Publicado 04/11/2020 14:21CET

AMP.- O.Próximo.- El Ejército israelí mata a un palestino tras un supuesto intento de ataque en Cisjordania

MADRID, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las Fuerzas Armadas de Israel han anunciado este miércoles la muerte de un palestino tiroteado cerca de un puesto de control cerca de la ciudad cisjordana de Nablús después de que presuntamente intentara llevar a cabo un ataque contra los agentes.

"Nuestras tropas han impedido esta mañana un ataque armado cerca de la ciudad de Nablús. Un atacante ha disparado contra soldados en un puesto de control cuando abandonaba la ciudad", ha dicho el Ejército a través de su cuenta en la red social Twitter. "Hemos respondido abriendo fuego y neutralizando al asaltante", ha agregado.

Fuentes citadas por la agencia palestina de noticias WAFA han indicado que los soldados han abierto fuego desde corta distancia contra el vehículo en el que viajaba el palestino, identificado como Bilal Adnan Rauajbé, residente en la aldea de Irak Tayé, situada al este de Nablús.

Rauajbé trabajaba como asesor legal con el rango de capitán en las Fuerzas de Seguridad Preventivas, uno de los órganos de seguridad de los servicios de seguridad palestina encargados de tareas de Inteligencia. Según WAFA, el hombre se ha desangrado después de que los militares israelíes cerraran la carretera e impidieran la llegada de equipos médicos.

Tras el incidente, el Ministerio de Exteriores de la Autoridad Palestina ha condenado la "brutal ejecución" de Rauajbé a manos de "fuerzas israelíes de ocupación" y ha destacado que lo sucedido "es una traducción de la práctica de terrorismo de Estado por parte de la potencia ocupante contra la población, su tierra, sus propiedades, sus lugares sagrados y sus derechos".

Así, ha lamentado "el silencio" de la comunidad internacional ante estos sucesos y ha criticado que no se impongan sanciones contra Israel por este tipo de incidentes para que los responsables rindan cuentas, al tiempo que ha incidido en que seguirá pidiendo al resto de países que "asuman sus responsabilidades y obligaciones".

Por otra parte, el Ministerio de Exteriores palestino ha adelantado que reclamará al Tribunal Penal Internacional (TPI) que abra "rápidamente" una investigación en torno a "los crímenes cometidos por la potencia ocupante".

El suceso ha tenido lugar menos de una semana después de que tres adolescentes palestinos resultaran heridos tras ser tiroteados por las fuerzas de seguridad israelíes después de que presuntamente lanzaran un cóctel molotov desde su vehículo contra un puesto de control en los alrededores de la ciudad cisjordana de Yenín.

Fuentes palestinas aseguraron que los militares abrieron fuego contra el vehículo en la calle Nazaret sin que mediara incidente alguno. Los heridos tienen entre 15 y 16 años y entre ellos figura Mohamad Zubeidi, hijo de Zakaria Zubeidi, alto cargo de las Brigadas Mártires de Al Aqsa, el brazo armado de Al Fatá.

Zakaria Zubeidi fue comandante de este grupo en el área de Yenín durante la Segunda Intifada, que estalló en el año 2000, y posteriormente fue imputado por diversos atentados desde 2003. El hombre, considerado en el pasado como 'símbolo de la intifada', renunció a la lucha armada hace cerca de una década.

Cisjordania ya fue escenario de una ola de ataques en 2015 y 2016 y, aunque los niveles de violencia han descendido desde entonces, se siguen produciendo incidentes de forma esporádica. La Autoridad Palestina acusa a las autoridades de Israel de utilizar una fuerza excesiva para reprimir estos ataques.

Contador