Publicado 02/01/2022 16:16CET

AMP.- Sudán.- Las fuerzas de seguridad sudanesas dispersan por la fuerza una nueva manifestación contra el Ejército

Archivo - Manifestaciones en Jartum por el golpe de Estado contra el Gobierno de transición sudanés.
Archivo - Manifestaciones en Jartum por el golpe de Estado contra el Gobierno de transición sudanés. - DAVID DEGNER/GETTY IMAGE - Archivo

MADRID, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las fuerzas de seguridad sudanesas han comenzado a intervenir con gases lacrimógenos para disolver una nueva y multitudinaria manifestación en la capital del país, Jartum, contra la cúpula militar y para exigir la instauración de un gobierno formado íntegramente por elementos de la sociedad civil.

Según Sky News Arabia, las fuerzas sudanesas han decidido intervenir antes de que los manifestantes hicieran acto de presencia en el Palacio Presidencial de la capital. Individuos armados expulsaron "por motivos de seguridad" a empleados en las oficinas institucionales anexas al palacio.

Horas antes, los ciudadanos de la capital sudanesa habían informado de cortes en el acceso a Internet. Testigos de la agencia turca Anadolu ha indicado que desde esta mañana los ciudadanos apenas pueden acceder a la red ni en la capital, Jartum, ni en otras ciudades del país.

El Ejército no ha realizado ningún tipo de anuncio oficial sobre estos cortes, asiduos desde que el jefe del Ejército y ahora mismo líder del llamado Consejo Soberano de Transición, Abdelfatá al Burhan, lanzara en octubre un golpe de Estado que disolvió el Gobierno del primer ministro Abdalá Hamdok.

Sin embargo, las presiones internacionales derivaron en un acuerdo para que Hamdok volviera al cargo, si bien parte del Ejecutivo y los principales socios civiles en la coalición han rechazado este pacto.

De hecho, las manifestaciones de este domingo han sido convocadas bajo el lema "Lealtad a los mártires" para exigir la salida total de los militares del poder, denunciar el pacto firmado por Hamdok, y abogar por la instauración de un Gobierno sin presencia del Ejército.

Al menos 55 personas han muerto desde octubre, según denuncia el Comité de Médicos Sudaneses, por la represión de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes opuestos al Ejército.

Hay que recordar que, la semana pasada, Al Burhan decidió otorgar al Servicio General de Inteligencia (GIS) el poder de arrestar a civiles durante el estado de emergencia. La orden de Emergencia también brinda inmunidad a los agentes y protección contra demandas civiles para los oficiales del GIS y otros funcionarios públicos, según el 'Sudan Tribune'.

A ello hay que sumar la incertidumbre de las últimas horas sobre el estado de Hamdok, después de que el viernes la junta militar asegurara que el primer ministro no había sido arrestado de nuevo tras, supuestamente, plantear su dimisión dada la presión social.

La represión de los manifestantes se ha intensificado después del nombramiento de Ahmed Ibrahim Ali Mofadl como nuevo director general del GIS, el 27 de noviembre. Mofadl, un conocido islamista, ha reincorporado a la agencia a varios oficiales de seguridad que, como él, formaban parte de los temidos Servicios de Seguridad e Inteligencia Nacional (NISS), considerados como un instrumento de represión a las órdenes del derrocado dictador Omar al Bashir.

Contador