Publicado 06/05/2020 19:42:06 +02:00CET

AMP2.-Balcanes.-Borrell no descarta un pacto con intercambio de territorios entre Serbia y Kosovo que cambie su frontera

Kosovo rechaza las declaraciones de Borrell y descarta redibujar la frontera

BRUSELAS, 6 May. (EUROPA PRESS) -

La UE no se opondría a un intercambio de territorios entre Serbia y Kosovo que llevaría a redibujar las fronteras entre ambos países, si así lo acuerdan ambos gobiernos en las conversaciones que auspicia la diplomacia europea para que Belgrado y Pristina normalicen su relación.

Así se extrae de las declaraciones del Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, quien en una entrevista con medios balcánicos no ha descartado ninguna solución, señalando que su papel es el de facilitar el diálogo y lograr un acuerdo entre Belgrado y Pristina, después de que las negociaciones se estancaran en 2018.

La UE considera este diálogo y la normalización de las relaciones entre vecinos como una condición 'sine qua non' para las aspiraciones comunitarias de ambos. "No debemos decir a serbios y kosovares en qué deben acordar. Nuestro rol es permitir el diálogo", ha explicado el jefe de la diplomacia, que desde hace unas semanas cuenta con un enviado especial para coordinar el proceso.

En declaraciones a Europa Press un portavoz del Servicio de Acción Exterior de la UE ha aclarado que cualquier pacto debe concordar con "el acervo y los valores de la UE y respetar el derecho internacional". "Para ser sostenible, también deberá ser aceptable para los estados miembros de la UE y los países de la región", ha matizado.

La idea de un intercambio de territorios fue propuesta por Belgrado en 2018 y plantea que localidades del norte Kosovo, en la región de Mitrovica habitada por minoría serbia, pasen a soberanía serbia a cambio de que Belgrado transfiera a Kosovo la región del valle del Presovo, en el sur de Serbia, y poblado principalmente por minoría serboalbana.

CONSECUENCIAS REGIONALES

Sobre las implicaciones que podría tener un acuerdo de esas características, Borrell ha asegurado que el pacto entre Belgrado y Pristina y sus posibles efectos "serían estudiados por la UE". "Cualquier acuerdo entre Serbia y Kosovo tendrá un impacto en la región. Pero en principio las dos partes deben tener un diálogo libre y franco", ha indicado, asegurando que su posición es más "ecléctica" que la de Alemania, país con influencia en la zona y que rechaza de plano la posibilidad de redefinir las fronteras.

El acuerdo estabilizaría la relación entre Belgrado y Pristina, abriendo la puerta a un reconocimiento mutuo. Esto, a su vez, facilitaría un mayor reconocimiento internacional de Kosovo - no es miembro de la ONU y su secesión de Serbia en 2008 no es reconocida por cinco países de la UE, entre ellos España --, mientras que a Serbia le serviría para allanar su ingreso a la UE, pero también podría desembocar en un rediseño de las fronteras en una región con conflictos étnicos latentes.

Hasta ahora, la propuesta de intercambiar territorios ha recibido críticas desde Kosovo, al entender que sentaría un peligroso precedente para establecer divisiones étnicas en otros países de la zona como Bosnia y Herzegovina o Macedonia del Norte.

KOSOVO DICE QUE LOS CAMBIOS FRONTERIZOS SON INACEPTABLES

En respuesta, el primer ministro interino de Kosovo, Albin Kurti, ha rechazado las declaraciones de Borrell y ha manifestado que "no puede haber un diálogo que implique mapas que puedan derivar en cambios de las fronteras actuales de Kosovo".

En esta línea se ha expresado también el portavoz del Gobierno kosovar, Perparim Kryeziu, quien ha manifestado que cualquier discusión que implique cambios a la frontera es inaceptable, según ha informado el diario 'Gazeta Express'.

"En relación con las declaraciones del señor Borrell, el Gobierno considera que el diálogo debe ser de principios. Ya hemos reiterado nuestra posición de que no puede haber acuerdo sin diálogo ni no puede haber un diálogo con mapas", ha sostenido.

Por ello, ha manifestado que "para el Ejecutivo de Kosovo, las negociaciones que implican las fronteras de Kosovo como premias para un acuerdo son inaceptables", si bien ha aplaudido que Borrell abogue por un diálogo justo entre Pristina y Belgrado, tal y como ha recogido el portal de noticias European Western Balkans.

La Alianza para el Futuro de Kosovo (AAK) ha denunciado por su parte la "inexactitud y sesgo" de Borrell en el asunto fronterizo y ha alertado de que "es negativa para la paz y la estabilidad en la región, al ser una postura destructiva en su papel como mediador".

Contador