Publicado 05/05/2021 01:25CET

AMP.- Israel.- Netanyahu no logra formar gobierno en Israel y acerca el fin de un mandato de doce años del Likud

El presidente israelí encargará ahora a otro candidato la formación de Gobierno

MADRID, 5 May. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, no ha logrado finalmente formar gobierno antes del plazo marcado para la medianoche de este martes, pese a sus últimos y desesperados intentos, por lo que está cada vez más cerca el final de un mandato de doce años del Likud al frente de país.

Netanyahu, el primer ministro más longevo que ha tenido Israel, ha responsabilizado al líder de Yamina, Naftali Bennett, de no haber logrado "formar un gobierno con la derecha", por lo que ha puesto nuevamente la formación de un gobierno en manos del presidente, Reuven Rivlin.

"Debido a la negativa de Bennett a comprometerse con un gobierno de derecha, una medida que definitivamente habría llevado al establecimiento de un gobierno con la incorporación de diputados adicionales, el primer ministro Benjamin Netanyahu devolvió el mandato al presidente", ha informado el Likud en un comunicado poco antes de que venciera el plazo.

En las últimas horas Netanyahu ha ofrecido, en un intento desesperado, a la ultraderecha de Yamina estar al frente del Gobierno durante un año, además de lanzar un proyecto de ley para celebrar elecciones directas y permitirle seguir en el cargo pese a no contar con mayoría en la Knesset, el Parlamento israelí.

También en sus últimas horas de plazo para alcanzar un acuerdo de gobierno, Netanyahu ha tratado de acelerar una serie de leyes que podrían tener la intención de distanciar y evidenciar las diferencias ideológicas de Yair Lapid, del partido Yesh Atid, y Bennett, que estarían en conversaciones para un nuevo gobierno.

Además, su partido ha tratado de acelerar la legislación que permitiría una elección directa de primer ministro, sin más elecciones parlamentarias, que le podría permitir retener el cargo, aunque el proyecto de ley, de momento, no contaría con una mayoría que le permitiera prosperar.

Se espera que ahora Rivlin proponga al bloque opositor, liderado por Yair Lapid del partido Yesh Atid, la formación de un gobierno y evitar así disolver el Parlamento y convocar unas nuevas elecciones, que serían las quintas en poco más de dos años.

Según informa la prensa israelí, Lapid y Bennett habrían estado manteniendo negociaciones para alcanzar un acuerdo, en el que el líder de Yamina sería primer ministro en la primera parte de la legislatura para después ceder el cargo a Lapid.

Además, Lapid ha pasado las últimas semanas atrayendo el apoyo del llamado "bloque de cambio", que consiste en Yesh Atid --17 escaños--, Azul y Blanco --8--, Yisrael Beitenu --7--, Labor --7--, New Hope --6-- y Meretz --6--, mientras que también ha mantenido conversaciones con formaciones adicionales, incluidas Yamina --7--, Lista Árabe Unida (Ra'am) --4-- y la Lista Conjunta --6--.

De hecho, Gantz, hasta ahora aliado de Netanyahu en el Gobierno, ha mostrado públicamente su apoyo a Lapid a través de su cuenta de Twitter y ha cargado contra el primer ministro.

"El pueblo israelí ha recibido un golpe tras otro: una pandemia, desempleo, política desagradable, pérdida de la fe en el liderazgo y una profunda polarización. La línea roja está detrás de nosotros. Podemos resolverlo todo en cuestión de horas. (...) Netanyahu, le hago un llamado: si Israel es importante para usted, detenga las intrigas", ha escrito.

Según ha confirmado el propio Rivlin a través de su perfil en la misma red social, este miércoles por la mañana comenzará a contactar con las otras formaciones políticas, por lo que el candidato tendría hasta el 2 de junio para tratar de reunir los apoyos necesarios.

El presidente, además de encargar la formación de gobierno a otro partido, también puede enviar el mandato a la Knesset, que dispondría de 21 días para encontrar a un candidato respaldado por 61 o más de los 120 diputados que conforman la cámara, recuerda 'The Times of Israel'.

CASI LA MITAD DE ISRAELÍS APROBARÍAN ESTA COALICIÓN

Abierto de nuevo el tablero de juego político, una encuesta del Canal 13 del país ha revelado que casi la mitad de los ciudadanos aprobarían un Gobierno de unidad liderado conjuntamente por Bennett y Lapid, en concreto, un 43 por ciento.

No obstante el apoyo al gobierno de unidad no sería proporcionado entre los seguidores de ambas formaciones, ya que de los votantes de Yamina solo un 24 por ciento apoya la unión con Lapid, frente a más de la mitad que defienden una coalición con Netanyahu.

La encuesta también señala que, de avanzar la propuesta de Netanyahu sobre una elección directa para primer ministro, este conseguiría el 41 por ciento de los sufragios, frente al 36 por ciento de Lapid, mientras que si hoy se celebraran nuevas elecciones, el Likud seguiría siendo el partido más votado, pero reduciría la cantidad de diputados de 30 a 28. Por su parte, Yamina experimentaría una fuerte subida, pasando de siete a 11 escaños.

Contador