Publicado 11/09/2021 02:02CET

AMP.- R.Unido.- Los sondeos esbozan un escenario igualado en caso de un nuevo referéndum en Escocia

09 September 2021, United Kingdom, Edinburgh: Scotland's First Minister Nicola Sturgeon attends First Minister's Questions at the Scottish Parliament. Photo: Russell Cheyne/PA Wire/dpa
09 September 2021, United Kingdom, Edinburgh: Scotland's First Minister Nicola Sturgeon attends First Minister's Questions at the Scottish Parliament. Photo: Russell Cheyne/PA Wire/dpa - Russell Cheyne/PA Wire/dpa

MADRID, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

La relanzada campaña independentista del Gobierno de Escocia arranca con los sondeos prácticamente igualados, con resultados a favor y en contra de cada uno de los dos bandos, lo que 'a priori' complica los alegatos de la ministra principal, Nicola Sturgeon, en favor de una nueva consulta sobre la hipotética secesión de Reino Unido.

Sturgeon reiteró el martes ante el Parlamento escocés su intención de celebrar un nuevo referéndum independentista "cuando la crisis de la COVID-19 haya pasado" e incluso puso fecha, planteando que la consulta, a la que Londres ya se ha opuesto, tenga lugar en el año 2023.

Hace más de siete años, los escoceses dijeron 'no' a la independencia, por un 55 por ciento frente a un 45 por ciento, pero Sturgeon considera que la salida de Reino Unido de la UE ha cambiado el contexto político. No en vano, la mayoría de los escoceses votaron en contra del Brexit.

El Partido Nacional Escocés (SNP) quiere hacer valer su contundente victoria electoral de mayo y tiene como principal reto convencer a una ciudadanía que sigue sin tener claro su futuro territorial, habida cuenta de los sondeos publicados en estos últimos días.

Una encuesta publicada por Sky News preveía una ajustada victoria en favor del independentismo, que obtendría el 51 por ciento de los votos, mientras que otra divulgada este viernes por el periódico 'Scotsman' sitúa a los detractores de la secesión en torno a un 52 por ciento, informa la agencia Bloomberg.

El Gobierno de Escocia ya ha publicado un primer borrador legislativo para celebrar el polémico referéndum, aunque para llevarlo a cabo con todas las garantías precisa del beneplácito de Londres, que no ha variado su postura en los últimos años, tampoco con Boris Johnson dentro de Downing Street.

Por su parte, el líder del SNP, Keith Brown, ha aseverado que Escocia necesita la independencia "más que nunca", a la par que ha avisado al primer ministro Johnson de que su "desagradable partido" fracasará en sus intentos por negar a los escoceses este segundo referéndum.

En el marco de la conferencia nacional de su formación, Brown ha alentado a sus seguidores afirmando que "los meses venideros serán algunos de los más importantes para la historia de Escocia", y les ha instado a que se unan "como partido y movimiento" para encarar dicho escenario.

Sin embargo, el líder de los nacionalistas escoceses ha matizado que la defensa de la salida del Reino Unido no debe dejarse tan solo en manos del Gobierno de Escocia, y ha invitado al resto de formaciones a que se unan "en busca de la independencia".

Contador