Publicado 15/03/2021 14:39CET

AMP.- Uganda.- La Policía traslada a su casa al líder opositor y monta un dispositivo a su alrededor tras su detención

Archivo - El opositor ugandés Robert Kyagulanyi, más conocido por su nombre artístico de Bobi Wine
Archivo - El opositor ugandés Robert Kyagulanyi, más conocido por su nombre artístico de Bobi Wine - LUKE1 / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

Fue arrestado a primera hora del día durante una protesta en la capital, Kampala

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

El principal líder opositor de Uganda, Robert Kyagulanyi, ha sido trasladado este lunes a su vivienda, que ha sido rodeada, tras ser detenido durante una manifestación en la capital, Kampala, para pedir la liberación de cientos de sus seguidores detenidos tras las elecciones presidenciales de enero, en las que se impuso el actual mandatario, Yoweri Museveni.

El administrador de la cuenta en Twitter del opositor, conocido popularmente como Bobi Wine, ha denunciado a primera hora del día que el político "ha sido arrestado mientras encabezaba a parlamentarios y otros líderes en una protesta pacífica contra el secuestro, torturas y asesinato de sus seguidores".

Horas después, ha sido trasladado en un vehículo militar hasta su vivienda, que ha sido "rodeada por la Policía y el Ejército", como ya ocurriera después de que se autoproclamara vencedor de las últimas elecciones, cuando el dispositivo estuvo en pie varias semanas.

Tras ello, Bobi Wine ha indicado a través de Twitter que "es criminal que Museveni siga tratando a los ugandeses pacíficos como criminales". "Los ugandeses tienen derecho a protestar de forma pacífica y sin armas. Museveni debe dejar de intimidar a la gente", ha agregado.

El opositor ha denunciado el arresto de cientos de sus seguidores a raíz de las presidenciales, en las que ha denunciado fraude y ha asegurado que fue él quien se impuso en los comicios, algo que reiteró la semana pasada, pese a haber retirado el recurso impuesto por los resultados ante el Tribunal Supremo.

Por su parte, Museveni afirmó el 8 de marzo que las fuerzas especiales mantienen detenidas a 51 personas a las que considera "criminales" y que la oposición tildaba de "desaparecidos", al tiempo que manifestó que estas "desapariciones" son consecuencia de "actos de traición por parte de elementos de la oposición".

"Cualquiera que hable de errores de las fuerzas de seguridad es deshonesto si no habla del origen del problema: el uso de la traición y terrorismo por parte de la oposición", manifestó en una carta publicada a través de la página de la Presidencia ugandesa.

La crisis política en Uganda se ha ahondado a causa de las denuncias de fraude electoral por parte de Bobi Wine, quien se presentaba como el principal rival de Museveni, quien lleva al frente del país desde 1986 y quien logró un sexto mandato tras una serie de modificaciones constitucionales para poder concurrir a las urnas.

Las elecciones se celebraron un contexto especialmente tenso debido al aumento de la represión contra la oposición y la muerte de más de 50 personas en noviembre a causa de la acción de las fuerzas de seguridad contra manifestantes tras la detención de Kyagulanyi durante un acto de campaña.