Publicado 08/06/2020 18:15CET

AMP.- Francia.- El Gobierno francés prohíbe a sus policías presionar el cuello durante los arrestos

Los agentes vinculados a actuaciones racistas serán apartados de forma "sistemática" del cuerpo

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno francés ha anunciado este lunes un refuerzo de la vigilancia contra el racismo en las fuerzas de seguridad y la retirada de los protocolos de actuación de la técnica de arresto consistente en presionar en el cuello a un ciudadano sospechoso para inmovilizarlo, en plena escalada de protestas.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, inició este fin de semana contactos con miembros de su gobierno para llevar a cabo una revisión deontológica sobre la actuación de la Policía, en el marco de un plan que se remonta a las protestas de los 'chalecos amarillos' pero que se ha visto acelerado por las últimas movilizaciones.

En el caso de Francia, a las protestas por la muerte en Estados Unidos del joven afroamericano George Floyd durante un arresto se han sumado movilizaciones en recuerdo de Adama Traoré, fallecido en julio de 2016 en una comisaría tras una cuestionada intervención policial. Macron ha encargado a la ministra de Justicia, Nicole Belloubet, que revise el caso de Traoré.

El responsable del Interior, Christophe Castaner, ha comparecido ante los medios para anunciar unas primeras medidas con las que el Ejecutivo quiere evitar casos conflictivos, bajo la premisa de que el racismo es "un mal abyecto" y que, aunque la institución no sea racista en sí, "hay policías racistas" dentro de las fuerzas de seguridad. "Tolerancia cero", ha subrayado.

Entre las reformas, ha planteado la suspensión "sistemática" de los agentes que se vean implicados en actuaciones discriminatorias, si bien ha matizado que "la Policía francesa no es la Policía estadounidense", en un intento por dejar claro que actuaciones "odiosas" no pueden "empañar" a todo el conjunto.

Castaner también ha anunciado una revisión de las técnicas de arresto, de tal forma que no se enseñará en las academias de Policía y de Gendarmería el método de retención en el cuello, utilizado durante la detención de Floyd en Mineápolis, como captaron entonces las cámaras.

Macron, que se reunió el domingo con su primer ministro, Edouard Philippe, para coordinar los próximos pasos, también ha incluido en la ronda de contactos del Gobierno galo a autoridades locales y representantes de la sociedad civil, según France 2.