Publicado 24/03/2021 11:16CET

AMP.-Níger.-La ONU pide a los países del Sahel "continuar los esfuerzos" contra el terrorismo tras las matanzas en Níger

Archivo - El secretario general de la ONU, António Guterres
Archivo - El secretario general de la ONU, António Guterres - Kay Nietfeld/dpa - Archivo

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha condenado la matanza de cerca de 140 civiles en un ataque en el oeste de Níger y ha pedido a los países del Sahel que "continúen sus esfuerzos" para hacer frente a las amenazas a la seguridad y la estabilidad que suponen el repunte de los ataques yihadistas en esta zona de África.

El viceportavoz de Guterres, Farhan Haq, ha resaltado que Guterres "condena firmemente" el "atroz" ataque y "traslada sus profundas condolencias" a los familiares de las víctimas y al Gobierno de Níger, al que ha reclamado que "no escatime esfuerzos a la hora de identificar a los responsables y llevarlos rápidamente ante la Justicia, además de incrementar la seguridad de los civiles".

Asimismo, ha trasladado la "solidaridad y apoyo" de Naciones Unidas al Gobierno y el pueblo de Níger "en sus esfuerzos para evitar y combatir el terrorismo, el extremismo violento y el crimen organizado", al tiempo que ha apelado a un aumento de la cooperación regional e internacional en este sentido.

Por su parte, la directora regional del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) para África Central y Oriental, Marie-Pierre Poirier, ha mostrado la "indignación" del organismo por "los terribles ataques directos contra familias y niños perpetrados el 21 de marzo por grupos armados no identificados en los pueblos de Intazayene, Bakorate y Wistane", situados en la región de Tahoua.

En este sentido, ha confirmado que entre las víctimas mortales hay al menos 22 niños de entre cinco y 17 años y ha agregado que "varios más quedaron heridos o separados de sus familias". "Expresamos nuestras más profundas condolencias a las víctimas, familias y comunidades afectadas por estos brutales ataques", ha dicho.

Poirier ha detallado que "los civiles estaban cogiendo agua cuando ocurrieron los ataques" y ha recordado que el 15 de agosto fueron masacradas cerca de 60 personas, entre ellas seis niños, en la localidad de Banibangou, situada en la región de Tillaberi, también en la frontera con Malí.

"Matar y herir a niños constituye una grave violación de los derechos humanos. UNICEF insta con firmeza a todas las partes a proteger los niños y mantenerles fuera de todo peligro", ha dicho. "Es difícil de creer que los niños de la región deban vivir en un miedo permanente a sufrir ataques como este. Esta no debe ser su realidad", ha añadido.

"BASTA YA"

De esta forma, ha denunciado además que "el conflicto continuado, los constantes ataques y las restricciones de acceso debidas a la inseguridad y la violencia" están "dificultando" la capacidad de UNICEF para dar ayuda a la población, incluidos dos millones de niños que necesitan ayuda humanitaria.

"Los ataques sobre niños y familias deben parar de una vez por todas. Basta ya", ha recalcado Poirier, quien ha incidido en que "UNICEF mantiene su compromiso de apoyar al gobierno para tomar medidas que garanticen la seguridad de los niños y sus familias" y "hace un llamamiento a todas las partes para que detengan los ataques contra los niños en Níger".

El Gobierno nigerino ha decretado un duelo nacional de tres días a partir de este martes 23 de marzo, tras tachar este acto como un "barbarie perpetrada por personas sin fe ni ley". Por el momento ningún grupo ha reclamado la autoría de la matanza.

"En estos momentos dolorosos para nuestro país, tras el ataque cobarde y bárbaro en Tillia, traslado mis sinceras condolencias a las familias de las víctimas y deseo una rápida recuperación a los heridos", ha dicho el presidente nigerino, Mahamadou Issoufou, quien ha incidido en que "todo está en marcha para que estos crímenes no queden impunes".

Por su parte, el presidente electo, Mohamed Bazoum, ha trasladado sus condolencias a los afectados y ha lamentado que "tras la masacre de Banibangou (de la semana pasada), los terroristas aplicaran este mismo modo bárbaro contra poblaciones civiles pacíficas" en Tahoua.

La región del Sahel, y en particular la zona fronteriza entre Malí, Burkina Faso y el oeste de Níger, ha experimentado un grave deterioro de la seguridad como resultado de las acciones de los grupos terroristas que operan en ella, principalmente las filiales de Al Qaeda y Estado Islámico.

Contador