Publicado 23/11/2020 17:05CET

AMP.- Israel.- Gantz abre una investigación por posibles sobrecostes en la compra de buques que afectaría a Netanyahu

Netanyahu acusa a Gantz de utilizar su cargo de ministro de Defensa como "ariete político"

MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Defensa de Israel, Benny Gantz ha anunciado este domingo la creación de una comisión especial para investigar posibles sobrecostes en la compra de submarinos y buques de guerra, en una operación que ha ocupado un lugar central en las protestas contra el primer ministro, Benjamin Netanyahu, señalado por su presunta participación en varios casos de corrupción.

Gantz ha defendido durante la jornada del lunes que el primer ministro "debería estar más interesado que nadie" en el anuncio sobre la creación de la comisión en caso de que sea cierto que no hubo irregularidades, tal y como ha defendido en todo momento Netanyahu.

"Si, como él y su gente dicen, el asunto ha sido investigado de forma exhaustiva y su conducta fue impecable, cualquier hombre convencido de su inocencia debería estar contento de la oportunidad de demostrarlo a todo el mundo", ha argumentado.

'Bibi', como es conocido Netanyahu, ha criticado sin embargo el anuncio de Gantz y ha dicho que es "vergonzoso" que el ministro de Defensa "esté usando al Ejército como un ariete político", según un comunicado publicado por el Likud.

El partido de Netanyahu ha manifestado en el citado comunicado que "todas las autoridades han dicho una y otra vez que Netanyahu no tiene conexión con el asunto", antes de acusar al comité de estar sesgado y afirmar que llegará a "conclusiones predeterminadas".

La comisión, formada por tres personas --entre ellas un juez retirado--, tiene un plazo de cuatro meses para presentar sus conclusiones y se prevé que las investigaciones comiencen en las próximas dos semanas.

El partido de Gantz, Azul y Blanco, considera que la comisión de investigación es una forma de presionar a Netanyahu por su actitud hacia el partido, así como por su negativa a aprobar los presupuestos generales, ya que en caso de no ser avalados se disolvería el Gobierno y se convocarían nuevas elecciones, apunta el diario 'Haaretz'.

"Esta es una prueba más de que Gantz está arrastrando por la fuerza a Israel a las elecciones en medio de una crisis en lugar de ayudar al primer ministro en sus esfuerzos por llevar vacunas a los ciudadanos israelíes", ha acusado uno de los diputados del Likud, el partido de Netanyahu, Miki Zohar.

Por su parte, el líder del opositor Yesh Atid, Yair Lapid, ha adelantado que la semana que viene presentará una moción para disolver el Parlamento. "Es momento de que haya elecciones. Netanyahu quiere elecciones en junio, así que está intentando perder tiempo", ha argumentado.

"No hay razones para dejar que haya elecciones en un momento adecuado para él", ha dicho, antes de incidir en que "nada bueno saldrá de este Gobierno", según ha informado el diario 'The Times of Israel'. "Se trata de un grupo de políticos centrados en ellos mismos, sus trabajos y en disputas insignificantes. No trabajan para el pueblo de Israel, trabajan para ellos mismos", ha remachado.

El anuncio de Gantz, rival político de Netanyahu, vendría a profundizar un poco más las tensiones dentro del propio Gobierno de unidad, formado en abril, después de varias tentativas y para evitar unas cuartas elecciones en menos de un año. El acuerdo fraccionó Azul y Blanco y provocó la salida de Lapid de la coalición opositora.

El acuerdo contempla que Gantz, líder del principal partido opositor Azul y Blanco, ocupe la cartera de Defensa y sea vice primer ministro durante los 18 meses en los que Netanyahu seguirá como primer ministro, momento en el que pasará a sustituirle al frente del Ejecutivo israelí.

El objetivo de la comisión es averiguar los episodios relacionados con la compra de submarinos y buques de guerra al conglomerado alemán Thyssenkrupp, en el llamado 'Caso 3000', o como se conoce comúnmente en Israel, caso de los submarinos, en el que varios allegados de Netanyahu estarían implicados, entre ellos su primo David Shimrón, o su antiguo jefe de Gabinete, David Sharán.

El 'Caso 3000' investiga la supuesta falsificación de contratos públicos para adquirir submarinos y naves de guerra de la compañía alemana entre 2009 y 2017. Si bien todavía no existen pruebas que relacionen a Netanyahu con la trama, sus allegados se habrían embolsado sobornos a cambio de gestionar una operación valorada en 1.900 millones de euros.

DISPUTAS EN EL PARLAMENTO

Este caso ya provocó una amarga disputa el 21 de octubre, cuando el Parlamento israelí anuló una moción aprobada inmediatamente antes para investigar la compra de submarinos, lo que provocó denuncias airadas desde la bancada opositora.

El presidente del Parlamento, Yariv Levin, anuló la moción poco después de que fuera aprobada de forma inesperada con 25 votos a favor y 23 en contra, argumentando que el líder de la oposición parlamentaria, Miki Zohar, había pedido un voto a viva voz, en lugar del electrónico que se llevó a cabo.

Asimismo, ha señalado que algunos parlamentarios, incluido él mismo, no oyeron el anuncio del vicepresidente de la Knesset, Mansur Abbas, sobre el inicio de la votación. Tanto Levin como Abbas defendieron posteriormente su actuación. La repetición de la votación se saldó con un rechazo a la creación del panel parlamentario de investigaciones, sin votos a favor por la ausencia de opositores.

Asimismo, Netanyahu está siendo juzgado en estos momentos por otros tres casos de presunta corrupción, en lo que él ha descrito como "un intento de golpe de Estado". "Os garantizo a todos que con vuestra ayuda, con ayuda de Dios, seguiré luchando. No les permitiré que nos derriben", dijo durante la apertura del proceso en mayo.

El más grave de los casos que pesan contra Netanyahu es el caso 4000, en el que hará frente a cargos por sobornos, fraude y violación de la confianza por impulsar regulaciones que beneficiaron al accionista mayoritario del grupo Bezeq, Shaul Elovitch, a cambio de una cobertura favorable del portal Walla.

En el caso 1000, el primer ministro será imputado por fraude y violación de la confianza por recibir regalos ilícitos valorados en 700.000 shekels (cerca de 183.000 euros) a cambio de favores.

Por otra parte, en el caso 2000 ha sido imputado por fraude y violación de confianza por acordar con 'Yedioth Ahronoth' debilitar al diario de la competencia 'Israel Hayom' --favorable a Netanyahu-- a cambio de una cobertura más favorable al primer ministro en el primer medio.