Publicado 12/06/2020 20:48CET

AMP.- Uruguay.- El canciller de Uruguay avanza que dejará el cargo y dice ahora que Venezuela "no es una democracia"

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores de Uruguay, Ernesto Talvi, ha acordado con el presidente, Luis Lacalle Pou, su salida de la cartera y ha asegurado ahora que Venezuela "no es una democracia".

La salida de Talvi, que ha ostentado el cargo poco más de 100 días, se produce tras la polémica surgida después de que rehusara llamar "dictadura" a Venezuela, por considerar que, en virtud de su cargo, debía usar un "lenguaje respetuoso". El comentario de Talvi generó tensiones internas en el Gobierno uruguayo, que ratificó su postura de que en la nación caribeña "no hay democracia".

Lacalle Pou prometió durante la campaña electoral que cambiaría la política exterior de las anteriores administraciones del Frente Amplio, anticipando, entre otras cosas, el reconocimiento del líder opositor Juan Guaidó como "presidente encargado" de Venezuela.

En este contexto, en una rueda de prensa recogida por el diario local 'El País', Talvi ha especificado que aún no hay fecha para su salida del Ministerio de Exteriores. "No hemos puesto plazos", ha señalado, al tiempo que ha precisado que lo que quiere es "llegar a otro rol dentro de la coalición" del Gobierno uruguayo.

Respecto a Venezuela, ha añadido que en el país latinoamericano "se violan sistemáticamente los Derechos Humanos". Asimismo, ha apuntado que se acordó "evitar el uso de los términos que se habían usado en campaña o aún antes de entrar en la política porque sentíamos que había una oportunidad de abrir una puerta para contribuir a un diálogo que permita una salida democrática en Venezuela".

"¿Quieren saber lo que me dijo el presidente cuando hablamos de esto? 'Ernesto, tú yo pensamos lo mismo sobre el régimen venezolano. Yo puedo decir ciertas cosas, tu no. Haz lo que sea necesario para cumplir con tu trabajo'", ha agregado Talvi.

Lacalle Pou, por su parte, ha dicho haberse reunido con Talvi el martes, un encuentro que resultó "afectuoso". "Coincidimos en que vamos a empujar del carro (...) siempre entendí que es una persona que puede aportarle al país y sigo creyendo lo mismo", ha aseverado.

En este sentido, ha destacado la importancia de entender que cada uno tiene "asuntos personales", si bien ha indicado que en "los momentos de dificultad si no hay cohesión es muy difícil llevar las cosas adelante", según informaciones del diario 'Subrayado'.

"Es el canciller de la República, ha hecho un gran trabajo en este tiempo y lo va a seguir haciendo", ha aventurado antes de hacer hincapié en que no le corresponde a él "evaluar personalmente sus decisiones" a menos que sean políticas.

"Lo vamos a conversar todo. Sé que las cuestiones personales en política quedan atrás del personaje, a mí no me gusta porque los servidores públicos somos eso servidores públicos", ha afirmado en relación con las opiniones personales de cada uno.

El presidente espera así que Talvi se mantenga en "primera línea de batalla para que al país le vaya bien". "Si al gobierno le va bien, al país le va bien y ese es el compromiso que hemos asumido: nosotros dos bilateralmente en privado, en público y cada uno de nosotros con el resto de los uruguayos", ha remachado.