Publicado 15/12/2020 15:16CET

AMP.- Níger.- El Gobierno de Níger confirma 28 muertos y 100 heridos en el ataque de Boko Haram en el sureste

Familia de refugiados nigerianos en Diffa
Familia de refugiados nigerianos en Diffa - ACNUR/IBRAHIM ABDOU - Archivo

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un total de 28 personas murieron en el ataque cometido durante el fin de semana por el grupo terrorista Boko Haram en Toumour, en el sureste de Níger, según el último balance ofrecido por el Gobierno nigerino, que ha decretado tres días de luto oficial en el país y ha abierto una investigación.

Según el comunicado del Gobierno hecho público a última hora del lunes, el ataque ocurrido en la noche del sábado al domingo se saldó con diez civiles muertos a tiros, otros 14 que murieron en incendios y otros cuatro que murieron ahogados. Además, un centenar de personas más resultaron heridas.

El Ejecutivo ha destacado que el dispositivo de seguridad y sanidad "ha sido reforzado" en la zona y ha agregado tanto el Gobierno como el presidente, Mahamadou Issoufou, "trasladan sus condolencias más profundas a las familias de las víctimas".

Por su parte, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), además de condenar el ataque, ha expresado su preocupación por los alrededor de 30.000 desplazados internos y refugiados que viven en Toumour, una localidad situada a unos 75 kilómetros de Diffa, la capital de la región del mismo nombre.

Según ha indicado su portavoz, Babar Baloch, "tras el ataque, la mayoría de la población huyó al bosque y algunas personas solo volvieron con la luz del día". Los atacantes destruyeron dos terceras partes de las viviendas de Toumour, así como su mercado y mataron a más de un millar de cabezas de ganado.

Los equipos de ACNUR en el terreno constataron este lunes desplazamientos de población entre Toumour --que albergaba a unos 20.000 refugiados nigerianos, 8.300 desplazados internos y 3.600 retornados-- y Diffa, donde hay ya unos 46.000 desplazados internos y refugiados.

Ante estas circunstancias, según Baloch, ACNUR y sus socios ya están trabajando para ofrecer cobijo, alimentos, agua y apoyo sanitario a las comunidades afectadas pero "las recientes inundaciones dificultan a los trabajadores humanitarios el acceso a Toumour".

A las condenas se ha sumado el secretario general de la ONU, António Guterres, quien ha criticado "este ataque bárbaro" y ha expresado sus "profundas condolencias" a las familias de las víctimas, así como a la población y al Gobierno de Níger.

Así, ha destacado que el ataque "alteró la celebración pacífica de las elecciones municipales en la región de Diffa" y ha mostrado el "compromiso" de la ONU a "apoyar los esfuerzos nacionales para consolidar la gobernanza democrática, promover la cohesión social y lograr el desarrollo sostenible".

Los comicios se celebraron el domingo en un ambiente de calma general y el vicepresidente de la comisión electoral, Amada Alafoua, ha resaltado que el 98 por ciento de los colegios electorales pudieron abrir sus puertas, según ha recogido el portal nigerino de noticias ActuNiger.

El propio Issoufou felicitó a los partidos políticos por "una campaña electoral tranquila" y pidió "mantener esta buena conducta" de cara a las legislativas y las presidenciales, al tiempo que pidió a la comisión electoral que "garantice la transparencia y sinceridad de todas las votaciones".

La región de Diffa es una de la afectadas por las acciones de los grupos yihadistas que operan en la cuenca del lago Chad. Solo en los primeros nueve meses del año, según el portavoz, se produjeron más de 450 actos de asesinato, secuestro, violencia sexual y de género y otros incidentes graves.

Boko Haram reivindicó el lunes en un vídeo el ataque. En la grabación, de apenas dos minutos, un comandante enmascarado advirtió de que el grupo intensificará sus acciones de cara a la Navidad. "Todos los cristianos en el mundo, especialmente ahora que la Navidad se acerca, deberíais saber que nunca dejaremos de mataros", aseguró.

La región de Diffa, bañada por el lago Chad, es escenario de ataques con relativa frecuencia por parte de Boko Haram y de su escisión, Estado Islámico en África Occidental (ISWA). El país también se enfrenta a la amenaza terrorista en el oeste de la mano de las filiales de Al Qaeda y Estado Islámico en el Sahel.