Publicado 24/11/2021 14:53CET

AMP.- Yemen.- La coalición liderada por Arabia Saudí ataca instalaciones militares huthis en la capital de Yemen

Archivo - Columna de humo tras un bombardeo de la coalición internacional en la capital de Yemen, Saná
Archivo - Columna de humo tras un bombardeo de la coalición internacional en la capital de Yemen, Saná - Hani Al-Ansi/dpa - Archivo

La ONU insiste en que "no hay una solución militar sostenible" y pide a las partes "reducir la violencia"

La OIM cifra en 45.000 los desplazados desde septiembre en Marib a causa del repunte del conflicto

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La coalición internacional liderada por Arabia Saudí ha afirmado este miércoles haber atacado instalaciones militares de los rebeldes huthis en la capital de Yemen, Saná.

Entre los objetivos a los que ha apuntado la coalición se encuentra un edificio en construcción que se usaba para la fabricación de drones cargados de explosivos, informa el diario saudí 'Arab News'.

La coalición ha pedido a los civiles en Saná que no se acerquen ni se reúnan en las aéreas donde se produce la ofensiva en la capital yemení, cuyo aeropuerto están utilizando los huthis como base militar, según ha denunciado recientemente.

En este contexto, el Gobierno de Yemen han condenado este martes que la milicia haya convertido el aeródromo en un lugar para almacenar y probar armas, lo que pone en peligro la vida de los residentes en Saná.

El ministro de Información de Yemen, Muamar al Eryani, ha denunciado que los huthis han utilizado, además, oficinas gubernamentales, instalaciones civiles, casas, mezquitas o mercados con fines militares.

Por otro lado, el portavoz de la Secretaría General de la ONU, Stéphane Dujarric, ha alertado este martes sobre la situación en la gobernación de Hodeida, donde la misión de la organización sobre el terreno está siguiendo los "intensos enfrentamientos y la escalda de combates" en las zonas de Hays y At Tuhayta, en el sur, con "importantes bajas civiles".

Naciones Unidas y sus socios están respondiendo a las necesidad humanitarias en la zona, especialmente prestando apoyo a las familias desplazadas a distritos del sur, entre las que han podido proporcionar alimentos, material de higiene y de refugio a 4.800 personas.

En este contexto, la ONU ha reiterado su llamamiento a todas las partes del conflicto para que actúen "con moderación" y protejan a los civiles.

Asimismo, el enviado especial de Naciones Unidas, Hans Grundberg, se reunió el lunes con el ministro de Exteriores egipcio, Samé Shukri, y el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Abul Gheit, en el la capital de Egipto, El Cairo, para abordar la situación en Yemen.

"No hay una solución militar sostenible al conflicto en Yemen. Todas las partes en conflicto tienen que rebajar la violencia y priorizar los intereses de los civiles sobre el apuntarse victorias militares", ha dicho Grundberg, según un comunicado publicado por su oficina.

En este sentido, ha recalcado que "las posturas fragmentadas no derivarán en una solución sostenible" y ha argüido que "es necesario que haya un foco sobre las prioridades inmediaras que mitiguen el impacto de la guerra sobre los civiles y las cuestiones a largo plazo necesarias para lograr una solución duradera y justa al conflicto". CERCA DE 45.000 DESPLAZADOS EN MARIB

Por su parte, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha alertado del empeoramiento de la situación humanitaria en Marib, epicentro de los combates a raíz de la ofensiva lanzada en febrero por los huthis en la provincia, recrudecida durante las últimas semanas.

El organismo ha indicado que más de 45.000 personas se han visto desplazadas desde septiembre a causa de los combates y la jefa de su misión en Yemen, Christa Rottensteiner, ha advertido de que "existe la perspectiva de que cientos de miles de personas se vean forzadas a trasladarse de nuevo si la violencia llega a la ciudad".

Rottensteiner ha hecho hincanpié en que la expansión de los combates a la capital provincial provocaría además un aumento de las víctimas civiles y de la destrucción de infraestructura civil", según un comunicado publicado por la oficina de la OIM en Yemen.

"Nos unimos a la comunidad humanitaria en el llamamiento a favor de un fin de las hostilidades, un respeto al Derecho Humanitario y la entrega de recursos urgentes para incrementar la respuesta", ha dicho, antes de agregar que los 137 campamentos para desplazados han visto multiplicarse por diez las llegadas desde septiembre.

"Hemos presenciado tanta desesperación en Marib durante los últimos dos años como la que hemos visto durante los últimos dos meses", ha valorado Rottensteiner, quien ha señalado que "las comunidades se están viendo desplazadas en repetidas ocasiones y llegan a las instalaciones con necesidad urgente de lo más básico".

De esta forma, ha subrayado que esto supone una gran presión sobre los campamentos de desplazados y ha detallado que "ahora se está viendo en ocasiones cómo 40 personas no tienen otra opción que compartir una pequeña tienda de campaña".

Por otra parte, la OIM ha dicho que los migrantes que se encuentran en zonas cercanas a los combates están en mayor riesgo de ser detenidos, ser sometidos a trabajos forzosos y a violencia sexual a causa del repunte de los combates.

Marib es el epicentro del conflicto en el país después de que los huthis lanzaran una ofensiva contra ella en febrero. La provincia, con importantes reservas de petróleo, es además el único bastión en el norte del país del Ejecutivo reconocido.

La guerra en Yemen enfrenta al Gobierno reconocido internacionalmente, encabezado por Abdo Rabbu Mansur Hadi y apoyado por una coalición internacional liderada por Arabia Saudí, y a los huthis, respaldados por Irán.

Los rebeldes controlan la capital otras zonas del norte y el oeste del país. El conflicto ha sufrido un recrudecimiento en varios frentes durante los últimos meses, pese a los esfuerzos internacionales de mediación, en una guerra que ha provocado la que es la mayor crisis humanitaria mundial.

Contador