Publicado 23/11/2020 21:34CET

AMP.-Libia.- Francia, Alemania, Italia y Reino Unido plantean "medidas" contra quienes obstruyan la reconciliación libia

09 November 2020, Tunisia, Tunis: Libyan participants attend the UN-brokered Libyan Political Dialogue Forum. Photo: Khaled Nasraoui/dpa
09 November 2020, Tunisia, Tunis: Libyan participants attend the UN-brokered Libyan Political Dialogue Forum. Photo: Khaled Nasraoui/dpa - Khaled Nasraoui/dpa

MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los gobiernos de Francia, Alemania, Italia y Reino Unido han aplaudido los resultados de la última ronda de contactos entre las partes enfrentadas en Libia y confían en futuros avances, principalmente para conformar un nuevo gobierno de unidad, pero han advertido de que tomarán "medidas" contra quienes "obstruyan" el proceso.

El Foro de Diálogo Político Libio (LPDF), en el que participan decenas de representantes libios elegidos de "todos los segmentos políticos y la sociedad civil", incluidos miembros de las autoridades enfrentadas, sentó entre el 7 y el 15 de noviembre las bases para avanzar hacia un gobierno de unidad nacional que pueda dirigir el país hasta las próximas elecciones, previstas para el 24 de diciembre de 2021.

"Es un paso importante para restaurar la soberanía de Libia y la legitimidad democrática de sus instituciones", según París, Berlín, Londres y Roma, que han abogado en un comunicado conjunto por que los nuevos contactos, que arrancan este lunes de forma telemática, sirvan para determinar la composición exacta de las nuevas instituciones, dentro de las cuales figura un nuevo Consejo Presidencial.

En este sentido, esperan que pueda haber "consenso sobre un nuevo marco de gobierno unido", primer paso para una transición que se resiste en el país norteafricano desde hace casi una década. Lograr el consenso, han apuntado los gobiernos europeos, "enviaría una fuerte señal de unidad y de que los libios son dueños del futuro político".

"Más que nunca, hoy estamos del lado de la inmensa mayoría de los libios que rechazan el 'statu quo', toda opción militar o violenta para resolver la crisis y el terrorismo", han afirmado.

"Compartimos su oposición a toda injerencia extranjera y respaldamos su disposición a unirse en un diálogo pacífico y patriótico", han añadido los cuatro gobiernos firmantes de esta nota, en la que también se llama a la aplicación plena del alto el fuego pactado el 23 de octubre.

Francia, Alemania, Italia y Reino Unido han aplaudido la labor de mediación de Naciones Unidas, personalizada en la enviada especial Stephanie Williams, y han confiado en la organización internacional para que participe en un mecanismo sobre el "uso transparente" de los ingresos procedentes del petróleo, de tal forma que la población local pueda beneficiarse de una de las industrias clave para el desarrollo económico del país.

Las "medidas" que plantean los cuatro países europeos si no se dan los avances necesarios, también podrían ir dirigidas contra quienes desvíen fondos públicos o cometan violaciones de los Derechos Humanos, según el comunicado conjunto difundido este lunes.

NUEVOS CONTACTOS EN EL LPDF

Durante la jornada de este lunes han sido retomados por videoconferencia los contactos en el seno del LPDF, una sesión que ha estado encabezada por Williams y que llega al hilo de los progresos obtenidos durante las reuniones celebradas recientemente en Túnez.

La Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) ha detallado en un comunicado que en el centro de las reuniones están los intentos por pactar los criterios de selección de las próximas autoridades ejecutivas de transición, encargadas de gestionar el periodo previo a la celebración de las próximas elecciones.

Williams, que ha aplaudido los progresos durante los contactos en Túnez, ha resaltado que los trabajos del LPDF "han supuesto pasos significativos hacia adelante que han aumentado la esperanza y las expectativas del pueblo libio de cara a la celebración de las elecciones".

"Hay mucho trabajo por hacer aún para aliviar el sufrimiento de los libios", ha señalado, en sus declaraciones a los participantes, al tiempo que ha expresado el rechazo de la UNSMIL a las amenazas contra ellos y ha recalcado que están investigando las denuncias sobre intentos de soborno.

Por otra parte, la UNSMIL ha confirmado que la próxima reunión, también por videoconferencia, tendrá lugar el miércoles con el objetivo de dar a los participantes en el LPDF tiempo para estudiar las opciones que han sido presentadas durante la jornada para los citados criterios de selección.

Williams aseguró el 15 de noviembre tras el fin de los contactos en Túnez que "los integrantes del 'statu quo' han sido avisados de que la clara mayoría de los participantes en este diálogo han señalado que están a favor del cambio" y resaltó que "habrá que hacer concesiones".

"La mentalidad del juego de suma cero y de que el ganador se queda con todo no va a funcionar", argumentó, antes de mostrar su confianza en que "se será capaz de completar y trabajo encargado y mantener el compromiso para que las elecciones se celebren en diciembre de 2021".

Por otra parte, incidió en que entre las conclusiones del LPDF figuran la necesidad de separar el Consejo Presidencial del Gobierno de unidad y señaló que "el Gobierno va a tener responsabilidades definidas, principalmente dar servicios a la población libia, que está sufriendo".

"Las cosas tienen que cambiar, tiene que haber una competencia más tecnócrata en el Gobierno. Las personas que lleguen tienen que entender que estarán ahí un periodo corto de tiempo", manifestó, al tiempo que reconoció que entre los asuntos pendientes figura la decisión sobre si las personas que han ocupado cargos políticos, militares o en milicias desde 2014 --fecha de la ruptura institucional-- deben ser parte de las autoridades interinas.

"Muchos libios han expresado dudas sobre esta clase política", arguyó, antes de detallar que "cerca del 61 por ciento (de los participantes en el LPDF) está de acuerdo en que estas personas no deben ser parte en este periodo interino, si bien sí podrán presentarse a las elecciones". Así, destacó que, si bien no se ha llegado al 75 por ciento necesario para aprobar este tipo de decisiones, este porcentaje "envía la señal correcta" a los "dinosaurios" del 'statu quo'.

ATAQUE CONTRA LA SEDE DE LA COMPAÑÍA PETROLERA ESTATAL

En otro orden de cosas, durante la jornada ha sido atacada la sede de la empresa petrolera estatal libia, la Corporación Nacional del Petróleo (NOC), en la capital del país, Trípoli, sin que por ahora se sepa quién ha estado detrás del suceso, según ha informado la propia compañía a través de un comunicado.

Un grupo de personas armadas ha intentado irrumpir en las instalaciones, si bien no lo han logrado tras la intervención de los servicios de seguridad, que han recibido refuerzos de otras unidades de la Guardia de Instalaciones de Petróleo (GIP), tal y como ha detallado en el documento, publicado en su página web.

"Afortunadamente, estas bandas ilegales y canallas han sido expulsadas sin muchas pérdidas materiales o humanas", ha manifestado, antes de denunciar amenazas contra un alto cargo de la NOC que "podrían estar relacionadas con este incidente". "La oficina del fiscal general ha sido informada para investigar las circunstancias de este ataque fallido", ha afirmado.

Asimismo, ha expresado su agradecimiento a la GIP afiliada a los ministerios de Defensa e Interior por "su trabajo profesional y heroico para proteger a la NOC y sus empleados de este acto criminal", al tiempo que ha denunciado las actividades de "bandas armadas y milicias que intentan desestabilizar la paz y la seguridad en la capital".

Libia vive sumida en el caos desde la caída del régimen de Gadafi en 2011. El conflicto actual enfrenta al Gobierno reconocido internacionalmente, con sede en Trípoli, con el establecido en la ciudad de Tobruk, en el este, y sustentado por el general Haftar.

La duplicidad institucional en Libia se retrotrae a las elecciones parlamentarias de 2014, que dividieron las administraciones, sin que las asentadas en el este --anteriormente reconocidas por la comunidad internacional-- y el Gobierno de unidad, surgido de un acuerdo en 2015, consiguieran pactar su unificación desde entonces.