Publicado 18/01/2021 13:15CET

AMP.- Rusia.- Rusia dice que países occidentales buscan "desviar la atención de su profunda crisis" con el caso Navalni

Sergei Lavrov en una comparecencia en Moscú
Sergei Lavrov en una comparecencia en Moscú - -/Russian Foreign Ministry /dpa - Archivo

Pide a Alemania que entregue los resultados de las pruebas a las que fue sometido Navalni

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Rusia ha afirmado este lunes que los países occidentales buscan "desviar la atención de su profunda crisis" con sus críticas a la detención del destacado opositor Alexei Navalni a su llegada al país tras recibir tratamiento en Alemania tras un presunto envenenamiento que sufrió en agosto de 2020.

"Vemos cómo han aprovechado las noticias de ayer sobre el regreso de Navalni a Rusia. Se nota la alegría con la que se dan los comentarios, casi todos iguales", ha sostenido el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, durante una rueda de prensa.

"La alegría, porque esto permite a los políticos occidentales pensar que así podrán desviar la atención de la profunda crisis en la que se encuentra el modelo de desarrollo liberal", ha agregado, según ha recogido la agencia rusa de noticias Sputnik.

Así, ha destacado que "no se deben buscar motivos externos para justificar" las acciones de Rusia o "desviar la atención de los problemas y crisis del país". "Al contrario, se debe jugar honestamente y buscar la oportunidad para resolver sus problemas internos en una cooperación internacional honesta e igualitaria", ha argüido.

"Ahora nadie es capaz de hacer frente a sus problemas sin la participación de formatos multilaterales internacionales", ha zanjado Lavrov, ante las críticas vertidas por la Unión Europea (UE) y Estados Unidos, que han reclamado la liberación "inmediata" de Navalni.

Lavrov ha criticado además la "respuesta burocrática" de Alemania a las peticiones de Moscú sobre el supuesto envenenamiento de Navalni. "No fue digna de un departamento destinado a ser responsable de los aspectos legales de los casos de aplicación de la ley", ha sostenido.

En este sentido, ha defendido que Rusia debería enviar una nueva solicitud para que "los colegas alemanes no se vayan a creer que han cumplido sus funciones" y ha vuelto a reclamar a Berlín que entreguen a Rusia los resultados de las pruebas a las que fue sometido Navalni en el país.

"Señores alemanes, franceses, suecos, cumplan con su obligación internacional, presenten los resultados de los análisis que, según ustedes, contienen algún agente de guerra desconocido, ya que no está en las listas de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ)", ha reseñado.

POSIBLE APERTURA DE UNA CAUSA PENAL

Lavrov ha incidido en que Rusia no ha recibido por el momento ninguna prueba material que respalde la tesis del envenenamiento, rechazada en todo momento desde Moscú. "Ni siquiera tenemos resultados de análisis, ningún informe toxicológico, nada de nada", ha agregado.

De esta forma, ha hecho hincapié en que sólo puede abrirse un proceso judicial por lo ocurrido una vez se hayan recibido los resultados de los análisis. "Tan pronto como veamos esto, si se confirma el intento de envenenamiento con agente de guerra, iniciaremos una causa penal", ha asegurado.

El Servicio Penitenciario Federal de Rusia (FSIN) dijo que Navalni fue detenido porque "tiene pendiente una sentencia condicional y desde el 29 de diciembre de 2020 está en búsqueda por numerosas infracciones del período de prueba". El opositor permanecerá bajo custodia a la espera de lo que dictamine un tribunal, añadió el FSIN.

Navalni se desplomó en un vuelo interno el pasado 20 de agosto y fue posteriormente trasladado en avión a Berlín para recibir tratamiento. La Unión Europea impuso en octubre sanciones contra varios altos funcionarios próximos al presidente ruso, Vladimir Putin, después de que laboratorios de Alemania, Francia y Suecia determinaran que Navalni había sido envenenado con un agente químico nervioso desarrollado por los soviéticos conocido como Novichok.

El destacado opositor ruso denunció que el Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia, la principal agencia sucesora de la KGB soviética, fue directamente responsable de su intento de asesinato. El presidente ruso desestimó las acusaciones en numerosas ocasiones.