Publicado 17/12/2021 13:00CET

AMP.- Filipinas.- Ascienden a 24 los muertos y más de 300.000 los desplazados por el tifón 'Rai' en Filipinas

MANILA, 17 Dic. (DPA/EP) -

El tifón 'Rai', también conocido como 'Odette', ha dejado al menos 24 muertos en la provincia de Negros Occidental y más de 300.000 desplazados tras tocar tierra en Filipinas, donde ha provocado fuertes lluvias y vientos.

Una veintena de las víctimas mortales, entre las que se encuentra un ciudadano de nacionalidad surcoreana, se han registrado en la provincia central de Cebu, tal y como han confirmado las fuerzas de seguridad del país. La gobernadora provincial, Gwendolyn Garcia, ha declarado el estado de emergencia en el territorio, según informaciones del portal de noticias Rappler.

El resto de fallecidos han sido notificados en Negros Occidental y otras tres provincias de la región de Mindanao, en el sur de Filipinas. Además, cinco millones de personas se han quedado sin corriente eléctrica en todo el país.

Por su parte, el gobernador de Negros Occidental, Eugenio Jose 'Bong' Lacson, ha indicado este viernes que las fuerzas de seguridad se encuentran retirando escombros de las principales carreteras de la región.

Aunque el tifón ha comenzado a perder fuerza este mañana, ya son más de 330.000 las personas que han tenido que abandonar sus viviendas en el sur de Filipinas. La agencia nacional de gestión de desastres naturales ha indicado que, además, varios ríos se han desbordado, provocando graves inundaciones.

Sin embargo, Lacson ha explicado que todo apunta a que Kabankalan se convertirá en la zona más afectada. Mientras, el tifón avanza hacia el oeste con vientos máximos de 155 kilómetros por hora y ráfagas que superan los 235 kilómetros por hora.

Más de 9 millones de personas viven en las zonas que podrían verse más afectadas por el temporal, 2,1 millones de ellas en una situación especialmente, según una estimación divulgada por la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de Naciones Unidas.

Una veintena de provincias están bajo alerta como medida de precaución y se ha suspendido el tráfico marítimo en la zona. Además, la cancelación de los vuelos en los principales aeropuertos del país ha afectado a unas 4.000 personas.