Publicado 22/12/2021 11:44CET

AMP.- Libia.- Un comité del Parlamento de Libia dice que es "imposible" celebrar este viernes las presidenciales

Archivo - Bandera de Libia
Archivo - Bandera de Libia - PPI / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

La comisión electoral propone el 24 de enero como fecha para la primera vuelta de las elecciones

MADRID, 22 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un comité del Parlamento de Libia ha afirmado este miércoles que es "imposible" celebrar este viernes las elecciones presidenciales, fecha en la que estaban previstas según el acuerdo político para intentar solucionar el conflicto, tras semanas de temores sobre un posible aplazamiento que aún no ha sido anunciado de forma oficial.

El presidente del comité encargado de supervisar los preparativos para los comicios, Hadi al Saghir, ha indicado que la situación técnica, judicial y de seguridad hace "imposible" que la votación tenga lugar el 24 de diciembre, según una misiva enviada a la Cámara de Representantes.

"Tras revisar los informes técnicos, judiciales y de seguridad, informamos que es imposible celebrar las elecciones a tiempo", ha señalado en su carta, recogida por la cadena de televisión libia Al Ahrar, en la que ha destacado las "dificultades" a las que han hecho frente las autoridades a la hora de aplicar la legislación electoral.

Al Saghir ha pedido además al que fuera presidente de la Cámara de Representantes hasta que presentó su candidatura a la Presidencia, Aguila Salé, que "retome sus trabajos" para lograr "hacer avanzar el proceso político y redibujar una 'hoja de ruta'" una vez se confirme el aplazamiento de la votación.

Minutos después, la comisión electoral ha publicado un comunicado en su página web en el que ha abogado por aplazar la votación hasta el 24 de enero argumentando que la actual legislación estipula que debe anunciarse una nueva fecha en un plazo de 30 días.

"La comisión propone, tras coordinación con la Cámara de Representantes, que la votación para la primera ronda (de las presidenciales) sea aplazada al 24 de enero de 2022 (...), siempre y cuando la Cámara de Representantes adopte las medidas necesarias para retirar el caso de fuerza mayor para completar el proceso electoral", ha dicho.

En este sentido, ha subrayado que "la comisión ha asumido la tarea de materializar la voluntad popular en unas elecciones libres y justas que lleven a un traspaso pacífico de poder que derive en un estado de estabilidad como paso para la construcción de las instituciones estatales y las leyes que los libios buscan".

El organismo ha reconocido además "dificultades técnicas y legales" desde que recibió su mandato, si bien ha ensalzado que "ha conseguido mucho" y "está al borde de un logro histórico que ilumine todo el país". Por contra, ha lamentado que el proceso de apelaciones a la eliminación de candidaturas ha supuesto "un peligroso punto de inflexión".

La comisión ha destacado que este proceso "ha supuesto detener los esfuerzos de todos para lograr este éxito histórico" debido a lo "inadecuado" de la legislación electoral en lo relativo al papel del aparato judicial "en las apelaciones y disputas electorales", lo que "ha afectado negativamente el derecho de la comisión a la hora de defender sus decisiones y ha creado incertidumbre sobre sus decisiones".

La principal polémica giró en torno a la eliminación de las candidaturas del general Jalifa Haftar, alineado con las autoridades asentadas en el este del país, y Saif al Islam, hijo del exlíder libio Muamar Gadafi, capturado y ejecutado en octubre de 2011 durante el levantamiento contra su régimen.

A pesar de que la comisión electoral descartó sus candidaturas, los tribunales del país revocaron esta decisión, allanando su camino hacia las elecciones. En el caso de Saif al Islam, la decisión llegó en medio de amenazas armadas por parte de personas vinculadas a Haftar contra el tribunal que sopesaba el recurso interpuesto.

Por todo ello, la comisión electoral ha hecho hincapié en que está a la espera de las decisiones judiciales para publicar las listas definitivas de candidatos para las parlamentarias de febrero, tras lo que se abrirá un nuevo proceso de apelaciones, sin que esté claro si el impacto derivará igualmente en un aplazamiento.

"Nos gustaría recalcar que no hemos abandonado nuestras responsabilidades y hemos logrado lo que debíamos de una forma que no deja duda sobre nuestra imparcialidad e independencia", ha dicho el organismo, que ha achacado estas acusaciones a personas que buscan defender "agendas absurdas", antes de pedir a la Cámara de Representantes que actúe para sacar adelante las elecciones y "lograr las esperanzas y aspiraciones del pueblo por un futuro mejor lleno de paz, desarrollo y prosperidad".

SIGNOS DE UN APLAZAMIENTO

La misiva de Al Saghir y el comunicado de la comisión electoral han sido publicados un día después de el presidente que la propia comisión electoral, Imad al Sayé, disolviera todos los comités en sus oficinas, tras lo que resaltó que, en caso de que haya un aplazamiento, no será la comisión la encargada de realizar el anuncio.

Durante las últimas semanas han surgido voces favorables a un aplazamiento de las elecciones presidenciales debido a los obstáculos en el proceso, incluido el aplazamiento de la publicación de las listas definitivas de candidatos a las presidenciales y las parlamentarias de febrero de 2022 --que aún no han visto la luz-- debido al gran número de recursos judiciales presentados a la eliminación de candidaturas.

El proceso estuvo igualmente marcado por las diferencias en torno a la legislación electoral aprobada de forma unilateral por la Cámara de Representantes, con sede en Tobruk (este), después de que el organismo aprobara en septiembre una moción de censura contra el primer ministro de unidad, Abdul Hamid Dbeibé.

Por su parte, el Gobierno de unidad de Libia aseguró el 13 de diciembre que entregará el poder tras las elecciones presidenciales y apostó porque la votación tenga lugar en la fecha prevista, si bien la falta de comicios abre la puerta a un vacío de poder y un aumento de la inestabilidad en el país africano.

En este contexto, el viceportavoz de la Secretaría General de Naciones Unidas, Farhan Haq, expresó el martes su preocupación ante la situación de seguridad en Libia y e instó a que "cualquier desacuerdo" sobre asuntos políticos o militares sea resuelta a través del "diálogo".

Así, apuntó a la movilización de "fuerzas afiliadas a diferentes grupos" en la capital, Trípoli, y alertó de qu esta situación "crea tensiones" y "aumenta el riesgo de enfrentamientos que podrían convertirse en conflictos". "Los acontecimientos en Trípoli no son un buen augurio para los esfuerzos en marcha para mantener la estabilidad y establecer condiciones políticas y de seguridad propicias para la celebración de elecciones pacíficas, creíbles, inclusivas, libres y justas", zanjó.

Libia cuenta desde marzo con un Gobierno de unidad tras un proceso de conversaciones para unificar las administraciones enfrentadas, después de que las autoridades asentadas en Trípoli, reconocidas internacionalmente, repelieran el año pasado la ofensiva lanzada en 2019 por el general Jalifa Haftar contra la capital del país.

El nuevo Ejecutivo, encabezado por Dbebibé, tiene entre sus principales objetivos la organización de las elecciones legislativas y presidenciales, con las que se espera dar carpetazo a la crisis institucional abierta en 2014 y a la inestabilidad que sufre desde la captura y ejecución en octubre de 2011 del entonces líder libio, Muamar Gadafi.

Contador