha reiterado el compromiso de Abiy de garantizar el retorno seguro de los desplazados y refugiados, al tiempo que ha señalado que el Ejército etíope "tiene grandes capacidades". "El conflicto en Tigray podría ser algo más grande que el resto, pero es debido a que el TPLF era parte del 'establishment' y parte de la clase dirigente en Etiopía", ha argüido.

ACUSACIONES DE TIGRAY CONTRA ERITREA

Este lunes el gobierno de Tigray acusó a Abiy de ser "responsable de infligir de forma intencionada sufrimiento humano (...) y destrucción de grandes proyectos de infraestructura como la presa Tekeze y la fábrica de azúcar Wolkait en bombardeos aéreos".

No obstante, el gobierno regional, que encabeza el TPLF, no aclaró a qué fuerzas no africanas se refería, pero sí señaló que en el conflicto se está empleando "armamento altamente sofisticado, incluidos drones y otra tecnología que no puede encontrarse en el continente africano".

"Esta agresión es vista como una violación de la integridad territorial y la soberanía de Etiopía, y el gobierno regional de Tigray y el TPLF condenan esta violación y este ataque", señaló el presidente de la región, Debretsion Gebremichael, antes de denunciar "una inestabilidad generalizada" en el país desde que Abiy accedió en 2018 al cargo de primer ministro.

Debretsion advirtió también de que el conflicto podría llevar "a Etiopía a convertirse en un Estado fallido o a su total desintegración" así como desestabilizar toda la región. Por ello, pidió a la comunidad internacional que "condene el atroz ataque por parte de Abiy Ahmed, (el presidente eritreo) Isaias Afewerki y actores no africanos".

"Pedimos a la Unión Africana (UA) que se ponga en cabeza y que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, la Unión Europea (UE) y la comunidad internacional condenen de forma colectiva este crimen atroz", remachó el líder del TPLF.

Entretanto, el Gobierno etíope ha descartado cualquier eventual negociación con el TPLF, que durante casi tres décadas fue el partido fuerte en el seno de la coalición que gobernó Etiopía hasta la llegada de Abiy al cargo.

"Apreciamos la preocupación tanto cercana como lejana" pero ahora no es el momento de negociar, defendió desde Adís Abeba el secretario de Estado de Exteriores y portavoz del Equipo de Emergencia del Gobierno, Redwan Hussein. "Os estamos pidiendo que nos deis tiempo. No va a durar hasta la eternidad. Será una operación corta", aseguró.

LLAMAMIENTOS A NEGOCIAR

Así las cosas, el ministro de Exteriores y vice primer ministro, Demeke Mekonnen, se reunió durante la jornada del lunes con los presidentes de Uganda, Yoweri Museveni, y de Kenia, Uhuru Kenyatta. Ambos enviaron mensajes similares, apostando por el diálogo para resolver el conflicto.

Según la Presidencia ugandesa, Museveni ha pedido "negociaciones inmediatas" para que "la guerra no se prolongue". Por su parte, Kenyatta ha apostado por encontrar "medios pacíficos para poner fin a la crisis" y ha alertado del impacto de "un conflicto a gran escala" en el país.

Por ello, según la Presidencia keniana, Kenyatta ha pedido al Gobierno central y al TPLF que "rebajen el conflicto" y ha trasladado a Demeke que "la crisis podría socavar los avances realizados por los etíopes para desarrollar el país".

Sin embargo, Redwan ha resaltado que estas visitas de Demeke a Uganda y Kenia no buscan una "mediación" por parte de los países de la región y están centradas en trasladar la posición del Gobierno de Adís Abeba sobre la situación.

"Una mediación incentivaría la impunidad y la indisciplina, así que si un socio quiere mantener unido a Etiopía, el Gobierno tiene que tener apoyo para garantizar que se cumple la ley", ha sostenido, tal y como ha recogido la cadena de televisión etíope Fana.

Así, ha rechazado la posibilidad de igualar al Gobierno central con las autoridades regionales y ha reclamado que "todo país y socio se ponga en lugar" de Adís Abeba. "¿Algún país del mundo permitiría una entidad de un distrito o país que afirma abiertamente tener cohetes o misiles y atacar sus sedes, desmantelar el país y atacar a sus fuerzas de defensa?", se ha preguntado.

"¿A qué país del mundo se le pediría que se sentara a negociar con un grupo subnacional así?", ha cuestionado. "Si un país no lo haría si pasara en su territorio, lo mismo vale para Etiopía", ha dicho, antes de incidir en que "el Gobierno está adoptando medidas contra el grupo traicionero".

Por último, ha acusado al TPLF de llevar a cabo ataques con proyectiles y misiles contra la región de Amhara y de perpetrar una masacre de civiles amhara en una zona de Tigray para intentar instigar conflictos intercomunitarios en el país africano.

Contador