Publicado 19/01/2021 12:41CET

AMP.- R.Centroafricana.- La comunidad internacional pide a la oposición que respete la ratificación de los resultados

El presidente de RCA, Faustin-Archange Touadéra, en un mitin en Bangui
El presidente de RCA, Faustin-Archange Touadéra, en un mitin en Bangui - ANDR¦ B? / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

Varios representantes de la comunidad internacional, entre ellos el secretario general adjunto de Operaciones de Paz de Naciones Unidas, Jean-Pierre Lacroix, han exhortado a las autoridades y al resto de actores políticos de República Centroafricana (RCA) a respetar el reciente aval del Tribunal Constitucional hacia los resultados electorales que dieron el triunfo al presidente, Faustin-Archange Touadéra, en los comicios celebrados el 27 de diciembre.

Así, en un comunicado conjunto, los altos funcionarios "exhortan a todos los actores involucrados a respetar la decisión del Tribunal Constitucional y a reafirmar su compromiso con la consolidación de la democracia y el Estado de derecho en RCA".

Asimismo, han remarcado "la importancia del diálogo en la búsqueda de soluciones duraderas para la paz y la estabilidad", por lo que han instado a todas las partes "a promover la unidad nacional, el respeto a los principios democráticos, el diálogo político e inclusivo", así como "el fortalecimiento de las instituciones" y "el avance del proceso de paz", entre otras cuestiones.

Además de Lacroix, la misiva está secundada por el Comisionado de Paz y Seguridad de la Unión Africana, Smail Chergui, el presidente de la Comisión de la Comunidad Económica de los Estados Centroafricanos (CEEAC), Gilberto Da Piedade Veríssimo, así como por el Alto Representante de la Unión Europea para Política Exterior, Josep Borrell.

Este lunes, el Constitucional de RCA validó la victoria de Touadéra, que con un 53,16 por ciento de los votos ha obtenido la reelección en primera vuelta para un segundo mandato, en medio de las denuncias de la oposición y la ofensiva lanzada por una coalición rebelde, que la semana pasada atacó la capital, Bangui.

Las elecciones fueron celebradas a pesar de los llamamientos opositores a favor de un aplazamiento a causa de la inseguridad y la retirada de la candidatura de uno de los candidatos, lo que, según la ley electoral, habría forzado una prórroga, si bien el Constitucional apoyó que se celebraran en la fecha prevista.

Posteriormente, la oposición rechazó los resultados y argumentó que gran parte de la población no había podido acudir a votar debido a la ofensiva lanzada por la rebelde Coalición de los Patriotas para el Cambio (CPC).

CONDENAN "ENÉRGICAMENTE" LA VIOLENCIA

En ese sentido, las firmas del comunicado han condenado "enérgicamente" la violencia que algunos grupos armados cometieron "con el objetivo de comprometer el proceso electoral y desestabilizar el país".

Por ello, han animado "a todos los actores a trabajar juntos, en un clima pacífico, para crear condiciones favorables para la finalización de las próximas etapas del proceso electoral, en particular las elecciones legislativas".

Del mismo modo, han insistido a las autoridades del país africano en que sigan negociando la paz con los grupos armados, a quienes les han exigido "que pongan fin de inmediato a la violencia y a los intentos de desestabilización" y se unan "al camino del diálogo y la paz".

Los autores y patrocinadores de la violencia "deberán responder por sus actos delictivos ante los tribunales nacionales e internacionales", han recalcado. Los ataques fueron ejecutados por la CPC --integrada por varios grupos rebeldes firmantes del acuerdo de paz--, que vio la luz antes de las elecciones y de la que el Gobierno acusa al expresidente François Bozizé de estar detrás.

LLAMAMIENTO DE LOS OBISPOS

Por su parte, los obispos de RCA han hecho un llamamiento al diálogo y han denunciado que la población ha sido tomada como rehén por los actores que alimentan la crisis en el país africano, según ha informado el portal centroafricano de noticias Ndjoni Sangó.

"Pedimos un diálogo sincero y franco, fraternal y constructivo, para encontrar una paz justa y duradera", han dicho, antes de pedir que "se rechace el odio, la violencia y el espíritu de venganza". "Dejemos de hacernos daño colectivamente, de crear divisiones que son contrarias al espíritu de nuestro espíritu", han pedido.

"Dejemos de beneficiarnos de las riquezas de nuestro país por parte de una minoría, según su pertenencia política o sus afinidades tribales. Dejemos de autodestruirnos. Nuestro país ha sufrido muchos complots desde el exterior con complicidades locales", han manifestado.

Asimismo, han criticado nuevamente la situación generada por la ofensiva de la CDC y han cargado contra sus apoyos por parte de figuras políticas, sin mencionar directamente a Bozizé, al tiempo que han incidido en el impacto de esta situación sobre el plano económico y la población civil.

Por otra parte, han aplaudido a la población por acudir a las urnas durante las elecciones presidenciales y parlamentarias, a pesar de la situación de seguridad y las amenazas existentes contra su vida, tal y como ha recogido el citado portal.

La situación ha dejado hasta la fecha un saldo de alrededor de 60.000 refugiados en los países vecinos desde diciembre, según datos publicados la semana pasada por el portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Boris Cheshirkov.