Publicado 08/05/2020 22:14:14 +02:00CET

AMP.- Libia.- La UE y la ONU condenan firmemente los ataques "indiscriminados" de las fuerzas de Haftar en Tripoli

BRUSELAS, 8 May. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea y Naciones Unidas han condenado este viernes "en los términos más firmes" los ataques "indiscriminados" contra la capital de Libia, Trípoli, lanzados esta pasada madrugada por las fuerzas opositoras que lidera Jalifa Haftar.

"Subrayamos que cualquier acción indiscriminada contra civiles e infraestructuras civiles es inaceptable y va contra el respeto a la vida humana y el Derecho Internacional", ha señalado la comunicación del Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, en nombre de los Veintisiete.

La declaración ha denunciado que el ataque, que se habría saldado con cinco víctimas mortales "inocentes", golpeó barrios residenciales de Tripoli, cerca de la residencia del embajador italiano en Libia.

Así, el jefe de la diplomacia europea ha expresado su solidaridad con Italia y ha ofrecido las condolencias de la UE a las familias de las víctimas, así como ha deseado una pronta recuperación a los heridos.

Por su parte, la Misión de Apoyo de Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) ha "condenado firmemente el incremento de los ataques contra zonas civiles pobladas de Trípoli" y ha agregado que "seguirá documentando las violaciones para compartirlas, cuando sea relevante, con el panel de expertos y el Tribunal Penal Internacional (TPI)".

En este sentido, ha lamentado que uno de los últimos ataques, que dejó dos civiles muertos, fue ejecutado cerca de la Embajada turca y la residencia del embajador de Italia en el país, al tiempo que ha expresado su "profunda alarma" por el hecho de que este aumento de los ataques tiene lugar durante el mes de Ramadán y en el marco de la pandemia de coronavirus.

"Estas acciones despreciables son un desafío directo a los llamamientos de algunos líderes libios a un fin de los prolongados combates y el reinicio del diálogo político", ha señalado.

El Gobierno de unidad y el presidente de la Cámara de Representantes, Agila Salé, han abogado por esta vía en las últimas semanas, si bien Haftar dio días después un golpe en el este del país y apartó a las autoridades civiles, encarnadas en la citada Cámara.

La UNSMIL ha incidido en que estos ataques "muestran un desprecio flagrante por el Derecho Humanitario y podrían equivaler a crímenes de guerra", por lo que ha pedido a todas las partes que "respeten sus obligaciones", incluido el cumplimiento de los principios de distinción y proporcionalidad, así como tomar precauciones para evitar víctimas civiles.

Los combates en la capital, asediada desde hace meses por Haftar y sus fuerzas, asentadas en el este de Libia, se han recrudecido en las últimas semanas a pesar de los constantes llamamientos al alto el fuego dada la gravedad de la pandemia de coronavirus, y tras casi una década de caos después de la ejecución en 2011 de Muamar Gadafi.

OFENSIVA CONTRA LA BASE DE AL UATIYA

Por su parte, las tropas del Gobierno de unidad de Libia han intensificado este mismo viernes su ofensiva contra la base aérea de Al Uatiya, controlada por las fuerzas de Haftar, argumentando que "es fuente de ataques contra civiles y uno de los focos de milicias y terroristas mercenarios".

El Ejecutivo apoyado por la ONU, que ha rechazado el "golpe" de Haftar en el este del país, se ha negado ya a mantener conversaciones de paz con el mariscal de campo debido a que no estaba respetando los acuerdos alcanzados y a que se negaba a mantener un proceso serio.

Asimismo, rechazó el alto el fuego declarado por las fuerzas de Haftar tras el anuncio del Ramadán arguyendo que debía contar con garantías internacionales y denunció que, de hecho, las fuerzas del mariscal de campo habían continuado con sus ataques contra Trípoli.

El conflicto en Libia se recrudeció en abril de 2019, cuando las fuerzas lideradas por Haftar lanzaron una ofensiva para hacerse con Trípoli, sede del Gobierno de unidad, creado a raíz del Acuerdo Político y que cuenta en estos momentos con el apoyo de Naciones Unidas.

El inicio de las operaciones militares encabezadas por Haftar llegó tras varios años de intentos infructuosos de lograr una solución política a la fragmentación en diversas administraciones tras la captura y ejecución de Muamar Gadafi en octubre de 2011.

La duplicidad institucional se retrotrae a las elecciones parlamentarias de 2014, que dividieron las administraciones, sin que las asentadas en el este --anteriormente reconocidas por la comunidad internacional-- y el Gobierno de unidad, surgido de un acuerdo en 2015, consiguieran pactar su unificación desde entonces.

Contador