Publicado 05/05/2021 11:49CET

AMP.- Venezuela.- La Asamblea Nacional chavista aprueba un nuevo Consejo Nacional Electoral

Guaidó y la OEA condenan la designación de los nuevos rectores, en la que Capriles ve una "oportunidad"

MADRID, 5 May. (EUROPA PRESS) -

La Asamblea Nacional de Venezuela controlada por el chavismo ha aprobado un nuevo Consejo Nacional Electoral con el apoyo de dos tercios de la cámara, para los comicios que se celebren los próximos siete años, lo que ha generado nuevas crítica tanto desde la oposición interna como la Organización de Estados Americanos (OEA).

Según el presidente de la Asamblea, Jorge Rodríguez, estos nuevos miembros del ente electoral "actuarán de manera autónoma, independiente, noble en el resguardo del voto de cada venezolano", recoge 'Últimas Noticias'. Serán los propios miembros de este nuevo consejo los que elijan a su presidente.

Hacía 12 años que no se elegían nuevos miembros del Consejo Electoral, la última vez fue en 2012. Son cinco los miembros que ha elegido el Parlamento, tres de ellos chavistas y dos opositores, tras un proceso de más de un mes, lo que ha generado posiciones encontradas en las filas rivales al chavismo.

El presidente de la Asamblea Nacional elegida en 2015, Juan Guaidó, que se reivindica como jefe de Estado legítimo de Venezuela, ha vaticinado que las consecuencias de esta renovación del CNE "serán las mismas que en (las elecciones de) 2018 y 2020: arrastrar a Venezuela a un desastre mayor".

Guaidó, que reivindica "elecciones libres, justas y verificables", ha abogado por un acuerdo amplio "con el debido acompañamiento internacional" para poder convocar nuevos comicios y, en última instancia, "atender la emergencia humanitaria y tener justicia".

En cambio, el excandidato presidencial Henrique Capriles ha destacado que la incorporación al CNE de Enrique Márquez --postulado por la sociedad civil-- y Roberto Picón --representante del sector universitario-- "un primer paso indispensable" para "abrir caminos en la reconstrucción constitucional y democrática".

Capriles, que se ha desmarcado en varias ocasiones de la línea marcada por Guaidó, cree que tanto Márquez como Picón "han demostrado un compromiso con la democracia" y, si bien ha señalado que no basta con poner un "contrapeso" a la mayoría chavista del CNE, sí puede suponer una "oportunidad".

"Se trata de ir creando finalmente un espacio de confianza que rescate, para todos los venezolanos, el valor del voto como mecanismo de elección y solución del desastre que impera", ha añadido, que ve necesario "buscar caminos" para construir "una Venezuela de paz y progreso para todos".

CRÍTICAS DE LA OEA

Por su parte, la Organización de Estados Americanos (OEA) ha rechazado y condenado este martes la designación de un nuevo Consejo Nacional Electoral en Venezuela, al criticar que ha sido nombrado por "una Asamblea Nacional ilegítima". Según ha detallado en un comunicado "estas acciones de la dictadura son contrarias al Estado de Derecho democrático y la independencia de los poderes políticos del Estado".

La OEA ha recordado que rechazó "las elecciones fraudulentas celebradas en Venezuela el 6 de diciembre de 2020", cuando se eligió esta nueva Asamblea, y que "no reconoció sus resultados, por no haber sido libres ni justas de conformidad con las condiciones establecidas en el derecho internacional".

Entre otras de las críticas que ha vertido sobre el proceso de elección de los diputados asegura que careció "de imparcialidad y transparencia", no contó "con la participación de todos los actores políticos y de la ciudadanía", no fueron "liberados los presos políticos" y no hubo "independencia de la autoridad electoral", además de "no haber contado con observación electoral internacional independiente y creíble".

Por tanto, "esta ilegitimidad de origen vicia de nulidad sus actos y decisiones, así como cualquier legislación que aprobara".

Además, la organización ha condenado "las acciones de aquellos integrantes de la comunidad internacional que han inducido negociaciones para intentar validar un acuerdo entre colaboracionistas y la dictadura", ya que "constituyen un claro apoyo a la dictadura y sus crímenes, contribuyendo a la profundización de la crisis política, social y económica en el país".