Publicado 02/10/2021 06:18CET

AMP.- México.- México pide a Israel la extradición de una antiguo alto cargo acusado de torturas en el caso Ayotzinapa

Archivo - Protesta por los 43 'normalistas' de Ayotzinapa desaparecidos en 2014
Archivo - Protesta por los 43 'normalistas' de Ayotzinapa desaparecidos en 2014 - BRETT GUNDLOCK - Archivo

Revelan conversaciones entre policías y personas implicadas en las que abordan la detención de los estudiantes

MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha informado este viernes de que ha enviado una solicitud al Gobierno de Israel solicitando la extradición de Tomás Zerón, antiguo director de la ya desaparecida Agencia de Investigación Criminal, por su implicación en torturas a testigos en el caso de Ayotzinapa.

"Nuestro país sufrió las agresiones históricas más graves a sus Derechos Humanos cuando en 2014 fueron desaparecidos 43 estudiantes normalistas en una acción brutal y despiadada en la que pactaron miembros del crimen organizado y autoridades", reza la misiva que López Obrador ha enviado al primer ministro israelí, Naftali Bennet.

La misiva, que ha sido leída por el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, señala que Zerón es "el funcionario que desde uno de los más alto niveles, operó este pacto criminal cometiendo entre otros delitos, el de tortura".

Zerón, quien desempeñó como alto funcionario durante la administración del expresidente Enrique Peña Nieto, "ha sido imputado por un juez a través de una orden de aprehensión que esta ratificada por la Interpol", ha leído Encinas.

Encinas ha participado junto a López Obrador en la comparecencia matutina que el presidente acostumbra a conceder cada mañana, en esta ocasión desde el estado de Morelos. "Queremos el apoyo del Gobierno de Israel porque se trata de una persona que llevó a cabo actos de tortura, de graves violaciones de Derechos Humanos y estamos seguros que actuarán de manera consecuente", ha dicho el mandatario.

En agosto de 2019, Zerón huyó a Israel desde Canadá y desde entonces las autoridades mexicanas han intentado lograr su extradición, no solo por un delito de torturas, sino también por manipulación de pruebas y de la escena del crimen en el que fueron hallados los restos de los estudiantes que fueron asesinados en septiembre de 2014 en el estado de Guerrero.

Según las autoridades mexicanas, Zerón es responsable de las torturas de algunos de los testigos de este caso, entre ellos el de un sicario de 'Guerreros Unidos', la organización narcotraficante implicada en estos crímenes, para que respaldará la versión oficial del gobierno de Peña Nieto conocida como 'verdad histórica'.

A su vez, Zerón, que siempre ha negado las acusaciones, está acusado de haber malversado 50 millones de dólares de erario público de los fondos destinados a la Agencia de Investigación Criminal que dirigía.

Los 43 alumnos de la Escuela Normal de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero, desaparecieron en la madrugada del 27 de septiembre de 2014 en el vecino municipio de Iguala durante una protesta contra las autoridades locales.

La primera versión oficial fue que fueron sorprendidos por la organización criminal Los Rojos, como parte de un ajuste de cuentas entre grupos rivales, y que los sicarios los mataron e incineraron y se deshicieron de sus restos en el basurero de Cocula, hechos refutados posteriormente por una nueva investigación.

PUBLICAN CONVERSACIONES DEL CASO

López Obrador había ordenado publicar comunicaciones e información relevante sobre el caso, por lo que este viernes la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia (COVAJ) ha publicado dos conversaciones, que le ha entregado el Ministerio de Defensa y en las que se revela cómo las autoridades de la Policía de Guerrero entregaron a los normalistas al jefe de Guerreros Unidos, Gilberto 'El Gil' López Astudillo.

Los documentos apuntan a conversaciones que tuvieron lugar entre el 14 de septiembre y el 4 de octubre de 2014 entre el que fuera subdirector de la Policía de Iguala Francisco Salgado Valladares y el exdirector de Seguridad Pública del municipio Felipe Flores Vázquez con 'El Gil' y otros dos individuos, Alejandro Palacios 'Cholo' y 'Ramón'.

En las conversaciones, una persona identificada por las autoridades como Ignacio informa a 'El Gil' de que ya tiene a varios "ayotzinapos" detenidos, a lo que el otro le pide que le "pase algunos" para "recogerlos de camino a Pueblo Viejo".

"Son 21 personas en el autobús que va a salir" responde Ignacio, según los documentos publicados, para agregar que tiene "otros 17 en la cueva", a lo que 'El Gil' pide que le entregue a "todos", mientras el primero propone decir que la Policía de Iguala no hizo ninguna detención.

Así, las conversaciones narran las órdenes de las autoridades municipales involucradas que avisan de cómo recibir a los normalistas, recoge el medio mexicano 'El Universal'.

En una segunda conversación participan un policía municipal de Tepecoacuilco y 'Cholo', que participó en los ataques, y en ella se aborda el hallazgo de las fosas clandestinas hechas por 'El Gil'.

Tras la difusión de las conversaciones, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez ha advertido de que supone un "riesgo" que se publique información sobre una investigación en curso debido a que "puede comprometer el éxito de la misma" y "abre líneas de investigación, incluso sobre perpetradores y paradero, que aún deben agotarse".

"Como integrantes de la COVAJ no participamos en la decisión de publicar así los documentos", ha indicado el centro, que ha señalado la "opacidad castrense" y no ha descartado que la comisión tenga "más información en su poder".

"Ante la posibilidad de que se trate de intervenciones ilegales de comunicación llevadas a cabo por el Ejército, se debe aclarar cabalmente el origen de las mismas", ha reclamado, al tiempo que ha condenado que con esta difusión se confirma que el Ejército mexicano ocultó información sobre el caso.

Contador