Publicado 26/09/2021 00:42CET

AMP.- Sudán.- Las autoridades civiles de Sudán rechazan un papel de "guardián" del Ejército en el proceso de transición

Archivo - Abdallá Hamdok, primer ministro de Sudán
Archivo - Abdallá Hamdok, primer ministro de Sudán - Bernd von Jutrczenka/dpa - Archivo

Intercambio de críticas y acusaciones entre civiles y militares tras la última intentona golpista

El primer ministro defiende el camino hacia la democracia del país tras la "gloriosa revolución" de diciembre de 2018

MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un destacado representante de las autoridades civiles en Sudán ha rechazado las afirmaciones del presidente del Consejo Soberano de Transición, Abdulfatá al Burhan, sobre el papel de "guardián" del Ejército sobre el proceso de transición, en medio de un aumento de las tensiones tras la intentona golpista del martes.

El portavoz del Consejo Soberano de Transición, Mohamed al Faki, ha indicado que Al Burhan "no es un guardián" y ha resaltado que "el guardián es el pueblo". Así, ha dicho que los militares "son un socio (en las autoridades de transición) con una proporción conocida por todos y especificada en el Documento Constitucional".

"No hay un guardián sobre el pueblo. Somos socios iguales en este documento", ha manifestado, en una entrevista concedida a la cadena de televisión estatal Sudan TV. En este sentido, ha rechazado las peticiones del Ejército sobre una mayor representación en el seno de las Fuerzas para la Libertad y el Cambio (FFC), uno de los principales elementos detrás de las protestas de 2019 contra el expresidente Omar Hasán al Bashir y ahora integrada en el Gobierno de transición.

"Esto es inaceptable y no lo permitiremos", ha manifestado Al Faki, quien ha argumentado que lo que busca Al Burhan con estas peticiones es incluir a más militares en la coalición gubernamental, según ha recogido el portal de noticias Sudan Tribune. Las propias FFC afirmaron el viernes que las críticas del Ejército a las autoridades civiles suponen "una amenaza directa a la transición democrática".

Estas últimas declaraciones se enmarcan en el cruce de acusaciones entre los miembros de los componentes militar y civil del Gobierno de transición en relación con el intento de golpe de Estado, achacado por las autoridades a soldados vinculados con el expresidente Omar Hasán al Bashir.

El primer ministro, Abdalá Hamdok, pidió el cese de elementos islamistas de las Fuerzas Armadas, mientras que Al Burhan y el 'número dos' del Consejo Soberano de Transición, Mohamed Hamdan Dagalo, rechazaron estos llamamientos y apuntaron a los políticos como responsables de la situación.

Posteriormente, Al Burhan dijo que los políticos "sólo están interesados en los cargos" y mostró su malestar con "la exclusión del componente militar" del programa Camino Adelante de Hamdok para la transición, antes de incidir en que el Ejército "es el guardián de la unidad, la seguridad, la construcción y el futuro de Sudán".

Las autoridades de transición fueron instauradas tras un acuerdo entre la junta militar instaurada tras el golpe de Estado que derrocó en abril de 2019 a Al Bashir, y diversas organizaciones civiles y formaciones políticas opositoras, con el objetivo de poner en marcha una serie de reformas y preparar las próximas elecciones.

Este Gobierno ha iniciado una batería de reformas sociales y económicas --algunas de las cuales han provocado el malestar entre la población, como la retirada de subsidios-- y ha alcanzado un acuerdo de paz con importantes grupos rebeldes de Darfur y otras zonas del país.

HACIA LA DEMOCRACIA

En un discurso pregrabado y emitido durante la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, el primer ministro sudanés, Abdalá Hamdok, ha defendido este sábado la transición hacia la democracia del país, después de la "gloriosa revolución" de diciembre de 2018 que "acarreó las aspiraciones del pueblo para la libertad, la paz y la justicia".

En su discurso, Hamdok ha remarcado que todas las políticas adoptadas por su Gobierno buscan un "objetivo común", que pasa por asegurar que todos sus ciudadanos vivan en paz, prosperidad, libertad y justicia.

También ha pedido mayor ayuda internacional para hacer frente a la acogida de refugiados, ya que el país, "debido a su localización geográfica, ha experimentado un flujo de refugiados de países vecinos que enfrentan desafíos de desarrollo, económicos, de seguridad y políticos", ha declarado el mandatario.

Hamdok se ha referido además al conflicto sobre la presa que Etiopía construye sobre el Nilo Azul, un proyecto que Sudán ha tildado de "amenaza" para la mitad de su población. En su discurso, el primer ministro se ha comprometido a participar en cualquier "iniciativa pacífica" que pueda llevar a todas las partes impicadas a alcanzar un acuerdo.

Por último, el mandatario sudanés ha pedido ayuda a la comunidad internacional para hacer frente a la tensa situación en la región de Darfur, donde se registran frecuentes enfrentamientos entre el Gobierno y grupos armados, a pesar del histórico acuerdo de paz de octubre de 2020.