Publicado 30/09/2021 13:58CET

AMP2.- Balcanes.- Serbia y Kosovo acuerdan retirar fuerzas de la frontera y resolver la crisis de las matrículas

BRUSELAS, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

Serbia y Kosovo han llegado este jueves a un acuerdo en Bruselas para desescalar la tensión en el norte de Kosovo y poner fin a la crisis de las matrículas, que ha provocado un auge de las fricciones con el despliegue de unidades especiales kosovares y del Ejército serbio.

Según el documento publicado por el enviado de la UE para el Diálogo entre Belgrado y Pristina, Miroslav Lajcak, las partes han pactado retirar todas las fuerzas especiales desplegadas en la frontera entre Serbia y Kosovo, como tarde el sábado 2 de octubre a las 16.00 horas.

Entonces la misión de la OTAN en Kosovo (KFOR) tomará el control de la seguridad y permanecerá en los pasos fronterizos de Jarinje y Brnjak los próximos 15 días.

Las tensiones fronterizas se originaron por los controles policiales kosovares para retirar matrículas serbias de los vehículos que ingresan en Kosovo e instalar unas placas temporales kosovares, una medida en reciprocidad por otra acción similar de Belgrado, después de que expirara en septiembre un acuerdo al respecto de la movilidad por carretera.

Esto provocó bloqueos de carreteras y ataques a puestos de control kosovares, así como un incremento de la presencia militar. Todo esto en un paso fronterizo que une Serbia con su antigua provincia y que cuenta con una importante comunidad de serbokosovares.

EXTENSIÓN TEMPORAL DEL RÉGIMEN DE PEGATINAS

A este efecto, los equipos negociadores de Belgrado y Pristina, que se reunieron el miércoles y han continuado los contactos este jueves en la capital comunitaria, han acordado renovar a partir del 4 de octubre el régimen de pegatinas que impone Serbia, pactado en el diálogo facilitado por el bloque, como solución temporal a la crisis "hasta que se acuerde una solución permanente".

De esta forma se extiende el acuerdo sobre circulación, volviendo al 'status quo' que reclamaba Belgrado, aunque la idea es que no vaya más allá de seis meses. Las partes han acordado un grupo de trabajo que el 21 de octubre comenzará los trabajos para alcanzar una solución permanente en el plazo de medio año.

A poco de conocerse el pacto, Bruselas ha celebrado que Serbia y Kosovo hayan llegado a un acuerdo para destensar la situación, recalcando que coincide con el viaje de la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, a los Balcanes. Precisamente se reunió ayer con el primer ministro kosovar, Albin Kurti, y el presidente serbio, Alexandar Vucic.

"Doy la bienvenida al acuerdo. Es un paso muy positivo después de mis encuentros con Vucic y Kurti. Es bueno para toda la región", ha valorado la conservadora alemana, en un mensaje en Twitter en el que ha subrayado que ahora el diálogo debe continuar.

En otro mensaje, el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, ha alabado el trabajo de mediación de Lajcak y ha insistido en que, más allá de la cuestión de las matrículas, Kosovo y Serbia deben comprometerse con las conversaciones y avanzar hacia la normalización de sus relaciones.

La UE ha tomado igualmente nota de las quejas expresadas por Belgrado sobre incumplimientos por parte de Pristina de acuerdos para garantizar los derechos de la comunidad serbia en Kosovo. Lajcak ha pedido a ambos aplicar los acuerdos alcanzados en el seno del diálogo auspiciado por la UE y ha asegurado que se revisará los temas pendientes de forma prioritaria en una reunión de negociadores jefe antes de que acabe el año.

Contador