Publicado 08/02/2021 15:16CET

AMP2.- EEUU/Yemen.- La ONU celebra la rescisión de la designación terrorista de los huthis por parte de EEUU

25 January 2021, Yemen, Sanaa: Houthi supporters chant slogans as they attend a rally against the United States over its decision to designate the Houthi rebels movement as a foreign terrorist organization. Photo: Hani Al-Ansi/dpa
25 January 2021, Yemen, Sanaa: Houthi supporters chant slogans as they attend a rally against the United States over its decision to designate the Houthi rebels movement as a foreign terrorist organization. Photo: Hani Al-Ansi/dpa - Hani Al-Ansi/dpa

MADRID, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha celebrado la decisión de revocar la designación terrorista de los huthis en Yemen, una acción que brindará un "profundo alivio" a millones de personas en el país que dependen de la ayuda internacional y las importaciones para su supervivencia.

El portavoz de la ONU, Stéphane Dujarric, ha asegurado que esta rescisión "ayudará a garantizar que los bienes esenciales tan necesarios les lleguen sin retrasos importantes" a aquellos que los necesitan.

En este sentido, ha resaltado que "en un momento en que Yemen corre un riesgo significativo de hambruna, es esencial mantener las importaciones comerciales y la asistencia humanitaria en cantidades adecuadas".

Por otra parte, Dujarric ha señalado que espera que esta medida contribuya a los esfuerzos de Naciones Unidas para reanudar un proceso político liderado por yemeníes para alcanzar una "solución inclusiva y negociada del conflicto".

El pasado viernes, 'The Washington Post' informó que fuentes del Departamento de Estado habían informado ya al Congreso de la eliminación de la designación como organización terrorista a los huthis por "las consecuencias humanitarias".

Un anuncio que se produjo días después de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, informara de que el país dejará de apoyar ofensivas en Yemen y de que Timothy Lenderking será el enviado especial estadounidense para el país.

Por su parte, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha expresado serias preocupaciones sobre el sistema de salud en Yemen, destrozado por años de guerra brutal, mientras que ha instado a un esfuerzo concertado para evitar el "colapso total" del sistema de salud.

EEUU CRITICA LOS ÚLTIMOS ATAQUES

En este sentido, el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, ha señalado sin embargo que Washington está "profundamente preocupado por los continuados ataques de los huthis", antes de destacar que Biden "está dando pasos para poner fin a la guerra en Yemen" y que "Arabia Saudí ha apoyado un acuerdo negociado".

"Pedimos a los huthis que cesen inmediatamente los ataques contra zonas civiles en Arabia Saudí y que pongan fin a cualquier ofensiva militar dentro de Yemen, que sólo causará más sufrimiento al pueblo yemení", ha manifestado a través de un comunicado.

"Solicitamos a los huthis que eviten las acciones desestabilizadoras y que demuestren su compromiso con unos contactos constructivos con los esfuerzos del enviado especial de la ONU, Martin Griffiths, para lograr la paz", ha dicho. "Es momento de encontrar un fin a este conflicto", ha remachado Price.

En este sentido, la coalición internacional que encabeza Arabia Saudí ha asegurado este mismo lunes haber interceptado un dron con explosivos lanzado por los huthis contra "objetivos civiles" en el sur de Arabia Saudí, sin pronunciarse sobre víctimas.

"Las fuerzas de la coalición han interceptado y destruido (...) un dron cargado con bombas lanzado de forma sistemática y deliberada por la milicia terrorista huthi para atacar a civiles y objetivos civiles en la región sur", ha dicho el portavoz de la coalición, Turki al Malki, según la agencia estatal saudí de noticias, SPA.

La coalición afirmó el domingo haber interceptado otros cuatro aparatos de este tipo, mientras que el sábado apuntó que había destruido otro dron cargado con bombas, en medio del repunte de los ataques de este tipo por parte de los rebeldes.

La guerra enfrenta al Gobierno reconocido internacionalmente, apoyado por la coalición, y a los huthis, respaldados por Irán. Los rebeldes controlan la capital, Saná, y otras zonas del norte y el oeste del país.

Un 80 por ciento de la población del país, más de 24 millones de personas, necesita algún tipo de asistencia y protección humanitaria, incluidos más de 12 millones de niños. La situación empeoró aún más con el brote de la pandemia de coronavirus en 2020.