Publicado 17/11/2020 21:26CET

AMP.- Sáhara.- Francia considera que Marruecos ha respetado el alto el fuego y reclama libre circulación en Guerguerat

Bandera de la República Árabe Saharaui Democrática
Bandera de la República Árabe Saharaui Democrática - CEDIDA POR EL FRENTE POLISARIO - Archivo

Mohamed VI se muestra dispuesto a adoptar "las medidas que sean necesarias" y el Polisario promete seguir "hasta la victoria final"

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno francés ha respaldado este martes la posición marroquí en relación al paso fronterizo de Guerguerat, foco de disputas con el Frente Polisario, y ha reclamado "libertad de circulación" en esta zona, destacando que pese al inicio de la operación militar Marruecos ha respetado el alto el fuego suscrito en 1991.

Rabat anunció el viernes el inicio de un despliegue militar para poner fin al bloqueo que llevaban a cabo desde el 21 de octubre activistas saharauis. El Polisario considera "ilegal" el paso de Guerguerat, situado en la zona suroeste del Sáhara Occidental y fronterizo con Mauritania.

El Ministerio de Exteriores galo, que está en contacto con otros gobiernos, ha expresado este martes por boca de una portavoz su "preocupación" por el "bloqueo", al tiempo que ha subrayado "la importancia de la libertad de circulación de bienes y de personas en la zona".

Las autoridades de Francia, ha añadido, "saludan la adhesión de Marruecos al alto el fuego". "Este debe respetarse, al igual que es necesario relanzar el proceso político en el marco de Naciones Unidas", según la portavoz diplomática.

Dicho proceso permanece estancado desde la dimisión del anterior enviado especial de la ONU, en mayo de 2019. El secretario general de la organización, António Guterres, se ha comprometido a nombrar a dicho enviado, al tiempo que mantiene contactos con las partes directamente implicadas en esta escalada de tensiones.

Guterres habló el lunes con el rey de Marruecos, Mohamed VI, quien expuso que Rabat había asumido sus "responsabilidades" y actuado de forma "legítima" ante comportamientos "inaceptables" por parte del Polisario, que controla la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD), según un comunicado recogido por la agencia de noticias oficial MAP.

El monarca consideró que el "problema" se ha arreglado "definitivamente" una vez restablecida la circulación en la zona, si bien avisó de que Marruecos seguirá adoptando "las medidas que sean necesarias con el objetivo de garantizar el orden y la circulación segura y fluida de personas y bienes". Así, aunque ha señalado que Rabat respeta el alto el fuego, también ha defendido el derecho a ejercer la "legítima defensa" contra potenciales amenazas.

Mohamed VI se mostró también dispuesto a retomar el proceso político, aunque sobre la base de "parámetros claros" y avanzando hacia una "solución realista" que tenga en cuenta "la soberanía del reino". Marruecos no contempla otra opción que una autonomía limitada, mientras la RASD defiende el derecho a la autodeterminación de la antigua colonia española.

EL POLISARIO CULPA A MARRUECOS

El presidente de la RASD, Brahim Gali, ha asegurado este martes que "la postura de las Naciones Unidas es indecisa" y la comunidad internacional debe "reaccionar" a lo ocurrido en Guergerat, que ha llevado al Polisario en estos últimos días a dar por roto el alto el fuego y a hablar directamente de "guerra".

"La República Árabe Saharaui Democrática nunca optó por el derramamiento de sangre, pero fue el régimen expansionista marroquí el que le impuso esta opción", ha argumentado Gali, señalando que "la resistencia saharaui le hablará al ocupante marroquí en el lenguaje que mejor entiende".

"El pueblo saharaui continuará su lucha hasta la victoria final", ha advertido, en una declaración en la que ha señalado que Marruecos "deberá pagar el precio por su violación del alto el fuego", según la agencia de noticias saharaui SPS.

En este sentido, el Frente Polisario ha asegurado que sus ataques han dejado "grandes daños humanos y materiales" entre las filas marroquíes. Así, ha dicho que durante la última jornada ha llevado a cabo acciones en un punto de vigilancia en Amgala y ha bombardeado una base en Mahbes.

El último parte publicado por el Frente Polisario recoge además un ataque contra una base en el sector de Hauza, situado en la región de Fadrat al Ich, sin que las autoridades marroquíes se hayan pronunciado sobre estas informaciones.

Los incidentes son los de mayor gravedad desde 2016, cuando Marruecos inició unas obras de remodelación y asfaltado de una carretera en territorio formalmente bajo control del Polisario. Tanto Marruecos como los saharauis enviaron fuerzas armadas a la zona, si bien se retiraron tras la intervención de la ONU para evitar una escalada.

Guergarat se encuentra bajo control de Marruecos y es el principal puesto fronterizo con Mauritania. Rabat considera la zona entre el puesto y la frontera con Mauritania como 'tierra de nadie', mientras que el Frente Polisario lo considera territorio propio y que así lo recoge el acuerdo de alto el fuego firmado por ambas partes en 1991.

Contador