Publicado 16/12/2021 06:32CET

AMP.- Haití.- Aumenta a más de 70 el balance de muertos por la explosión de un camión cisterna en Haití

Naciones Unidas confirma el despliegue de los Servicios Aéreos Humanitarios

MADRID, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

Al menos 75 personas han muerto como consecuencia del estallido el martes de madrugada de un camión cisterna en la ciudad de Cabo Haitiano, que se encuentra en el norte de Haití, según un nuevo balance de víctimas confirmado por las autoridades locales.

Del total de fallecidos, 60 han perdido la vida en el lugar de los hechos, mientras que otros 15 han perecido en el hospital. Además, otras 48 personas se encuentran ingresadas por quemaduras, mientras que se estima en una veintena el número de casas que han quedado destruidas, informa el periódico 'Haiti Libre'.

El Gobierno ha decretado tres días de luto por un siniestro que ha movilizado también a la ONU y a ONG como Médicos Sin Fronteras (MSF). Según las autoridades, la explosión se produjo cuando un grupo de personas se acercó al camión, que estaba volcado, para tratar de llevarse el combustible.

Así pues, Naciones Unidas ha desplegado los Servicios Aéreos Humanitarios (UNHAS) en el país centroamericano, así como "otros activos aéreos" que ya están trabajando en el transporte de material médico y suministros.

El portavoz adjunto de la Secretaría General de la ONU, Farhan Haq, ha cifrado en cerca de medio centenar los heridos a cuenta de la explosión, que también afectó a varias motocicletas y al menos 20 viviendas cercanas al lugar de los hechos.

"Los hospitales de la ciudad están abrumados con personas heridas, la mayoría de las cuales están siendo tratadas en patios debido a la falta de camas de hospital", ha lamentado Haq.

El país, donde unas 700.000 personas necesitan ayuda humanitaria, sufre desde hace meses una grave crisis de combustible, derivada en gran medida del bloqueo impuesto por parte de los grupos armados entre mediados de octubre y mediados de noviembre.

A los problemas de distribución se sumó la decisión del Gobierno de eliminar los subsidios del diésel y del queroseno, lo cual se tradujo en que los precios de ambos productos prácticamente se duplicasen. El coste de la gasolina, por su parte, ha subido alrededor de un 20 por ciento, según la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de la ONU.