Publicado 15/10/2021 07:26CET

AMP.- Túnez.- Ennahda rechaza el nuevo "gobierno 'de facto'" tunecino ya que "viola los procedimientos constitucionales"

Saied retira el pasaporte a Marzouki, quien reconoce no sentirse sorprendido por esta decisión de un Gobierno "ilegal"

El presidente destituye a funcionarios del gabinete de Ghanuchi

MADRID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

El islamista Ennahda ha rechazado este jueves la nueva formación de Gobierno de Túnez, que ha sido formado a través de "la violación de los procedimientos constitucionales" y es, por tanto, "un gobierno 'de facto'".

En un comunicado, publicado días después de la toma de posesión de la nueva formación ministerial, la formación ha criticado que "la ilegitimidad ampliará los desafíos y obstáculos para el Gobierno al abordar los asuntos internos y sus relaciones con socios internacionales", recoge la agencia de noticias TAP.

También ha aprovechado la ocasión para alertar sobre "la persistencia del discurso violento hacia los opositores políticos", un discurso que "divide al pueblo tunecino, alimenta los conflictos y daña la unidad nacional y la reputación", del país.

Además, "reduce las oportunidades de cooperación con instituciones internacionales y daña el tejido económico nacional, sin tener en cuenta la difícil situación financiera del país", ha agregado Ennahda, el principal partido islamista del país, que ha advertido contra "seguir ejerciendo presión sobre el Poder Judicial".

El lunes, 3l presidente de Túnez, Kais Saied, aprobó un decreto con el nombramiento del nuevo Gobierno del país, integrado por 23 miembros y encabezado por Najla Buden Romdhane, quien se convierte en la primera mujer en ocupar el cargo de primera ministra del país.

La toma de posesión tuvo lugar menos de una semana después de que Saied pidiera a Romdhane la formación de un gobierno que dé respuestas a las demandas de la población, al tiempo que destacó que el país hace frente a "un momento histórico"; cerca de tres meses después de que Saied ordenara la suspensión del Parlamento y cesara al primer ministro, Hichem Mechichi, en el marco de una batería de medidas extraordinarias para arrogarse todas las competencias que han desatado denuncias sobre un golpe de Estado en el país.

Este jueves, el mandatario ha aprobado la destitución de los miembros del gabinete del presidente del Parlamento suspendido de Túnez y líder Ennahda, Rachid Ghanuchi.

Así, Saied ha suspendido al jefe de gabinete de Ghanuchi, Ahmed Mechergui; a los funcionarios Wassim Khadraoui, Asma Jamazi y Mohamed Ghariani; y al encargado de la Oficina del presidente, Jamel Taher Laawai, recoge 'Business News'.

RETIRADA DEL PASAPORTE DE MARZOUKI

Además, Saied ha informado de la retirada del pasaporte provisional al antiguo presidente provisional, Moncef Marzouki, a la vez que ha exigido la apertura de una investigación después de que este pidiera boicotear la cumbre de la Organización Internacional de la Francofonía (OIF), que estaba previsto se celebrara en la isla de Yerba, como forma de protesta, aunque también ha sido aplazada ante las tensiones políticas en el país.

Por su parte, el expresidente ha trasladado que no sentirse sorprendido por una decisión de un Gobierno "ilegal" y un presidente al que no reconoce como legítimo.

"Ya que no reconozco al señor Kais Saied como presidente legítimo de Túnez, como el Gobierno designado es ilegal porque no ha ganado la confianza de un Parlamento congelado en una votación explícita, me considero que no me importa ninguna decisión de estas autoridades ilegales", ha trasladado el Marzouki en sus redes sociales.

Además, el expresidente ha añadido que sigue movilizándose por "la vuelta de la legitimidad" al país magrebí y abogando por "el fin del golpe de Estado". En este sentido, ha trasladado que no ha cesado en su empeño de contactar con "los amigos y enemigos de Túnez" para transmitirles que no interfieran en asuntos internos.

"Es irónico ser acusado de traición por los partidarios de un hombre que rompió su juramento, llamó a la colonización de un protectorado y pidió a los inversores que no vinieran a Túnez", ha añadido.

Finalmente se ha mostrado convencido de que la nación superará esta "pandemia política" que representan los actuales mandatarios igual que se ha pasado por la pandemia del coronavirus, "aunque el precio sea alto".

"La noche tiene que terminar. Viva Túnez libre y democrático, inmune al autoritarismo y a la dependencia", ha zanjado.