Publicado 08/10/2021 06:08CET

AMP.- Túnez.- Ennahda denuncia una campaña contra los medios en Túnez y condena las "presiones" al Poder Judicial

Archivo - 27 February 2021, Tunisia, Tunis: Supporters of the Islamic conservative Ennahda party take part in a demonstration to support the Tunisian government. Photo: Chokri Mahjoub/ZUMA Wire/dpa
Archivo - 27 February 2021, Tunisia, Tunis: Supporters of the Islamic conservative Ennahda party take part in a demonstration to support the Tunisian government. Photo: Chokri Mahjoub/ZUMA Wire/dpa - Chokri Mahjoub/ZUMA Wire/dpa - Archivo

EEUU rechaza los ataques a la prensa y llama a Saied a establecer "una hoja de ruta clara" para "volver a un proceso democrático"

MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

El partido islamista tunecino Ennahda ha denunciado este jueves una campaña contra los medios de comunicación en Túnez y ha condenado "presiones" e "intentos" de "someter" al Poder Judicial "al servicio de las agendas políticas", después de que las autoridades del país hayan intervenido la cadena de televisión Zituna TV y detenido a uno de sus periodistas.

Tras una reunión de su oficia ejecutiva, el partido ha mostrado su preocupación por la "presión ejercida sobre el Poder Judicial" en este caso, y ha llamado a "respetar la independencia de este poder como garante de derechos, libertades y equidad", informa el medio tunecino Business News.

Ennahda ha advertido de que las acciones contra Zituna TV se enmarcan en una campaña contra los medios y ha lamentado que algunos periodistas hayan sido detenidos o enviados a los tribunales sin causa, lo que supone una violación de la libertad de prensa y de los medios de comunicación.

Por último, la formación islamista ha condenado la incitación al odio y la división de los tunecinos y los actos "viles" que llenan el discurso político del país desde el pasado 25 de julio, cuando el presidente de Túnez, Kais Saied, anunció la suspensión del Parlamento, cesó al primer ministro y se arrogó todas las competencias.

El partido ha expresado así su rechazo al cierre y la incautación de diverso material en la sede de la cadena de televisión Zituna TV, que se ha producido el miércoles después de la detención de uno de sus periodistas, Ameur Ayed, por leer en directo un poema considerado crítico con el presidente del país.

El Sindicato Nacional de Periodistas de Túnez (SNJT) afirmó el miércoles que teme una reducción de las libertades y los Derechos Humanos y ha criticado los juicios a civiles por parte de tribunales militares, tal y como es el caso de Ayed, según recoge la agencia estatal tunecina de noticias, TAP.

El sindicato dijo que hace responsable a Saied de "cualquier reducción de las libertades públicas e individuales" y le ha pedido que cumpla sus compromisos de garantizar los derechos contemplados en la Constitución, antes de mostrar su "gran preocupación" por los juicios militares por "expresar opiniones".

"Estos procesos podrían socavar los éxitos de la revolución --en referencia a las movilizaciones populares que llevaron a dimitir en enero de 2011 al entonces presidente, Zine el Abidine ben Alí--, los pilares del Estado civil y los valores de democracia, pluralismo y diversidad", advirtió también.

EEUU RECHAZA LOS ATAQUES A LA PRENSA

Al respecto de los recientes acontecimientos en Túnez, el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, ha expresado este jueves su preocupación por los ataques a la libertad de prensa y de expresión y "el uso de tribunales militares para investigar casos civiles".

"Es esencial que el Gobierno tunecino mantenga su compromiso de respetar los Derechos Humanos, tal y como se recoge en la Constitución tunecina", ha reclamado en una rueda de prensa.

De este modo, ha instado a Saied y a la recién nombrada primera ministra, Najla Buden Romdhane, a "responder al llamamiento del pueblo tunecino para que se establezca una hoja de ruta clara que permita volver a un proceso transparente y democrático, en el que participen la sociedad civil y diversas voces políticas".

Saied anunció en julio una batería de medidas extraordinarias que han desatado denuncias sobre un golpe de Estado en el país, si bien ha afirmado que su decisión era una respuesta a las movilizaciones de los días previos contra la gestión de la pandemia, la corrupción y la grave crisis económica.

Aunque la Constitución de Túnez no permite la disolución del Parlamento, sí avala la suspensión de sus funciones durante un periodo de 30 días. Las acciones posteriores del presidente, con varias prórrogas de estas medidas incluidas, han sido condenadas por el principal partido del país, Ennahda, que ha reclamado el fin de las medidas excepcionales.

Contador