Publicado 18/11/2019 12:00CET

AMP.- Ucrania.- Rusia asegura que ha entregado a Ucrania los tres buques de guerra capturados en el estrecho de Kech

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Rusia ha asegurado este lunes que ha terminado con el proceso de entrega de los tres buques de guerra ucranianos capturados en noviembre de 2018 en el estrecho de Kerch, en un incidente que tensó aún más las relaciones bilaterales.

"El 18 de noviembre han sido entregados a Ucrania tres barcos de la Armada ucraniana que en noviembre de 2018 violaron las fronteras de la Federación Rusa durante una provocación deliberada de Kiev en el estrecho de Kerch", ha señalado el Ministerio de Exteriores.

En su comunicado, ha resaltado que "estos barcos son la prueba material del proceso criminal en marcha en Rusia por el cruce ilegal de la frontera", al tiempo que ha agregado que la entrega tiene lugar "tras el fin de las acciones de investigación necesarias".

"Nos gustaría recalcar nuevamente que las acciones de las autoridades de Kiev, que ordenaron a su personal militar llevar a cabo esta acción provocativa en noviembre de 2018, son un crimen contra Rusia y los ciudadanos ucranianos a los que puso en peligro de forma deliberada al obligarles a cometer delitos", ha manifestado.

Por último, ha manifestado que Moscú "seguirá actuando con dureza contra cualquier provocación en su frontera, teniendo en cuenta la seguridad de la navegación, según la legislación rusa, los tratados bilaterales y el Derecho Internacional".

El 25 de noviembre de 2018, tres barcos de la Marina ucraniana violaron la frontera rusa al entrar en una zona provisionalmente cerrada del mar Negro y avanzaron hacia el estrecho de Kerch, que une los mares Negro y de Azov.

Según Rusia, las embarcaciones ucranianas realizaron maniobras peligrosas e hicieron oídos sordos a la exigencia de parar, por lo que fueron detenidas junto con sus 24 tripulantes.

Ucrania, por contra, denuncia que los tres barcos fueron interceptados cuando estaban en una misión de tránsito, en un operativo en el que incluso se llegaron a efectuar disparos por parte de los guardacostas rusos, violando con ello la inmunidad que les confiere la Convención sobre Derecho del Mar.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, calificó el incidente de provocación y señaló que entre los tripulantes de los buques infractores se encontraban dos agentes del Servicio de Seguridad de Ucrania, quienes de hecho estuvieron dirigiendo la operación, y subrayó que los guardias fronterizos rusos estaban cumpliendo su deber profesional.

El 7 de septiembre, los militares que violaron la frontera fueron entregados a Ucrania en el marco de los acuerdos sobre la liberación simultánea de presos.

En el fondo de este asunto se encuentra la disputa por Crimea. Rusia se anexionó la península ucraniana en 2014, en el marco del conflicto armado entre las fuerzas de Kiev y los separatistas prorrusos en la región oriental de Donbas que aún continúa.

La Unión Europea vio en el incidente en Kerch, el último de una larga serie, un intento más de Rusia de extender su control sobre el mar de Azov en contra de la soberanía ucraniana. La comunidad internacional no reconoce el dominio ruso sobre Crimea.