Publicado 20/05/2020 22:25:03 +02:00CET

AMP.- Sudán del Sur.- Una autoridad local eleva a casi mil los fallecidos por los combates intercomunitarios en Jonglei

AMP.- Sudán del Sur.- Una autoridad local eleva a casi mil los fallecidos por lo
AMP.- Sudán del Sur.- Una autoridad local eleva a casi mil los fallecidos por lo - UN PHOTO: ISAAC BILLY - Archivo

La misión de la ONU, que ve "difícil" verificar por ahora el balance de víctimas, envía una patrulla a la zona

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

Al menos mil personas murieron en un solo día por los enfrentamientos intercomunitarios registrados durante el fin de semana en el estado sursudanés de Jonglei, según ha asegurado la principal autoridad del condado de Uror, uno de los más afectados.

Las primeras informaciones apuntan que miembros de la comunidad murle atacaron el fin de semana varias localidades habitadas por lou nuer en Uror, en una posible venganza por un ataque por parte de esta comunidad en febrero en el que robaron ganado y secuestraron a varios niños.

El comisionado del condado, John Dak Gatluak, ha asegurado a la agencia DPA que han localizado "casi mil cuerpos", entre ellos los de 230 mujeres y niños, tras los asaltos perpetrados sobre seis pueblos de la zona. Además, al menos 370 personas resultaron heridas, algunas de ellas en estado crítico.

Gatluack ha advertido de que el balance de víctimas puede aumentar a medida que avancen los rastreos en la zona, ya que numerosos residentes optaron por echarse al bosque para huir de los atacantes, que no dudaron en utilizar lanzacohetes y armas automáticas para perpetrar las matanzas.

La misión de la ONU en Sudán del Sur (UNMISS) ha confirmado que una patrulla de 'cascos azules' ha llegado a la zona de Pieri, una de las afectadas por los últimos choques, para investigar lo ocurrido. A su llegada, ya han podido escuchar testimonios de familiares de víctimas y comprobar la destrucción creada.

La misión internacional ha asumido que "es difícil verificar el número de víctimas debido a las informaciones contradictorias" surgidas en las últimas horas, pero sí ha querido dejar clara su condena a la violencia, "parte de un ciclo constante de venganzas que debe detenerse".

"SUFRIMIENTO MASIVO"

El enviado especial de la ONU, David Shearer, ha afirmado que, aunque el conflicto político se ha reducido en Sudán del Sur tras el acuerdo de paz entre el presidente, Salva Kiir, y el exlíder rebelde Riek Machar, "los enfrentamientos intercomunitarios han aumentado", lo que ha provocado "un sufrimiento masivo para las familias que intentan reconstruir sus vidas tras la devastación causada por años de guerra civil".

Shearer, no obstante, ha advertido de que parte de estas tensiones también derivaría de la incapacidad de las autoridades para designar a los gobernadores de una decena de estados, entre ellos Jonglei, donde existe un vacío de poder. Por ello, ha llamado a completar "urgentemente" la renovación de cargos.

Asimismo, ha reconocido que las restricciones de movilidad por la pandemia de coronavirus han complicado los avances en aras de la reconciliación y la paz y ha advertido de que hay un trasfondo económico en estos choques, derivado de las carencias provocadas por las recientes inundaciones, que han dejado a numerosas familias sin una forma de ganarse la vida.

Los recientes enfrentamientos en zonas del centro y el norte de Sudán del Sur suelen estar motivados por los intentos de robo de ganado y las disputas entre pastores y agricultores en las zonas más fértiles del país, especialmente a causa del aumento de la desertificación y el desplazamiento de poblaciones.

El enviado de la ONU también ha lamentado "profundamente" en su comunicado que haya trabajadores humanitarios muertos o heridos por los enfrentamientos, ya que "realizan un trabajo vital para apoyar a las comunidades locales". Médicos Sin Fronteras (MSF) confirmó el martes el fallecimiento de uno de sus trabajadores en estos choques.

TRES TRABAJADORES HUMANITARIOS MUERTOS

Por su parte, el coordinador humanitario de la ONU para Sudán del Sur, Alain Noudéhou, ha elevado a tres los trabajadores humanitarios muertos, sin identificar a qué organización pertenecerían las otras dos víctimas mortales.

Noudéhou ha condenado "firmemente" lo sucedido y ha pedido que los responsables sean llevados ante la Justicia, así como el fin de los "recurrentes actos de violencia", que afectan además a la entrega de ayuda en medio de la pandemia del país.

"El Gobierno, todas las partes y las comunidades deben incrementar sus esfuerzos para proteger a los trabajadores humanitarios, que asumen grandes riesgos para su seguridad para entregar la muy necesaria ayuda a las personas más vulnerables de Sudán del Sur", ha señalado en un comunicado.

La oficina de Noudéhou ha indicado que miles de personas se han visto desplazadas a causa de los conflictos en Ecuatoria Central y Ecuatoria Oriental, lo que eleva a más de siete millones las personas que necesitan ayuda humanitaria en el país.

"Los más afectados son las mujeres y niños. Este conflicto ha provocado además alteraciones en la supervisión de las langostas del desierto, otra amenaza a una ya frágil situación", ha manifestado.

Por ello, Noudéhou ha manifestado que "la violencia debe terminar y los trabajadores humanitarios deben poder llegar a las comunidades afectadas libremente y sin miedo".

Contador