Publicado 10/04/2020 20:41:42 +02:00CET

AMP.- Libia.- El Gobierno de unidad denuncia un nuevo ataque de las fuerzas de Haftar contra un hospital en Trípoli

AMP.- Libia.- El Gobierno de unidad denuncia un nuevo ataque de las fuerzas de H
AMP.- Libia.- El Gobierno de unidad denuncia un nuevo ataque de las fuerzas de H - Angelos Tzortzinis/dpa - Archivo

La ONU denuncia el corte del suministro de agua a la capital y sus alrededores

MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de unidad de Libia ha acusado a las fuerzas de Jalifa Haftar, leal a las autoridades asentadas en el este del país, de atacar por tercera vez en los últimos siete días un hospital ubicado en la capital, Trípoli.

La 'Operación Volcán de Ira', lanzada en respuesta a la ofensiva de Haftar contra la ciudad en abril de 2019, ha detallado que el hospital de Al Jadra fue atacado el jueves con cohetes Grad, dejando un herido.

Así, ha señalado que el herido es un médico que fue alcanzado por la metralla en una sala de operaciones del centro médico, según ha informado el diario 'The Libya Observer'.

El Gobierno de unidad ha resaltado que los anteriores ataques ya habían causado daños en las instalaciones, incluido el generador, provocando que la mayoría de los pacientes, incluidos algunos diagnosticados con coronavirus, fueran trasladados a otros centros de la ciudad.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, condenó el miércoles los "intensos ataques con artillería" contra el Hospital de Al Jadra durante ese día y el anterior, tal y como dijo su portavoz, Stéphane Dujarric.

"Condena los continuados ataques contra personal médico, hospitales e instalaciones médicas, particularmente en un un momento en el que son fundamentales para evitar la propagación de la pandemia de Covid-19", señaló.

En este sentido, Guterres recordó a las partes en conflicto que "el personal médico, los hospitales y las instalaciones médicas están protegidos por el Derecho Humanitario y que los ataques contra ellos pueden constituir crímenes de guerra".

El secretario general de la ONU reiteró además su llamamiento a un alto el fuego global y a una "pausa humanitaria" en Libia "para salvar vidas y permitir a las autoridades libias y sus socios dedicar todas sus energías a detener la propagación del coronavirus.

CORTES DE AGUA

Los ataques contra el hospital se suman a la denuncia formulada por el gobierno de unidad contra las fuerzas de Haftar por cortar el suministro de agua a la capital en medio de la pandemia.

El coordinador humanitario de la ONU para Libia, Yacub el Hillo, ha denunciado que "más de dos millones de personas, incluidos 600.000 niños" están sufriendo a causa de estos cortes de agua, que se suceden desde hace una semana.

Así, ha señalado que el suministro ha sido cortado por "un grupo del área de Shuerif como táctica de presión para garantizar la liberación de familiares", sin que se haya logrado resolver la disputa por el momento.

"El agua nunca debería ser usada como una carta de presión ni como un arma de guerra. Es particularmente condenable cortar de forma deliberadamente el suministro de agua a cualquier persona en Libia", ha sostenido.

En este sentido, El Hillo ha destacado además que esta situación "coincide con un grave corte eléctrico en la región occidental, provocado por otra disputa individual".

"En un momento en el que Libia lucha contra la amenaza de la pandemia del coronavirus, el acceso al agua y la electricidad es, más que nunca, vital, y estos actos individuales para castigar colectivamente a millones de personas son aberrantes y deben concluir inmediatamente", ha remachado.

Los combates han continuado en los últimos días a pesar de que ambas partes se mostraron a mediados de marzo favorables a un alto el fuego humanitario para intentar contener la pandemia de coronavirus.

El conflicto en Libia se recrudeció en abril de 2019, cuando las fuerzas lideradas por Haftar lanzaron una ofensiva para hacerse con Trípoli, sede del gobierno de unidad.

Además, Haftar anunció a mediados de diciembre el inicio de la "batalla final" y la "hora cero" por Trípoli y ordenó a sus fuerzas avanzar hacia la ciudad. En este contexto, sus fuerzas tomaron por sorpresa a principios de enero la ciudad de Sirte, en un duro golpe al gobierno de unidad.