Publicado 13/07/2021 19:29CET

AMP.- Etiopía.- El TPLF logra nuevos avances en Tigray tras rechazar el alto el fuego declarado por Etiopía

Archivo - Desplazados y refugiados por el conflicto en Tigray (Etiopía)
Archivo - Desplazados y refugiados por el conflicto en Tigray (Etiopía) - BYRON SMITH / GETTY IMAGES - Archivo

ACNUR denuncia "represalias, secuestros, detenciones y violencia" contra los refugiados eritreos en Tigray

MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF) habría logrado nuevos avances en la región de Tigray (norte), después de rechazar el alto el fuego unilateral declarado a finales de junio por el Gobierno de Etiopía, según han recogido medios locales y han informado residentes a través de las redes sociales.

Según las informaciones recogidas por el portal etíope de noticias Borkena, los milicianos del TPLF, agrupados ahora en las Fuerzas de Defensa de Tigray (TDF), han logrado avanzar hacia el sur de la región, lo que ha llevado a las autoridades de la vecina Amhara a movilizar fuerzas hacia Gondar Norte y Wollo Norte.

Residentes han indicado que el TPLF habría llevado ataques con artillería contra la ciudad de Alamata, al sur de Korem, lo que habría causado víctimas civiles. El activista Dejene Asefa ha manifestado que una iglesia ha sufrido daños por los ataques y ha hablado de "cientos de inocentes masacrados", si bien por el momento no hay un balance oficial.

El Gobierno etíope anunció un alto el fuego unilateral tras varios días de informaciones sobre avances del TPLF en la región y horas después de que los milicianos irrumpieran en la capital de Tigray, Mekelle. El grupo rechazó el anuncio, que tildó de "broma" y aseguró que continuaría con sus avances, amenazando incluso con irrumpir en Eritrea.

Así, el TPLF reiteró sus exigencias de una retirada del Ejército de toda la región, una rendición de cuentas por parte de líderes de Etiopía y Eritrea --que apoyó a Adís Abeba en la ofensiva-- por crímenes cometidos en Tigray, la llegada de ayuda humanitaria y una liberación de presos como paso necesario para sumarse al alto el fuego.

Finalmente, en el terreno político, solicita el retorno al pleno reconocimiento del grupo como máxima autoridad y representante del "gobierno democráticamente electo" de Tigray sin intervención alguna de "las instituciones de seguridad o inteligencia" del Gobierno etíope, que han declarado al TPLF como una organización terrorista.

La ofensiva contra el TPLF arrancó el 4 de noviembre por orden del primer ministro en respuesta a un ataque del TPLF --que entonces gobernaba en Tigray-- contra una base del Ejército en Mekelle, que se saldó con la muerte de un importante número de militares etíopes.

"REPRESALIAS CONTRA LOS REFUGIADOS ERITREOS"

Por su parte, el Alto Comisionado para los Refugiados, Filippo Grandi, ha denunciado este martes "las represalias, secuestros, detenciones y violencia" perpetrados contra las refugiados eritreos "por su supuesta afiliación a uno u otro bando a lo largo de este sangriento conflicto".

Grandi se ha mostrado "sumamente preocupado" por las condiciones de los refugiados en Tigray, ya que han quedado "atrapados entre las partes beligerantes", a lo que se suma que "dos campamentos de refugiados han sido completamente destruidos y decenas de miles de personas refugiadas eritreas se han visto obligadas a huir, una vez más, para salvar sus vidas".

Además, ha trasladado su "inquietud" por "la criminalidad generalizada" contra los refugiados y por la detención de "cientos de eritreos en Shire".

En este sentido, han pedido a las autoridades locales de Mekelle y al Gobierno central de Etiopía que "inicien investigaciones formales" sobre las "verosímiles" acusaciones de violencia y la liberación "inmediata" de todas las personas refugiadas detenidas.

"La violencia y la intimidación contra las personas refugiadas eritreas deben cesar", ha indicado Grandi en un comunicado, en el que ha exhortado "a todas las partes y actores no solo a que cumplan con sus obligaciones internacionales, incluida la protección de los civiles, sino también a que dejen de utilizar y manipular a las personas refugiadas con fines políticos".

Por esto, ha señalado que es necesario un "nuevo campamento de refugiados seguro" para los eritreos que antes vivían en los campamentos destruidos --Shimelba y Hitsats--, abrir los aeropuertos de Shire y Mekelle y todas las rutas terrestres hacia Tigray "para que los trabajadores puedan hacer llegar más ayuda a los necesitados".

Contador