Publicado 05/01/2022 07:57CET

AMP.- Kazajistán.- El presidente de Kazajistán acepta la dimisión del Gobierno tras las protestas por el precio del gas

Archivo - El presidente de Kazajistán, Kassim-Jomart Tokayev
Archivo - El presidente de Kazajistán, Kassim-Jomart Tokayev - Sven Hoppe/dpa - Archivo

Tokayev decreta el estado de emergencia en Almaty por las protestas contra el Gobierno e implanta el toque de queda hasta el 19 de enero

El presidente aprueba una regulación estatal del precio del gas licuado por un periodo de 180 días

MADRID, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Kazajistán, Kasim Jomart Tokayev, ha aceptado este miércoles la renuncia del Gobierno del país y ha asignado al vice primer ministro, Aliján Smailov, como primer ministro en funciones.

De este modo, el presidente kazajo ha aceptado la dimisión del hasta ahora primer ministro, Askar Mamin, si bien el resto del Gabinete seguirá ejerciendo sus funciones hasta la confección de un nuevo equipo de Gobierno.

Tokayev se ha basado en el artículo 70 de la Constitución del país para tomar esta decisión y ha anunciado que este decreto va a entrar en vigor a partir de la fecha de su firma.

Kazajistán ha sido escenario en los últimos días de una serie de protestas por el aumento del gas licuado que, a partir del 1 de enero, ha pasado a estar sujeto a la oferta y demanda, según apuntó previamente el Ministerio de Energía.

Las primeras concentraciones se han llevado a cabo en Manguistau, en el oeste del país, si bien en las últimas horas estas manifestaciones se han extendido a las regiones vecinas de Atirau y de Kazajistán occidental.

ESTADO DE EMERGENCIA

Debido a la creciente escalada de tensiones, el presidente Tokayev ha firmado este martes --antes de aceptar la dimisión del Gobierno-- un decreto para instaurar el estado de emergencia en la región de Almaty.

Así pues, la Presidencia kazaja ha emitido un comunicado en el que apunta a que esta decisión está orientada a "garantizar la seguridad pública, restablecer el orden público y proteger los derechos y libertades de los ciudadanos".

El decreto de estado de emergencia Almaty estará vigente desde este miércoles hasta la medianoche del 19 de enero y contempla el toque de queda desde las 23.00 hasta las 7.00 horas, así como el fortalecimiento de la "protección del orden público" y las instalaciones estatales.

También se aplicarán restricciones a la libertad de circulación, incluidos los vehículos, en la región de Almaty, permitiendo a las autoridades denegar la entrada o salida del territorio o incluso la inspección personal o de vehículos.

El Ejecutivo también ha prohibido la "organización y realización de reuniones pacíficas, entretenimiento, deportes y otros eventos masivos", así como la celebración de "huelgas y otros métodos de suspensión o terminación de las actividades de las personas jurídicas".

Este martes la Policía del país ha detenido a decenas de manifestantes durante una protesta registrada en la capital, Nursultán. Según un comunicado del organismo policial, la protesta habría tenido lugar sin autorización previa y ha provocado concentraciones en las principales plazas del país.

El Ministerio de Interior ha detallado en un comunicado que más de 200 personas han sido detenidas por "violar el orden público". Por el momento, se han abierto 13 investigaciones por actos de violencia contra las autoridades y asalto a edificios oficiales.

REGULACIÓN DE LOS PRECIOS

Tras las protestas sociales y la renuncia del Gobierno kazajo, el presidente del país ha celebrado una reunión sobre el panorama socioeconómico donde ha establecido una serie de medidas para estabilizar la situación.

Así, Tokayev ha introducido una regulación estatal de precios por un periodo de 180 días "no solo del gas licuado, sino también de la gasolina y el diesel", según ha detallado la Presidencia de Kazajistán en un comunicado.

Además, el mandatario ha ordenado una regulación estatal de los precios de los alimentos básicos para la población, así como "una moratoria al aumento de las tarifas comunales" durante un periodo que también se extenderá por seis meses.

Tokayev ha apuntado a la puesta en marcha de una ley sobre las personas en quiebra, otra dirigida al subsidio de alquileres para los grupos sociales más vulnerables y, por último, un fondo, financiado con recursos públicos, para hacer frente a los problemas de salud y de los menores.

Contador