Publicado 20/04/2021 16:35CET

AMP.-Rusia/R.Checa.-Moscú avisa a Praga de que su comportamiento es "infundado y destructivo" para la relación bilateral

Archivo - El presidente de Rusia, Vladimir Putin.
Archivo - El presidente de Rusia, Vladimir Putin. - -/Kremlin/dpa - Archivo

MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Rusia ha advertido este martes al de República Checa de que su comportamiento es "infundado y destructivo" para la relación bilateral, en el marco de tensiones crecientes entre ambos países.

Moscú expulsó el domingo a 20 diplomáticos checos en respuesta a la expulsión el sábado de 18 diplomáticos rusos de Praga, algo que se consideró como un "acto hostil".

La expulsión de los rusos de República Checa es a su vez consecuencia de la acusación del primer ministro checo, Andrej Babis, que ha señalado a Rusia como responsable de una explosión en un depósito de municiones checo en 2014.

La Policía de República Checa había divulgado a última hora de este sábado las imágenes de dos hombres sospechosos del atentado ocurrido en un depósito de municiones de Vrbetice en 2014, que costó la vida a dos personas, y que barajan varias identidades, entre ellas las de dos individuos a quienes la Policía británica considera como posibles autores del envenenamiento en Reino Unido del exespía ruso Sergei Skripal.

"Estas personas han empleado al menos dos identidades: los pasaportes rusos llamados 'Alexander Petrov' y 'Ruslan Boshirov', y después el pasaporte moldavo 'Nicolai Popa' y el tayiko 'Ruslan Tabarov'", de acuerdo con un comunicado oficial publicado por la Policía checa en su cuenta de Twitter, acompañado de las imágenes de los sospechosos que pertenecerían, según fuentes de Inteligencia británicas, a una unidad militar secreta rusa responsable de la voladura del arsenal.

Esas mismas imágenes aparecieron por vez primera en un comunicado de la Policía Metropolitana de Londres en 2018, cuando los agentes identificaron a 'Petrov' y a 'Boshirov' como los principales sospechosos del envenenamiento en Salisbury del exespía ruso con un agente nervioso, y a quienes los fiscales acusan también de intentar asesinar a un oficial de Policía que resultó afectado por la misma sustancia.

Ahora, República Checa vincula a ambos con la detonación en Vrbetice. Precisamente, durante la jornada del lunes, el fiscal general de República Checa, Pavel Zeman, reiteró que los sospechosos de estar involucrados en el caso Skripal están relacionados con las explosiones en Vrbetice en 2014.

En este contexto, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha señalado este martes que Rusia considera "infundadas y gratuitas" las acusaciones checas. "Estas acusaciones gratuitas e infundadas de la contraparte checa son, por supuesto, indignantes", ha dicho Peskov a la prensa, ha informado la agencia de noticias rusa Sputnik.

Según ha reiterado, la implicación de 'Petrov' y 'Boshirov' en la explosión "no tiene fundamento y no es motivo para algún tipo de análisis". De forma paralela, ha confirmado que el presidente, Vladimir Putin, no tiene previsto mantener una conversación telefónica con las autoridades checas. "No hay tales planes", ha zanjado.

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova, ha destacado la ausencia de materiales oficiales sobre las explosiones en Vrbetice, calificándola de "paradoja".

En declaraciones a la emisora Vesti FM, Zajarova ha agregado que "durante siete años, las autoridades oficiales de República Checa no pudieron responder a la pregunta de quién tiene la culpa, ni siquiera pudieron contestar qué pasó allí", algo que causa a la portavoz "indignación". Asimismo, ha afirmado que "no tiene dudas" de que las acciones de las autoridades checas están "orquestadas por Estados Unidos".

Por otro lado, el ministro de Exteriores interino de República Checa, Jan Hamacek, ha convocado al embajador ruso en Praga, Alexander Zmeevski, este miércoles para expresar su "indignación" por las acciones de Moscú, según informa CT 24.

"La parte rusa ha elegido un procedimiento que significa la parálisis de nuestra Embajada en Moscú", ha afeado Hamacek, que ha insistido en que la legación funciona con "grandes dificultades".

"Pediremos a la OTAN y la UE que movilicen comunicación estratégica, que se basa en la experiencia de países que han despedido a corresponsales rusos y se han enfrentado o afrontan desinformación rusa en este contexto", ha agregado. Hamacek no descartó el lunes que Praga y sus aliados expulsen a más diplomáticos rusos.

PSICOSIS ANTIRRUSA

Por otro lado, el Kremlin ha pedido a Occidente "que se calme" y que se abstenga de la "psicosis antirrusa", optando por un diálogo "constructivo" para superar las diferencias existentes, en el marco de un deterioro en las relaciones entre ambas partes, sobre todo a cuenta de la situación en la frontera ucraniana y el caso del opositor ruso Alexei Navalni.

"A este respecto, se podría solo instar a todos a que se calmen y se abstengan de esa psicosis antirrusa masiva y realicen un diálogo constructivo y tranquilo para superar las diferencias existentes", ha dicho Peskov.

En esta línea se ha expresado también el vicecanciller ruso, Serguei Riabkov, que ha asegurado que "los adversarios occidentales" han lanzado un "ataque frontal" contra el país euroasiático. A su juicio, las posiciones rusas "serían mucho más débiles de no tener la diplomacia científica" y, en una intervención en un evento, ha subrayado la "importancia de mantener el liderazgo intelectual".

LA SITUACIÓN EN EL MAR NEGRO

Por otro lado, Rusia considera que la entrada de buques militares británicos en el mar Negro es un acto de "intimidación" y un intento de Occidente de "influir" sobre la política del país euroasiático, según ha informado Sputnik, que cita a una fuente del Ministerio de Exteriores. No obstante, según la fuente, Rusia confía en el cumplimiento de la Convención de Montreux.

Londres ya ha notificado a Ankara que sus buques pasarán por el estrecho del Bósforo al mar Negro en la primera semana de mayo, ha confirmado al citado medio una fuente del Ministerio de Exteriores de Turquía. "Con el envío de buques al mar Negro se persigue el objetivo de presionar sobre nuestro país en espera, por lo visto, de que comprendamos algo y empecemos a portarnos como ellos quieren", ha lamentado la fuente, que ha agregado que también creerán "posible" intimidar a Rusia.

Así, el diplomático ha recordado que la Convención de Montreux fija el número y el tonelaje tope de los buques de los países no ribereños que pueden estar a un mismo tiempo en el mar Negro. "Confiamos en el sentido común de aquellos de quienes depende la observancia de la Convención de Montreux", ha subrayado.

'The Times', citando fuentes de la Armada británica, informó de que un destructor y una fragata antisubmarinos de la Marina Real Británica entrarán en mayo en el mar Negro para mostrar solidaridad con Ucrania tras el aumento de la tensión en la frontera ruso-ucraniana, después de que Moscú confirmara maniobras militares cerca de allí.

Reino Unido está obligado a notificar a Turquía sobre el tránsito de sus buques militares por los estrechos del Bósforo y los Dardanelos, según la Convención de Montreux. El documento, aprobado en 1936, establece la libertad de paso por los estrechos para los barcos comerciales de todos los países en tiempos de paz y de guerra.

Sin embargo, fija un régimen distinto para los buques militares de los estados de la cuenca del mar Negro y para los que no lo son. Los buques de los países no ribereños pueden permanecer en sus aguas no más de 21 días y para tales navíos se establecen sustanciales limitaciones en cuanto a la clase y el tonelaje.

Contador